Macro Matters

Trampa de iliquidez y trampas políticas

Hoy veremos nuestra principal restricción al crecimiento, esa trampa de la iliquidez en que nos encontramos; también veremos cómo se manipula nuestra economía con fines espurios para crear una falsa recuperación de cara a las elecciones generales.

Keynesianos bastardos

Es una expresión muy dura, utilizada al parecer por la post-keynesiana Joan Robinson, para referirse a los que luego se llamarían neo-keynesianos, como Tobin, Okun, Samuelson, Hicks o Modigliani, entre otros, todos ellos autores con grandes contribuciones a la Ciencia Económica. Yo tal vez lo utilizaría para aquellos economistas, keynesianos o no, que se empeñan en aplicar, o en ver, conceptos keynesianos donde no existen, como ha ocurrido con quienes dicen que España está en una trampa de liquidez o aplican a conveniencia la Ley de Okun. También podría utilizarse el término con quienes manipulan la Economía utilizando con fines electorales modelos de base keynesiana.

Nuestra Trampa de la Iliquidez

En la trampa de liquidez el aumento de la cantidad de dinero no se traduce en mayor oferta monetaria ni mayor oferta de crédito y por ello no aumenta el PIB nominal, ni por mayor crecimiento real ni por mayor inflación; la Economía no tiene tracción, que diría Greenspan. Los intereses son tan bajos que los aumentos en la cantidad de dinero no consiguen bajarlos más y tampoco estimular el consumo y la inversión.

Esa situación no se da en España, donde persiste el credit-crunch, los intereses no son bajos e incluso, si hubiera oferta de crédito, aumentaría la inversión y el consumo: nuestro caso es justamente el contrario; además, nosotros no podemos aumentar directamente la cantidad de dinero. Es cierto que podría haber una cierta coincidencia: que aumentara la cantidad de dinero pero no la oferta de crédito (último semestre, línea azul, en la gráfica); pero este no aumento del crédito viene de la necesidad de ajustar los balances los bancos y los de muchos agentes económicos sobre-endeudados.

La Trampa de Iliquidez española viene de la destrucción de los balances de las cajas politizadas por nuestra casta en el Poder, que en su corrupción orientó la economía hacia una burbuja inmobiliaria y la destrucción de los balances privados. Hoy, esa misma casta aún sueña con revivirla con medidas peregrinas y salvar su desastre con el banco malísimo, deteriorando aún más el balance del sector público, sin entender, y miren que han pasado años, qué significa pertenecer al Euro, cuyos determinantes explicamos allá por abril de 2.009 y fueron copiados a conveniencia.

El ajuste de balances español ha traído cierre de empresas, no solo inmobiliarias, como es evidente, produciendo una espiral de paro masivo y un déficit estructural que ha llevado a la casta política a succionar liquidez (crédito) y rentas (consumo y ahorro) para sus intereses, vía abrasión fiscal regresiva contra los más pobres de la sociedad, produciendo una pérdida de solvencia internacional, generándose así problemas adicionales de morosidad, de financiamiento y de fuga de capitales. Ha sido ese círculo vicioso de libro el que nos ha creado nuestra trampa de iliquidez.

Nuestro pésimo Banco de España

A pesar de los cambios en la cúpula, siguen en lo mismo: siempre de perfil. Quién le ha visto y quién le ve. Como dijimos en su momento, le urge una reforma para ver si algún día se reconvierte el sector financiero, que ya vamos perdiendo cuatro años en corregir el desastre que ellos permitieron. En vez de intervenir las cajas politizadas acompañados de la fiscalía, metiéndoles el hocico en su porquería y pegándoles con un periódico, solucionando la mala gestión que tienen, han dejado que les cuelen una gigantesca operación de riesgo moral con el banco malísimo, que De Guindos ya traía negociado y con el que crearán una falsa y ruinosa recuperación (ideal para vender) de cara a las próximas elecciones; no en vano, De Guindos es el peor ministro de economía de Europa, peor incluso que Salgado: otros vendrán que bueno le harán

Nuestros banqueros centrales no son ni centrales ni banqueros. Lo primero que mira un banquero es la salud de los depósitos como fuente de financiación y lo segundo, la buena concesión de créditos del equipo a su mando. Un banquero central mira la liquidez y la gestión crediticia del sistema; lo segundo ya se ve que no lo hicieron y dudo que lo corrijan, en cuanto a lo primero ni siquiera calculan la M3, cantidad de dinero del sistema, y nos la tenemos que construir nosotros (línea azul) de forma estimativa. Peor, imposible.

Ruptura del círculo vicioso y salida de la trampa de iliquidez

A ver si se enteran en el Banco de España: Cuando no puedes hacer política monetaria entonces, más que nunca, has de hacer política bancaria. Supongo que ésta será otra de las tantas expresiones que me copiarán sin la adecuada atribución para usarla torticeramente. Como economista, no puedo menos que sentir vergüenza profesional (ajena) de que mis colegas españoles ante esta evidencia histórica, tan elemental como básica. En cualquier caso, nuestra solución estaba cantada, como hemos insistido tantas veces: tocaba reconvertir y limpiar las cajas politizadas y orientar su modelo de negocio a la financiación de la exportación.

Nuestra fuente segura de aumento sano de liquidez es el superávit en cuenta corriente y por la vía de una aumento sano del crédito, que su vez crean depósitos y liquidez; de ahí, pues, la necesaria reconversión mencionada. Cierto es que también se pueden hacer operaciones de balance con carácter temporal, que son las que explican la última subida de los depósitos gracias a la correcta intervención de Mario Drahgi, pero no abundaremos en más detalles sobre este punto pues ya lo tratamos al hablar del Epicentro de la Prima de Riesgo.

Superávit comercial y "política QSJ"

Lo terrible de nuestra situación es que explotando nuestra competitividad, dinamismo comercial y margen para la exportación, se consigue ese superávit comercial deprimiendo el consumo y las importaciones vía abrasión fiscal de los más pobres y acentuando la depresión clásica española, fomentando la cultura del látigo y la zanahoria bajo la falsa premisa de que España no es competitiva, en el más puro estilo QSJ (que se jodan, según palabras de una señorita pata negra del Establishment), al tiempo que se salva al complejo político-financiero (casta política - cajas politizadas) a costa del contribuyente.

La idea de todo esto es, vía ese monopolio inmobiliario que han creado, hacer distribución de activos sobrevalorados creando un falso suelo y pre-fabricar una falsa recuperación de la construcción de cara a las próximas elecciones, que no conseguirá solucionar los problemas del sector y de sus clientes, al contrario, pero que intentará salvar el trasero al sector pisitófilo de la casta política mintiendo a los ciudadanos, y les permite hoy soñar con ganar las próximas elecciones.

Así perderemos cuatro años más sin hacer una verdadera reconversión del país, dejando inoperante el Banco de España, un sector financiero monopolístico y casi zombi, un sector energético carísimo, manteniendo el desmadre autonómico y municipal, la mala educación y su casta universitaria o la corrupción política; mientras, seguirá el paro masivo (¿a quién le importa?) y el déficit fiscal estructural, dejando una deuda inmensa e insostenible con un horizonte de impuestos confiscatorios a largo plazo.

¿Se entiende ahora porqué no está Manuel Pizarro en el Gobierno? Si tienen dudas, véanse su conferencia de este enlace: Un Futuro con Responsabilidad Moral y Política.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba