PORSCHE, AHORA INTEGRADA EN LA MARCA, DESARROLLÓ EN 1900 EL PRIMER ELÉCTRICO

Más de 100 años de movilidad eléctrica de Volkswagen

Volkswagen se encuentra en plena ofensiva para adentrarse en una nueva era de movilidad eléctrica, pero sus inicios datan de hace más de cien años, cuando Ferdinand Porsche desarrolló su primer turismo eléctrico.

Tiene previsto contar en 2014 con 14 vehículos eléctricos e híbridos, una ofensiva por liderar esta tecnología con inversiones multimillonarias y más de 70.000 trabajadores formados para ello. El Grupo Volkswagen ha estado a la cabeza del desarrollo de la movilidad eléctrica durante muchos años, ya sea en coches híbridos o totalmente eléctricos. Pero sus inicios tienen lugar ya en 1900, en la Exposición Universal de París, cuando la compañía k.u.k. Hofwagenfabrik Ludwig Lohner & Co. presentó el «Lohner-Porsche», desarrollo del jefe de diseño Ferdinand Porsche, que por entonces tenía 25 años.  

Se trataba de un turismo que se movía únicamente por energía eléctrica, con la particularidad de que contaba con dos motores eléctricos situados en los tapacubos de las ruedas delanteras. Al estar directamente en las ruedas, funcionaban sin engranajes ni ejes de transmisión porque la propia rueda, como el rotor del motor de corriente continua, giraba en el sentido del eje, evitando así pérdidas por fricción y logrando una efectividad del 83 %.

Cada uno de los motores pesaba 115 kilos y generaban 2,5 CV, logrando una velocidad máxima continua de 37 km/h. Se podía incluso llegar a los 50 km/h con una potencia de 14 CV, pero sólo por espacio de unos 20 minutos. La pesada batería era de 410 kilos y estaba formada por 44 pilas. Se fabricaron 300 unidades, aunque su altísimo precio hizo que se comercializara a un número restringido y selecto de clientes.

El primer turismo eléctrico de la marca fue, como no, un Golf, desarrollado en 1976. En 2014 se producirá como vehículo de serie

Ya en la década de los 70, es cuando de verdad la marca se plantea la idea de buscar un concepto de propulsión económico y ecológico. Así, nacía en 1973 el Transporter T2 eléctrico, un proyecto junto a los ingenieros de Bosch, Varta y la compañía Rheinisch-Westfälische Elektrizitätswerk, la mayor eléctrica alemana, que dio como resultado una furgoneta de transporte que generaba 23 CV de potencia continua, una punta de 45 CV y un par motor máximo de 160 Nm. La fuerza se transmitía al eje posterior a través de una transmisión de una sola etapa y aceleraba el Transporter de 0 a 50 km/h en 12 segundos, con una velocidad máxima de 70 km/h. La enorme batería situada en el suelo de carga permitía una autonomía de entre 50 y 80 kilómetros. La batería pesaba 850 kilos, con lo que el Transporter, con el chasis reforzado y cambio de marchas, se iba a las 2,2 toneladas.

Volkswagen fabricó el Transporter eléctrico durante algunos años. Fueron 70 unidades y se crearon distintas opciones para atraer a los clientes comerciales, que podían comprar o alquilar el vehículo, la batería y distintos servicios. El precio de salida de esta furgoneta era de 42.595 marcos alemanes.

Tres años más tarde, llegada el primer turismo eléctrico de la marca, un Golf con un motor que generaba unos 25 CV, cubrió unos 20.000 kilómetros hasta 1986 y sirvió de base de pruebas para distintas baterías y motores eléctricos. Alcanzaba los 80 km/h de velocidad máxima y la autonomía llegaba a los 70 Kilómetros. En 1981 llegaba el Golf CityStromer, basado en los modelos de Golf I al III, con un motor eléctrico de 20 CV que aceleraba las 1,7 toneladas de peso hasta los 100 km/h en 13 segundos.  En su tercera generación, la potencia se aumentó hasta los 24 CV continuos y una punta de 30 CV, con unas baterías que ofrecían una autonomía de 70 kilómetros y una velocidad máxima de 100 km/h. Se produjeron unas 100 unidades y su precio era de 49.500 marcos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba