Cultura

Sinead O'Connor insiste en salvar a Miley Cyrus de la prostitución

La cantante irlandesa comienza la promoción de su décimo álbum, I'm Not Bossy, I'm the Boss, con una andanada de peripecias mediáticas: desde su acostumbrado anticlericalismo a la salvación moral de las estrellas del Pop.

Sinead O'Connor.
Sinead O'Connor.

Desde que saliera a la palestra con una cara angelical que hoy luce abotargada y estropeada, la cantante Sinead O’Connor ha sacado punta a su anticlericalismo como si de una forma de relaciones públicas se tratara. Desde romper fotos del Papa en Saturday Night Live hasta salir a cantar disfrazada de sacerdote. Sin duda la estrategia le ha funcionado. Por algo reincide. Así lo ha hecho en la promoción de su décimo álbum, titulado  I'm Not Bossy, I'm the Boss.

Feminista, militante, a veces contradictoria, la cantante irlandesa  se convirtió en 1999 en la Madre María a Bernadette en una ceremonia organizada por la iglesia latina tridentina en la que se ordenó como religiosa. Aunque su condición no fue reconocida por la corriente principal de la Iglesia Católica, O'Connor insistió: sólo quería hacer las paces y disculparse  por destrozar un retrato del Papa. De ahí la donación de 150.000 libras irlandesas que hizo al obispo que la ordenó. ¿Show? ¿Militancia? ¿Markenting?

Casi quince años después de aquello, O’Connor aclara y oscurece: “Me ordené como una manera de desobediencia civil. Aunque yo merezco mucho más que otros ser sacerdote. Francamente, soy mejor que cualquiera de ellos, yo sí tengo fe”, dijo la cantante en una entrevista con el diario The Guardian, en la que además agregó que la música era una especie de religión a la que ella todavía se debe. Porque la O’Connor es mucho O’Connor, no en vano le escribió hace poco una carta a Miles Cyrus para advertir a la joven y cándida intérprete que la industria de la música sólo deseaba prostituirla. (¿A una cucha aficionada a lamer martillos en sus videoclips se la habría pasado por alto la advertencia ?)

"Es imposible separa el sexo del rock'n'roll . Lo que me molesta es que hoy la mirada sobre los artistas está más sexualizada. El problema es que los artistas son niños y su público son los niños. No creo que sea apropiado para comenzar sexualizar un artista como Justin Bieber a los 15-16 años de edad. Es demasiado joven para saber qué decisión tomar”, dijo.

I'm Not Bossy, I'm the Boss  (Cuya traducción sería algo así como no soy mandón, soy la jefa) es según  O'Connor “un álbum de canciones de amor”. Pero en ellas se mezclan desde elementos de hinduismo hasta reflexiones de género. Influenciado por el blues, la cantante irlandesa ha echado mano de sonidos como el de Buddy Guy y Howlin Wolf.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba