Macro Matters

La ruina del oro

Ya desde antiguo la leyenda del rey Midas, con su amor desmedido por el oro y el cambio que en su corazón produjo la lección de los dioses, sirvió de enseñanza moral a las gentes de la antigüedad sobre los peligros del más noble de los metales. Muchos han sido los que en España se han dejado obnubilar por los imaginarios destellos del oro u otras inversiones, cuando no fraudes, y siendo estos errores tan continuos y próximos en el tiempo, deberíamos hacer una seria y concienzuda reflexión sobre el origen de nuestra pésima actitud y aptitud inversora o simplemente económica.

Inversión y problemas de información económica.

Dice un viejo dicho (bidireccional) de mi oficio que educación e información son la base de una buena decisión de inversión y aunque seguramente el lector lo sepa, tal vez no sea consciente de las presiones que sufren los medios y quienes en ellos laboran, o presentamos nuestros análisis, a la hora de informarle. Así, por ejemplo, cuando lea en Vozpópuli una noticia difícil de una empresa, casi puede tener la certeza de que el Director de Comunicación (Dir-Com) de la misma podría estar presionando al autor; esto no solo pasa en España y podría contarles una anécdota personal de presiones a Quartz News por un artículo mío sobre Turquía, pero nos alargaríamos en demasía.

Así, unos trabajan por proteger su empresa y otros por ser libres y fiables según su leal saber y entender, defendiendo una credibilidad que también es útil cuando la noticia es buena; luego están las que llamo chicas guapasmalcomunicadas, que esperan ligar encerradas en casa, privando al lector de buenas enseñanzas empresariales y oportunidades de inversión, obligando al informador o al analista a otear los balcones un día tras otro a ver si alguna se asoma.

Con el oro pasa algo mucho más agresivo y pedestre, por un lado algunos van directamente a difamarte y por otro aparecen analistas famosos, como Roubini, que hacen análisis muy pobres por carecer de demostración estadística sobre los fundamentales o un análisis técnico del mercado (si no comparen esos enlaces, o este otro) y, aunque acierten en la dirección correcta, contribuyen poco a aclarar el fenómeno; ya en su momento también hablamos de otros famosos analistas, aunque peores. A este defecto de profesionalidad se han unido personajes menos conocidos y mucho menos preparados, por no hablar de la legión de charlatanes vende oro, que entre todos dejan al inversor indefenso, desorientado y confundido. Así que hoy iremos a actualizar el trabajo anterior de forma rápida empezando por los fundamentales, que vimos en La Burbuja del Oro.

Gold demand

Destrucción de Demanda.

En el oro tengan presente siempre que la burbuja reciente ha destruido la demanda sólida, que es la de uso para consumo, sea duradero o no, y que se centra en joyería (1 en la siguiente tabla) e industria (2); un fenómeno parecido al inmobiliario. Esta base del negocio pasó de ser casi el 90% de las compras en el 2000 a un 50% en 2012, perdiéndose compras por unas 1.000 toneladas anuales sobre un total de 4.400 y que fueron substituidas por adquisiciones de bancos centrales y de “inversores”; hoy, los primeros no compran salvo lo contratado a plazo y los segundos no es que no compren, sino que una parte de ellos se han vuelto vendedores.

Destrucción de Oferta.

Es una de las peores formas de estabilizar los precios tras una burbuja y consiste en que, con la bajada de precios, llegará un punto en que tendrán que cerrarse centros de producción y/o productores por ser antieconómicos y, con un exceso de oferta sobre la demanda que podría llegar a 2.000 toneladas anuales sobre 4.500, ya se pueden imaginar el destrozo industrial producido a todos los que laboran en este sector, de la mina (caso Chile) a la joyería y a proveedores de oro para el atesoramiento.

¿Hay alguna forma de calcular donde se pararía la destrucción de la oferta? Pues con los datos disponibles no, lo que se podría hacer es estimar un precio bajo de equilibrio entre oferta demanda, cosa bastante difícil. Por ejemplo, el Departamento Geológico de Estados Unidos estimó la producción del 2001 a un nivel próximo al actual y ese es un buen año pues es anterior a la burbuja; si al precio de ese año le aplicamos una inflación del 5% anual, algo superior a la media por ser intensivo en capital y energía, se podría utilizar como hipótesis extrema de vuelta a la normalidad para un suelo de mercado en torno a 577$ la onza, una verdadera tragedia después del pico de 1927,3$ del 6/9/2.011.

El análisis técnico.

Por esas peculiaridades de los mercados se forman soportes y resistencias en torno a números redondos, que en el oro son múltiplos de 100 (1.500, 1.400, 1.300, 1.200, etc.) o de 50, y ese dato de 577 más bien sería la resistencia del 600 para finales de este año, que a su vez es la zona donde empezó la fiebre de la formación copa de champán; mientras, se está desarrollando una caída conocida como balón que cae por escaleras (bouncing ball downstairs) deshaciendo la formación de bandera, ambas comentadas en Las Gráficas del Oro.

Precios diarios

A los que puedan especular (yo no) y no utilicen plataformas, no sería mala idea que buscaran una, siempre con mucha precaución, pudiendo aprovechar esta situación para iniciarse en ellas y trabajar con sus demos, pues va siguiendo bastante bien las pautas de indicadores técnicos como el RSI, el MACD y el ADX, y donde la media de 50 sesiones (MA50), que había hecho de soporte ahora, se ha convertido en un techo casi inalcanzable; en algunas de ellas, con un riesgo de unos 300€ por una posiciónCFDcorta el beneficio desde nuestro último artículo sobre el oro sería cercano a 2.500€.

El Citi y el BofA.

En teoría, la participación de la banca en la comercialización del oro debería dar solidez al mercado pues aseguran la cadena de custodia, están bien supervisados y regulados (what!) y tienen masa crítica para hacer buenos análisis. Ya sabemos que la supervisión es pésima, dada la incompetencia ruinosa de los bancos centrales y en cuanto al análisis, algunos departamentos de estudios, cuya verdadera utilidad está en la planificación interna, sufren una adicción a los medios inversamente proporcional a su fiabilidad y calidad de análisis. Veamos dos ejemplos:

El primero del Citi, que desde un grafico del precio del oro en escala logarítmica (ver enlace) dice que estamos como en 1976, que fue preludio de un rally alcista; no hace análisis fundamental y justo al lado tiene una formación idéntica el año 1.980, preludio de la anterior debacle. El segundo, un poco más elaborado (ver enlace), del Bank of America (BofA) donde se analiza el indicador ADX (fuerza de la tendencia) en cálculo semanal, que atenúa el parámetro, dice que tiene un tope próximo al valor 50, alertando a los bajistas de que la caída termina (¡!); aparte que el ADX no indica tendencia, decir que tampoco hace análisis fundamental, que el ADX es un indicador que va de 0 a 100, con lo que tendría recorrido aunque no es fácil que supere 50 pero hay casos como el del Nikkei que superó los 60 (ver enlace) o en el del Yen Philadelphia Index (ver enlace) donde se mantiene en 50 por una larga temporada siendo además un caso de caídas con fuerte y prolongada sobreventa (RSI). Tienen suerte de que no sea yo quien apruebe sus nóminas.

Daily Prices and Moving Averages

¿Se parará la caída?

Aunque siempre habrá quien necesite comprar oro y 1.200-1.250 parece un número de suelo, a día de hoy, y como siempre con las salvedades legales de este enlace, no veo qué o quién puede evitar un ajuste por destrucción de oferta, que ya podría haber empezado, siendo la repetición del patrón de caída del óvalo en la gráfica anterior una pauta importante a observar. Ese es mi diagnóstico final y las malas artes no evitarán que lo diga, porque siempre ha sido un objetivo de Macro Matters combatir aquellos “mitos de gestión pública y privada que van contra las virtudes económicas, la viabilidad empresarial o el bienestar y el patrimonio de las familias”. ¿O es que acaso los fundamentos económicos no importan?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba