Macro Matters

Las gráficas del oro

La semana pasada analizamos el oro desde el punto de vista de sus fundamentales y, tras observar el buen tono de la oferta, vimos como estos nos indicaban que la demanda de uso había caído del 91% en el año 2000 al 53% en 2012, mientras que la llamada demanda de “inversión”, en realidad de atesoramiento, inversión y especulación, pasó del 5% al 35%; adicionalmente, los bancos centrales de ciertos países, principalmente productores de oro, estaban contribuyendo a la inflación del oro comprando un 12% de la producción total. Esos datos nos llevaron, al igual de en septiembre de 2011 y marzo de 2012, a concluir que existe una burbuja del oro. Hoy, aunque comentaremos algunos temas de fundamentales, nos centraremos más en el análisis técnico, en los precios.

La formación ‘copa de champán’

También llamada de sopera, es una formación típica de los previos a una explosión de precios, puede darse en cotizaciones de distinto tipo, tiene un ejemplo paradigmático en los rendimientos de los bonos corporativos triple A en Estados unidos y se dio entre 1930 y 1970, aproximadamente, haciendo de antesala a un rally alcista (la pueden ver en este enlace); en el caso del oro la pueden ver en la siguiente gráfica entre los años 1980 y 2005, aproximadamente.

La traicionera formación de bandera

Ya la vimos al comentar la trampa bajista de la libra y ahora la volvemos a encontrar en el oro, solo que en este caso ha sido una trampa alcista o bull trap. Normalmente rompen al alza si los fundamentales acompañan, pero, como vimos al analizarlos, no ha sido el caso y solo hizo falta que el mercado se los revisara y olvidase de las recomendaciones de los Fabers y Rogers de turno, para irse abajo. Por otro lado, no es nada probable que Rusia lance el órdago de que va a comprar mil toneladas al año, que Putin ya tiene suficientes problemas de contestación interna; tampoco creo probable que lo haga ningún otro agente de peso de los que compró en la cresta de la burbuja.

Reserva de valor, atesoramiento e inversión

En el subconsciente colectivo está presente la idea de que el oro es una reserva de valor imbatible en todo tiempo y lugar y eso, que pudo ser cierto en la antigüedad, pues el noble metal conservaba sus propiedades en el tiempo, hoy ha de matizarse y no prestar tanta atención a los ‘conspiranoicos’ y/o profetas del desastre global y la vuelta a la antigüedad. La estadística demuestra que puede ser una mala inversión, tanto en tiempos de inflación como de deflación.

Uno puede encontrarse ‘analistas’ que dicen que te protege de la inflación. Pues no, depende: si compró en 1900 valía en términos reales (línea negra en la gráfica) casi lo mismo que en 2004, cosa que va bien si se busca el atesoramiento, pero entre 1908 y 1920 (fase inflacionaria de ese ciclo largo), o entre 1900 y 2000, fue lo contrario, una inversióncomparativamente ruinosa en términos reales con rendimiento cero o menor que cero. También pueden ver en la gráfica la buena adaptación de la producción a distintos precios que comentamos la semana pasada.

Si lo vemos como inversión, la onza troy cotizaba a 382,59 reales (en $ de 1998) de media anual (eje derecho, anterior gráfica) de 1900 y valía en 2012 unos 1.117,3 ($ de 1998, unos 1.669 $ nominales de 2012), indicando que tras 113 años, en términos reales, tuvo una tasa compuestade rendimiento próxima al 1% anual: 1.117,3 = 382,59*[(1,01)^113], eso sin contar el coste de su almacenamiento; hoy, al cotizarse por debajo de 1.500 $, da una rentabilidad real negativa. Esto confirma que su virtud está en el atesoramiento más que en otra cosa, pero adquiriéndolo en el momento adecuado, lo demás son mentiras. Claro, que puede caer ‘el meteorito’, pero lo cierto es que la economía mundial ha pasado por crisis mucho peores que la actual.

Creer que existen reservas de valor seguras que no requieran trabajarse profesionalmente, o vivir sin trabajar y parir sin dolor son simplemente utopías. Piensen si no en las pensiones públicas, que se nutren de los frutos de toda una economía y en los quebraderos de cabeza que dan a nuestros mayores; esa seguridad requiere ser muy suizo y cuando no se quiere, no hay forma ni manera. O se cuidan los activos profesionalmente y de forma cotidiana o se paga a alguien que sepa para que lo haga y les gestione bien el patrimonio, pero tierras prometidas y mesías no, en lo que aparezcan, ¡huyan!

La rotura reciente

El oro rompió a la baja la trampa alcista el pasado 12 de abril guardando cierto parecido con el flash crash del 6 de mayo de 2010, que ocurrió por otras razones (podríamos extendernos pero no lo haremos por limitaciones de espacio); en el caso del oro no fue un error, fueron las innumerables razones técnicas, además de las fundamentales ya vistas, y que resumiremos de la siguiente manera:

El oro venía haciendo un canal alcista de libro apoyándose en la media de 50 sesiones (línea verde, MA50) cruzándola pero sin tocar la media de doscientas sesiones (línea roja, MA200) y en su exuberancia irracional llegó a cotizar hasta los 1923,7 $ el seis de septiembre de 2011, para corregir con fuerza hasta los 1.535 $ el 26 de ese mismo mes: unos 380$ en veinte días, fue la primera señal; allí cruzó la MA50 acercándose a la MA200, en la que luego se apoyó temporalmente.

Posteriormente, el 18 de abril de 2012, la MA50 cruza a la baja la MA 200, que es un claro signo bajista y entonces empezó una traslación lateral (segundo aviso) abandonando el canal alcista en un claro signo de distribución. Posteriormente, hacia noviembre de 2012 se da otra señal bajista clarísima, que es que la media de cincuenta sesiones, la MA50, aquella que hacía de soporte al principio, ahora empieza a hacer de resistencia (la línea azul no puede cruzar la línea verde), y cuando la MA50 vuelve a cruzar a la baja la MA200, da otra fuerte señal bajista y pierde casi 50$ el día 20 de febrero del 2013, y cuando no puede romper al alza la línea verde (MA50) por tercer vez, se desploma llegando el intradía hasta los 1.335$ el pasado 15 de abril, donde entra en zona de sobre venta con un RSI de 15.  

Tranquilo que del suelo no pasa

Estamos en modo especulación, ¿okay?, el atesoramiento en barras y monedas - los lingotes son cosa de industrias y bancos centrales - y la inversión en sus distintas formas los dejaremos para cuando haga suelo y para eso debe hacer un movimiento lateral de consolidación, apoyándose en las MA50 y MA200 según fundamentales. Lo importante ahora es ver que hace el mercado cuando la cotización se encuentre (o no) con la MA50, que hoy está por los 1.535 $, allí le dejaremos que le hagan a los toros (alcistas) otras bonitas veletas y rieleras  hasta ver cuanta munición tienen.

Es cierto que se han difundido informaciones de un banco que al parecer cerró posiciones equivalentes a 140 toneladas, produciendo una caída que obligó que se cerraran stop loss de alcistas, provocando el derrumbe. Normal, el oro, siendo un mercado importante pero pequeño en comparación con otros, a veces se comporta como las grandes corporaciones que tienen fuertes stockholders. En cuanto a las stop loss, pues es un instrumento, ya viejo, que también quita riesgo en las subidas y a las que ayuda al cerrarse stop loss bajistas. Es lo que hay. ¿O es que solo quieren ayuda en las subidas?

Lo que si metió mucho miedo no fue que Chipre pudiera vender su oro, si no las 382 toneladas de Portugal y la de otros PIIGS; en todo caso, eso solo empeora los ya malos fundamentos comentados la semana pasada. Por supuesto hay muchas matizaciones y lo visto es una mínima parte de una larga presentación, que además ha de adaptarse luego a la casuística patrimonial particular, pero solo puedo llegar hasta aquí. Así es como lo veo hoy y, como siempre que trato estos temas, debo hacer la salvedad legal (para más detalles) de que yo les doy mi análisis, pero la responsabilidad de sus operaciones financieras es suya. Suerte y hasta la próxima.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba