Macro Matters

La antesala egipcia

Egipto es uno de esos países en el que algunos empresarios españoles tienen el valor de hacer negocios, y los recientes acontecimientos políticos, forzados por la precipitación del Presidente Obama aprovechando una oportunidad de retirar a su hombre fuerte para imponer el islamismo, han estado a punto de abortar su proceso de modernización económica. Por ello hoy, antes de analizar su economía, trataremos uno de los vectores de fuerza de su tormentoso acontecer político, en la que ya se ha atentado contra el ministro del interior, esperando que su seguimiento nos permita ir diagnosticando el rumbo del país.

Revolución egipcia: ¿Mesianismo islámico?

El mesianismo político, que tanto hemos criticado en este blog, es incompatible con una sociedad que busca el progreso constante, como lo son las castas o las graves desigualdades internacionales que padecemos, por solo citar dos ejemplos. El caso egipcio, como el de muchos países de mayoría musulmana, tiene el componente religioso y quienes allí tengan intereses económicos deberán seguirlo con atención.

En el caso del Islam la expresión “mesianismo islámico” es incorrecta, ya que la imagen popular del Mahdi, arquetipo del revolucionario islámico, y la del Mesías son antitéticas. Es difícil encontrar información en español y tal vez solo en Estados Unidos han hecho sus deberes; para un debate sencillo y muy resumido podrían ver este enlace: el Mahdi visto por un cristiano, un mormón y un musulmán.

Esa idea utópica y falsa de que vivimos en un país rico y maravilloso, somos gente estupenda de un linaje especial, pero padecemos la ruina porque algún poder externo nos explota e impide vivir en el paraíso ideado por nuestros mayores, pero vendrá un salvador que nos llevará a la tierra prometida, caerá maná, etc,es tan absurda como actual y no le dedicaríamos tanto tiempo si no fuera un determinante principal del futuro económico de España y de Egipto. Aclarado ese vector vayamos a la Economía.

Financiación de la economía Egipcia

Determinante clave para el crecimiento y tienen la constante de algunos países del tercer mundo: son capaces de generar un superávit en sus transacciones exteriores (línea granate, siguiente gráfica) de forma transitoria hasta que el crecimiento lo agota, entonces se agrava la insuficiencia fiscal estructural (línea morada), cosa que también nos ocurre a nosotros, produciéndose una crisis que normalmente resolvían, en parte, con una devaluación; por ello desde 1990 la libra egipcia ha pasado de casi la paridad con el dólar en 1.990 a las casi 7 libras por dólar actuales.

En los noventa empiezan a negociar con el FMI fructificando unas reformas a principios de la siguiente década que les sitúa casi como una economía emergente, condición hoy cuestionada por el miedo empresarial a la revolución islámica y resuelta en apariencia tras el golpe de Al Sisi.

Viabilidad estatal

El Estado egipcio está endeudado en exceso, no solo en relación al PIB (línea marrón siguiente gráfica) si no también porque el servicio de esa deuda es una parte importante de los gastos estatales (línea amarilla), de forma que tienen poco margen de ajuste vía menor gasto público.

Esta estructura adversa de las finanzas públicas egipcias (aquí nos ocurre algo similar), se vio fuertemente agravada con la llegada de los Hermanos Musulmanes al poder, para los que todas estas cosas de la Economía son secundarias.

Debate progresista

Puede parecer un broma, por imposible, hablar de un debate de progreso allí y es una lástima, pues desde que iniciaron sus reformas a comienzos del 2000 iban bien: crecimiento anual entre el 3 y el 8% (línea negra, siguiente gráfica), aunque con inflación y paro (línea granate) altos, entre el 7 y el 12%, pero esa es una situación común entre los países emergentes y en parte es debida a las prisas y las fantasías populistas.   

Lamentablemente, el sistema político egipcio no ayuda; han intentado una síntesis de opuestos desde la tradición de hombre fuerte, de nacionalismo árabe e islamismo con pluralismo, división de poderes y representatividad (democracia a la americana) imposible con un sistema electoral proporcional (a la UE), de presidencialismo con parlamentarismo, siendo todo tan disfuncional como inútil. Por ello este factor tampoco llama al optimismo y todo depende del nuevo hombre fuerte, Adbel Al-Sisi, veterano y laureado general de la primera guerra Golfo y de la aún muy viva insurrección del Sinaí

Una economía semi-industrial

Pirámides, un río, una represa y un canal; es un resumen muy simplista aunque contenga partes de verdad, como también lo sería hablar solo de frutas, cereales y algodón. Lo cierto es que el turismo, las represas de Asuán y el canal de Suez estarían en peligro bajo el belicismo yihadista de los Hermanos Musulmanes. ¿Y el Nilo, también está en peligro?

El Nilo requiere un comentario particular. A diferencia de, por ejemplo, el Ebro, el Nilo tiene un ciclo hidrológico bastante predecible y por lo tanto los excedentes sobre su caudal total medio son aprovechables de forma regular; el del Ebro lo sería de forma irregular pero no se hace por falta de honestidad política, así que se seguirá perdiendo en inundaciones destructivas. Lo cierto es que el caudal total medio del Nilo disminuirá por la construcción de una represa etíope en el Nilo Azul, una infraestructura que al parecer querían “sabotear a su manera” los Hermanos Musulmanes. ¿Es que acaso los egipcios tienen derecho al Nilo y los etíopes no?

Esperemos que esa pérdida de caudal total, que afectará a su extenso sector agrícola, no dañe el desarrollo industrial de Egipto, cuya estructura puede deducirse de la de su comercio exterior (pueden ver los detalles en este enlace), que es diversificada y donde destacan sus exportaciones de gas, petróleo y refino, químicos, productos agrícolas, textiles y minerales, entre otros. En cuanto a su volumen, incluyendo el turismo y servicios, es cerca de una cuarta parte del español e insuficiente para afrontar su mayor reto.

La bomba demográfica

Sin duda su mayor desafío, que además se ha acelerado desde el año 2000 siendo incluso mayor que el de Turquía, otra crisis en espera, como vimos. Para el trance inmediato, Stratfor informa que las monarquías del golfo, enemigas de los Hermanos Musulmanes aunque aliados en Siria (cosas de Medio Oriente), y otros países, tienen comprometida una ayuda de unos 15.000 millones de dólares, suficiente para más de un año si el país consigue estabilizarse económicamente; algo difícil, pues además de lo expuesto, tiene pendiente eliminar subsidios a combustibles, fertilizantes, energía y alimentos y a ver cómo reaccionan sus radicales a eso y a como sale Obama de su laberinto con lo que le autorizará el Congreso

De nuevo el pesimismo, para ellos primero y luego para nosotros, que podríamos tener otro buen socio comercial de los muchos que necesitamos. La demografía de Egipto, como otros países del Sur, es un caso extremo y opuesto de lo que hemos criticado a España y a la UE y este desequilibrio de riqueza, cultura y población en la vecindad ha tenido históricamente mal final. España no tendría porqué sufrir gravemente las consecuencias de este fenómeno, pudiendo aislar buena parte de sus efectos, incluso en el escenario más adverso; lamentablemente, nuestros políticos, más preocupados por sus cuentas en Suiza y Liechtenstein, han conseguido que ya ni siquiera controlemos partes de nuestro territorio (un caso) y no se ve en ellos o en la Sociedad vectores de cambio ante lo que viene, donde la crisis egipcia es solo la antesala.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba