Macro Matters

Soledad exportadora

Nuestra principal actividad productiva, la exportación de bienes, equivale a casi un 25% del Producto Interior Bruto (PIB) y desde que empecé a “molestar” públicamente con este tema, allá por 2009, la atención que nuestra Sociedad le presta ha ido mejorando pero aún dista mucho de la que le corresponde, así que hoy revisaremos este apartado de nuestros asuntos públicos crucial para nuestro futuro.

María del Coriseo González-Izquierdo Revilla

Seguramente, si les preguntara quién es la Consejera Delegada del ICEX no sabrían darme razón; cosa distinta sería que habláramos de quienes ambicionan seguir arruinándonos desde la política vía confección de listas de partido, de ellos, uno incluso es tan torpe que además de insultarnos cree que puede imponer a lo brutoalgo que ignora. Lo que de verdad necesita España es un shock de realidad, que lo tendrá seguro, centrarse en sus negocios y no perder el tiempo, ese recurso inflexible que ya no nos permite errores.

Sea como fuere, la Señora Doña de tan sonoro y larguísimo nombre, es una perfecta desconocida incapaz de poner a su empresa en el mapa de intereses informativos de los medios y de los españoles. Que no daríamos por un ejecutivo que supiera liderar su gobierno, los medios y a la sociedad en este área capital para nuestro porvenir.

Para colmo, la web de su empresa (en realidad, nuestra), que es de obligada visita por todo exportador e investigador de la economía española, ha derivado en una suerte de enredo insufrible, ocurriéndole algo similar al deteriorado portal del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el MESS, ese ministerio que dicen es de los que mejorcito funciona. Pareciera que se ha unido a la destrucción de la profesionalidad del funcionariado el deseo de ocultación de una información propiedad de todos para el provecho de unos pocos. Bueno, si nos quitan disponibilidad estadística, le dedicaremos más tiempo a ellos.

Normalidad exportadora

No contentos con apropiarse de nuestros ingresos y gastarlos como les parece sin ningún control de los electores, también se apropian, entre otras muchas cosas, del éxito del sector exportador expresado por la reducción del déficit comercial (línea morada, siguiente gráfica) producto del empuje empresarial y del duro ajuste del gasto de las familias, principalmente. De esta forma, tenemos que España consiguió durante algunos meses de 2013 un pequeño superávit en sus transacciones de productos con el exterior; dicha conquista fue explotada de inmediato a bombo y platillo, con mucha demagogia, dándose la falsa impresión de un logro permanente, como si el problema estuviera resuelto y pudiéramos seguir con nuestra ruinosa fiesta ideológica.

Sin embargo, si analizamos la tasa de crecimiento anual del valor de las exportaciones mes a mes, veremos que no ocurre nada del otro mundo; al contrario, el crecimiento nominal de nuestras exportaciones de bienes (línea azul siguiente gráfica) es el normal (como entre 2003 y 2006), próximo al 5% anual, aunque ciertamente en unas condiciones globales más difíciles que entonces y que se espera continúen. ¿Qué se está haciendo desde el gobierno para compensar esto? Ns/Nc.

Por otro lado, como puede verse en la gráfica, pasado los mínimos soportables por la austeridad (que señalamos en su momento), la necesidad de más gasto interno ha producido un repunte de las importaciones (línea roja) que terminará ensanchando el déficit comercial y reduciendo el PIB.

Más éxitos: sigue la diversificación global

A pesar de la mala gestión de nuestros gobiernos y de la no reconversión de las cajas saqueadas a banca pública privatizable con un modelo de negocio orientado a financiar nuestra producción global, nuestros exportadores han aumentado la proporción de su negocio en Asia y África, principalmente, reduciendo nuestra alta dependencia del mercado Europeo y no porque a este no le quede (de momento) potencial exportador. En esa labor Juan Carlos I hizo un gran trabajo hasta casi colapsar en la India, ¿lo recuerdan?; también ha sido la única autoridad que ha resaltado públicamente la necesidad de exportar y re-industrializarse. ¿Mantendrá Felipe VI un apoyo equivalente a nuestras empresas?

Nuestros principales clientes

Si no fuera por la manía secular de nuestros vecinos franceses de intervenir en nuestros asuntos internos, de intentar romper y subvertir nuestro país, deberíamos tenerlos en la mayor estima y ser sus mayores aliados, porque son, a mucha distancia, los principales clientes de lo que producimos aquí, ya sea por empresas españolas o de otros países, entre las que hay, sin duda, muchas e importantes empresas galas.

Cinco países adquieren casi la mitad de nuestras exportaciones (siguiente gráfica), ellos son, por orden de importancia, Francia, Alemania, Italia, Portugal y Reino Unido, si bien es cierto que al incluir el turismo y los servicios el Reino Unido cobre una importancia principal. A destacar Portugal, ese vecino ideal que siempre tenemos olvidado y que, a pesar de sus enormes problemas, mantuvo sus compras durante su ajuste, salvo esos meses de 2008-2009, en que, como muchos recordarán, no sonaba el teléfono. Los picados de la gráfica corresponden a los meses de agosto (el mayor) y enero.

Esa concentración comercial en cinco clientes facilita las campañas de promoción, pero también tiene sus desventajas, como que, gracias a la corrupción y locuras políticas, se nos vea como un país poco serio y poco fiable cuando no ridículo, algo letal para nuestros negocios

Aliados y competidores

Tres cosas están haciendo mucho daño a nuestro principal cliente: una, los bandazos económicos de su presidente, el zapatero Hollande; otra, la competencia de sus socios latinos del sur; y la tercera, la competencia por arriba de Alemania, que no ha perdido el tiempo como Francia y que, puestos a exportar, lo hace hasta con productos cárnicos y, si pudieran imponer su moda en confección por citar un ejemplo posible, lo harían, que si alguien, en su fantasmagoría ideológica o de casta, no aprovecha sus oportunidades, ya vendrán otros a hacerlo.

Al añadir al saldo comercial exterior en bienes el de servicios y rentas obtenemos el saldo en Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, y en nuestro caso, gracias sobre todo a los servicios turísticos podemos empezar a generar ese excedente de ahorro necesario para pagar nuestras deudas, siempre y cuando nuestro balance macro no siga destruyendo patrimonio, claro. En esa tesitura estamos, esa es la realidad que se evade continuamente con fantasías políticas, sean de izquierdas o de derechas.

¿Exportas o emigras?

Tras treinta años de mala gestión, inventos, mentiras identitarias y corrupción, la dureza, expansión y extensión del paro y la pobreza, produce, como era de esperar, una oportunidad de izquierdas, a la que los partidos principales no saben dar respuesta y que es aprovechada por partidos radicales que quieren más madera, que son promotores del Islam, que trae sus cosas, del chavismo, con sus frutos socialistas y sus conexiones islámicas, o comprensivos con ETA, y que encima tienen la desfachatez de decir que son muy modernos, progresistas y europeos; eso sí, ninguno quiere un sistema representativo de los electores, porque tampoco son demócratas y en el fondo solo quieren substituir una casta por otra. ¿Queda algún político cuerdo?

Todos conocemos esa máxima que más o menos dice que pequeña es la puerta que lleva al camino correcto pero ancha es aquella que lleva a la perdición, y cierto es que en muchísimas ocasiones no está clara la salida, pero ese no es el caso de nuestros problemas económicos presentes y futuros. ¿No creen? Y a todos los que hacen tantas promesas que al menos nos digan: cómo van a dejar la tasa de paro y cuántos tendrán que emigrar con sus propuestas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba