Sus pinceles recrean escenarios que se cargan de irrealidad para sobrevivir a los dramas cotidianos. Panteras, focas o caballos suben por frisos, cornisas y tejados. Las puertas de jardines nos llevan a paisajes que nos alegran la realidad cotidiana. Vivencias, recuerdos y fantasmas se proyectan en escenarios propios de una videoconsola.

1.- En que se parece el baloncesto y la pintura?Las dos necesitan disciplina y constancia.

2.- Como podría definir la realidad arquitectónica de Vallecas.Se está edificando ahora hacia lo que se llama el Ensanche con una arquitectura de vanguardia, a veces poco funcional.

3.- ¿La arquitectura se puede convertir en una obsesión?Es malo obsesionarse con las cosas, pero se puede mantener un diálogo fluido con la arquitectura convirtiéndola en un icono recurrente en tu vida.

4.- Te hubiera gustado nacer en otra época?Por gustarme, me gustaría que está época fuese mejor.

5.- Las ficciones arquitectónicas ayudan a mantener la realidad?¿Qué sería de la arquitectura sin ficción e imaginación? Esta debe ir evolucionando hacia las necesidades e integrarse con el entorno.

6.- Focas en un ático o Panteras en un Palacio: ¿que es más peligro?Ninguna de las dos, mientras que estén representadas en pintura.

7.- ¿Se puede pintar la música?Se puede pintar su silencio, que siempre es reconfortarte. Sirve para encontrarse a uno mismo.

8.- Los cielos tienen mucho de arquitectura.El cielo es una gran cúpula que siempre está cambiando.

9.- ¿Si no fuera pintor que haría para ganarse la vida?Yo soy Economista y decidí ser pintor, pero solo para estar bien. Lo de ganarse la vida en estos momentos es complicado para el economista y para el pintor.

10.- El pesimismo puede ser una corriente estética?En la corriente del romanticismo todo era puro pesimismo, tenemos que ser menos románticos, aunque no menos idealistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba