Macro Matters

Sarkozy contra el pensamiento mágico europeo

Como probablemente recordarán los lectores de este blog, siempre hemos dicho que la próxima recesión no tendría la virulencia de la del 2008, salvo que ocurriera un black swan, claro. Sin embargo, cuando se estudian las tendencias electorales en Europa, como las de Alemania, por ejemplo, o el contagio del Brexit y el mal gobierno de la UE, esa previsión primera de una recesión normal cambia. Por ello, hoy nos detendremos en ver si - parafraseando a Taleb - en la UE aún se puede construir robustez frente a las actitudes negativas que ocurren aprovechando las positivas, que también existen.

Gracias a la representatividad del sistema electoral francés (y el británico), a veces aparece un outsider, es decir, uno que no es un

enarca

Los cinco puntos de Sarkozy

Gracias a la representatividaddel sistema electoral francés (y el británico), a veces aparece un outsider, es decir, uno que no es un enarca, que abre espacios de libertad dando soluciones a los problemas; también es cierto que puede aparecer una Marion Le Pen, que si no ha ganado es por querer salir del euro, pero bueno... Así ocurrió con Sarkozy cuando venció a los enarcas de su partido - caso Juppé, el encastado alcalde de Burdeos desde 2006 con quien ahora debe disputar las primarias -, y hoy, de nuevo, Sarkozy, enemigo del burkini y partidario, entre otras cosas de calado, de la mili para los ninis, con el lío que tiene Francia dentro y el contagio del Brexit a otros países europeos, viene vivaz, como siempre, con una propuesta de cinco puntos para salvar la UE, donde nadie tenga que dejar de ser lo que es disfrutando de las libertades comunes. Esos cinco puntos son:

            1) La EU debe reformar Schengen para que cada país tenga más control de sus fronteras.

            2) Europa debe tener su propia versión del Fondo Monetario Internacional para evitar estar de rodillas ante EE.UU.

            3) La Comisión Europea debe escribir menos leyes.

            4) Los parlamentos nacionales deben poder vetarlas todas, y

            5) La expansión interminable de Europa, por nuestro bien, debe acabar.

El pensamiento mágico en Europa

Esa es su respuesta a una UE inviable tomada por políticos y burócratas que salen de un sistema electoral no representativo, el de listas de partidos estatales, el mismo que padecemos en España y cuya degeneración intrínseca hemos explicado varias veces; con él se producen malos gobiernos, incompetentes y corruptos sobremanera, o alternativas alucinadas y salvajes, como las que venos en el Parlamento de parte del nacionalismo y la extrema izquierda. Por supuesto, a todo lo anterior se unen las calamidades propias de un fin de ciclo largo económico y generacional.

El resultado de esa mala forma de gobierno en la mayoría de los miembros de la UE y en la propia Unión, ha producido que, entre los grandes, solo Alemania, con su peculiar normalidad, posea capacidad de acción y, neutralizada Gran Bretaña, Francia, Italia y el gobierno de Bruselas aparecen como títeres. Sin embargo, dada la gravedad de los problemas de las partes y las disfuncionalidades del todo, los intentos de Merkel, con sus errores en Ucrania y con los refugiados en Grecia, por mostrar normalidad reuniéndose con Renzi y Hollande, solo agrava las cosas por querer seguir imponiendo sus inventos a casi más de quinientos millones de personas, de veintiocho países, mediante un ejército de burócratas, unos que lo primero que hacen es reclamar a Gran Bretaña pensiones estratosféricas muy europeas, es decir, injustas e impagables. 

Es tal la falta de criterio del Establishment de Bruselas que la lista de acciones y declaraciones irracionales es larguísima

Es tal la falta de criterio del Establishment de Bruselas que la lista de acciones y declaraciones irracionales es larguísima, así que solo citaré dos. El primero entre iguales, Juncker, presidente de la Comisión Europea, que las comisiones son muy importantes en las oligarquías, diciendo la tontunez de que las fronteras son la peor invención de los políticos, cuando son un elemento insustituible limitador del Estado, del ámbito de aplicación de las leyes, de fijación de responsabilidades y de organización civilizada de la convivencia, por no hablar de que para un supuesto cristiano tienen una significación trascendente; aunque me parece que a Juncker, como los Pujol y tantos otros, solo le interesa el cristianismo para parecer buenito y medrar (nuestra izquierda radical prefiere usar a los asesinos de demócratas)

La segunda perla viene del hombre de los dineros, el ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schaüble, recomendando mezclarnos para evitar la "endogamia y degeneración"; un tema demográfico muy interesante, relacionado con el problema migratorio actual, pero tabúpor a quién afecta, ya que es justo al revés(*) de lo que dice este chiflado. Schaüble me ha recordado a un paisano suyo criador de pollos: Heinrich Himmler, con su visión de la Sociedad como una granja humana.

No podemos extendernos en el experimento demográfico y el cosmopolitismo paleto impuesto a más de quinientos millones de europeos, pero como los alemanes influyen tanto en nuestro país, solo decir, que salvo casos aislados, España no tiene ningún problema de endogamia demográfica, al contrario y, aunque en el mapa anterior (*) lo parezca, son residuos de nuestra tardía y aceleradísima urbanización, algo que a demasiados hace pensar que el Progreso es algo mágico.

Ese es el nivel de los que mandan en la UE y la verdad es que para encontrar semejante dominio de la ignorancia y del pensamiento mágico sobre la política - corrupciones aparte-, tendríamos que irnos a las fantasías ruinosas de nuestros nacionalistas y extremistas de izquierda.

La opción Sarkozy

Como saben, detestamos el mesianismo político, pero alguien tiene que solucionar las cosas y, quién lo diría, en el panorama europeo solo Sarkozy ofrece una propuesta práctica al respecto; discutible, sí, pero no hay otra y ya no se trata discutir si los británicos son más listos (puede ser), o si todo lo planearon de antemano pues les irá mejor internacionalmente (no es cierto), pues van a montar un no sé qué alternativo al mejor mercado del Mundo que tienen al lado (más pensamiento mágico), sino de evitar un desastre histórico.

Quién sabe, a lo mejor Sarkozy, que además tiene un juicio pendiente, consigue ganar las primarias y las generales, y le vemos, tal vez, ir al Parlamento británico a pedirles que le ayuden a reformar la UE, trabajando primero con los países más grandes y luego con el resto; no lo sé, pero sería un excelente comienzo. Lo que sí tengo claro es que, hoy por hoy, lo deseable es que el político francés tenga la maestría suficiente para, desde sus cinco puntos, empezar a salvar a la UE. Así lo veo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba