Macro Matters

La recesión de 2013

Cada año por estas fechas se nos presentan las previsiones económicas para el ejercicio siguiente, como las recientes del FMI, por una larga lista de instituciones (BCE, OCDE, Comisión Europea,…) pagadas directa o indirectamente por todos, muchas de las cuales, por cierto, tienen una grave responsabilidad en el desastre económico que con sus variantes padecen demasiados países. La no existencia de subordinación de iure a esos organismos no excluye la responsabilidad de éstos por su incompetencia in vigilano, cuando no por su explícito respaldo de una, a todas luces, mala gestión económica. En España tienen una buena previsión económica en la hecha por la CEOE indicando que nos faltan unos 6 trimestres de recesión.

¿Sorpresas?

Por nuestra parte prácticamente ninguna, ya que la recesión de 2.012-2.013 la predijimos el 22 de julio de 2.009; lo que no previmos fue el excelente comportamiento del sector exterior americano, del que hablamos con anterioridad que modifica el marco general de análisis. Más comprensible es que ocurra cierta sorpresa en el ciudadano común, mayor pagano de la Crisis, algo que podría entenderse; lo que ya no es aceptable es que ocurra en las medianas y grandes empresas o, peor aún, en dirigentes políticos de primer nivel que obviamente no están a la altura y por ello presentan unos presupuestos literalmente increíbles. ¿Conocido el ciclo, dónde estaría entonces el riesgo?

La incertidumbre americana

La Economía de Estados Unidos ha venido flirteando en el último año con la barrera recesionaria que representa allí la tasa de crecimiento del PIB del 2% anual (línea azul en la siguiente gráfica), todo gracias a su sector exterior y a la discreta pero decidida estrategia de Obama de aumentar las exportaciones un 50% en cinco años, sobre la que ha tomado un sinnúmero de medidas y recibido la total compresión y apoyo de los elementos más dinámicos de esa Sociedad.

El miedo sobre los últimos datos es, no solo que el crecimiento volviera a bajar del 2%, si no que la tasa de inflación (línea roja gráfica anterior) viene cayendo desde el máximo de 2011 y ha revivido los temores de riesgo deflacionario. Bernanke se ha apresurado a anunciar la compra de títulos hipotecarios pero el mercado de los mismos no ha variado su dilatada tendencia bajista del tipo de interés, de forma que huelga enseñarles la gráfica. Esa menor inflación, no digamos si hubiera deflación, sin duda hará más difícil el pago de las deudas y empeoraría la recaudación fiscal; en todo caso la base productiva está sana, como muestra su envidiable morosidad empresarial (línea roja siguiente gráfica), sobre todo si la comparamos con la nuestra, no siendo así el caso de los individuos (que es la que eleva la línea morada), que podrían sufrir otra vuelta de tuerca en esta Crisis si hubiera recesión allí.

Cierto que han aparecido noticias de mejora del empleo, al bajar la tasa de paro del 8,1% al 7,8%, pero de su escrutinio ha surgido la polémica, ya que se han eliminado 2,5 millones de trabajadores de la población activa. Sabido es que ningún presidente americano ha sido reelegido en las últimas décadas si la tasa de paro superaba el 8%.

Riesgo de otra crisis financiera.

Ante el enfriamiento económico global, Gordon Brown alertó en Tiaijin sobre el riesgo de otra crisis financiera, suponemos que pensando en el desastre que él mismo causó en el Reino Unido, tanto como Canciller como siendo Primer Ministro, sobre todo con sus cambios del año 2000 en la FSA y que, adivinen, quieren emular en la UE. Puede que lo dicho por Brown se aplique a muchos países, el nuestro en especial por la no reconversión de las cajas, pero en Estados Unidos parece que se están haciendo los deberes desde la FED y desde el sector en general, con sus cerca de 4.000 instituciones, aunque tal vez algo menos en las unidades sistémicas (enlace a presentación de la FED de Kansas City).

"The fiscal cliff"

O acantilado fiscal, como lo calificó Bernanke en una de sus tantas comparecencias al Congreso pidiendo orden y sostenibilidad en las cuentas del gobierno federal. A partir de entonces se utiliza ese término para referirse a la fecha crítica del 31/12/2012, momento en que entra una serie de acciones automáticas de la Ley de Control Presupuestario de 2.011, firmada por Obama, que incluye eliminar los beneficios fiscales de Bush que vienen de 2.001-2.003 (fecha económica clave), impuestos para pagar la Reforma Sanitaria de Obama y quitar extensiones en beneficios al desempleo.

Estimo que el efecto ciego directo (sin paliativos del Congreso) sería de casi el 4% del PIB, al que luego se añaden los efectos inducidos; cifra que coincide con la estimación de mi amigo Ron Jaenish, o las de Goldman Sachs o J.P. Morgan. Confiemos en la buena gestión que tradicionalmente han hecho los políticos allí, al menos en términos comparados, y que dicho ajuste se haga progresivamente; todo dependerá del equilibrio de poder resultante entre el ganador a la presidencia, de cómo quede la Cámara de Representantes, que renueva todos sus escaños, y de la conformación del Senado con los 33 senadores de la llamada Clase 1 sujetos a renovación en esta convocatoria electoral.

Implicaciones para España.

Pienso que lo mejor que puedo ofrecer al lector es sugerirle que según ese resultado electoral y el efecto que pueda tener sobre el crecimiento mundial, corrija, si fuera necesario, el análisis y las previsiones que hicimos por sectores hace poco en el artículo sobre Ganadores y Perdedores de la Crisis. Conocido el sector productivo al que se pertenece y los que pertenecen sus principales clientes, actuar en consecuencia, porqué lo que ocurra con los presupuestos americanos se sabrá bastante pronto; también pueden complementar ese ejercicio con estos escenarios (ver enlace) de Bloomberg.

Cuando hicimos aquella previsión en 2.009 no esperábamos que en 2.012-2.013 hubiera una recesión global, eso lo dejamos para 2.016-2.017, y a partir de entonces el riesgo sería una Economía Estacionaria hasta que se desarrollara un nuevo Ciclo Largo. Hoy seguimos pensando lo mismo, como pensamos que había que prepararse para eso, entonces y ahora, que todo tiene su tratamiento, pero mucho me temo que todo esto se reconocerá, para mal de todos, cuando ya haya ocurrido; el tiempo pasa volando, se sigue con los mismos esquemas equivocados y los problemas capitales siguen agravándose.

Ese escenario futuro de Economía Estacionaria, con la gestión general actual será letal para nuestro empleo y finanzas públicas, y especialmente adverso para las empresas e individuos residentes en aquellos territorios a los que se les permitiese la locura de romper nuestra unidad territorial; situaciones como las de la presentación de este enlace pasarían a ser la norma en dichos territorios.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba