Macro Matters

Rusia y su recuperación

Si hay un país que marca la agenda de la política internacional ese es Rusia, un hecho que tiene una explicación clara en su ciclo generacional, pero hoy, más que entrar en él, veremos su ciclo de los negocios, pues inician uno nuevo, distinto, que bien podría durar de siete a nueve años y que emerge a pesar de las adversidades y de las sanciones occidentales, desarrollando, tras el ajuste, una interesante fase de recuperación.

El ajuste ruso

Como en el caso de Brasil, que vimos, Rusia es muy dependiente del precio de las materias primas y, de forma algo parecida, sus principales variables macroeconómicas también acompañan a la siguiente gráfica. 

La peculiaridad rusa es que ha reaccionado mucho mejor que Brasil al ajuste necesario por la debacle en el precio de las commodities, un ajuste cuya piedra angular ha sido el rublo (siguiente gráfica), moneda que se devaluó casi un 100% y que hoy, con unas reservas de unos 380.000 MM de $, están en condiciones de mantener la paridad en torno a los 65 (+-5) rublos por dólar y que se fortalecerá si gana Trump.

Como Brasil, lo suyo sería que mantuvieran ese valor para que la economía se adapte a la nueva realidad y, cuando les empiece a costar reservas, aplicar el crawling peg; solo que, a más largo plazo, contaría con que se devaluara menos, un 5-10% anual, pues, a pesar de que su geografía económica es peor, sus problemas de distribución (corrupciones aparte) son menores. Por cierto, el sistema de distribución de la economía española es excelente, pero ese es otro tema.

El caso del rublo es muy interesante, le dedicamos un análisis en "Sísifo y la montaña rusa" (rubloil), pues sirve de ejemplo para ilustrar la desgracia que significa romper una unión monetaria, que es lo que propone IU-Podemos, y que les llevó a una terrible crisis y a la hiperinflación, pasando de un cambio ficticio de casi cuatro dólares por rublo a 30 rublos por dólar en cinco años. 

Ajuste y financiación

El ajuste del sector exterior ruso les ha costado, en números gruesos, unos 150.000 MM de $ en reservas internacionales entre 2014 y 2016 (15% del PIB español), un proceso que ya se ha estabilizad gracias a una reducción de las importaciones a la mitad (150.000 MM de $, se acabaron los lujos) y unas exportaciones que, tras caer casi 250.000 MM, se han estabilizado a ese nivel y ya crecen, como también lo hace la producción de petróleo camino del record histórico y, a diferencia de Brasil, su Cuenta Corriente o saldo comercial internacional de bienes, servicios y rentas (línea roja, eje derecho, siguiente gráfica) nunca ha sido deficitaria.

Por otro lado, la fuerte devaluación a inflado sus ingresos fiscales haciendo que su déficit público, a pesar de la guerras de Ucrania y Siria, más la acelerada modernización militar, se mantenga en un nivel manejable: en torno al 4% del PIB (línea violeta, eje derecho, gráfica anterior), igual que la deuda pública oficial, un 20% del PIB (línea negra, eje izquierdo).

Recuperación económica

Tras tocar fondo este año, Rusia inicia un nuevo ciclo donde los éxitos internacionales han dado un impulso adicional a la economía, iniciándose la fase de recuperación, que no es la de las fantasías particulares, las de esos que protestan porque lo de antes no vuelve, aquellos tiempos de dispendio, malas inversiones, sobre-endeudamiento, maltrato del talento, chantaje a la empresa, destrucción de patrimonio, etc., porque ahora toca otra cosa, diferente; podría ser mejor, sí, pero es lo que da de sí el sistema político que no se quiere cambiar, y en eso Rusia no es distinta.

Su mayor defecto sigue siendo el altísimo grado de corrupción y la falta de libertad económica y, hombre, ideologías, fobias y manías aparte, está claro que lo pueden hacer mucho mejor, que así es muy difícil que consigan la modernización que necesitan y el nivel de vida que exige el mantenimiento del imperio que administran, que vinos en "Putin y el laberinto ruso" y del que depende su existencia y la de muchos pueblos.

Se espera que el crecimiento vuelva en 2017, año en que también bajará la inflación. Su demográfica se ha estabilizado en el período 2007-2014 en torno a los 143 millones, a los que se han sumado cerca de 4 millones por el desastre de Ucrania (datos población FMI), lo que también pesa en sus finanzas; luego está el cambio en la composición, que en ese problema van por delante de nosotros. Con todos esos condicionantes, les es difícil crecer más del 2% anual y, distraídos con la geoestrategia, pasan de la tabla anterior.    

Merkel y los intelectuales idiotas

El tema de Ucrania y Rusia (dos economías de ruinosa separación, como UK-UE), las ambiciones alemanas y su fantasía fronteriza a lo Brest-Litovsk, lo tratamos en "La macro de Ucrania", por lo que solo diré para no extenderme, que, al forzar la guerra económica contra Rusia, se han levantado fuerzas opuestas contra la Pax Americana en otras naciones, como China, más agresiva que nunca. Pésima idea.

Por otro lado, Rusia ya ha superado (en torno a 2005) su crisis de ciclo generacional y está en la fase de despegue (Occidente está en la fase de crisis), consolidando un orden nuevo, con lo que las analogías tipo Guerra Fría y no sirven (otros tontos que quieren que vuelva lo de antes), siendo hoy todo más "normal" dentro de la historia imperial rusa, que además es cabeza de una civilización y Obama, que ha nominado un abogado con vínculos con Arabia Saudita para la Corte Suprema, como Ángela Merkel y sus mandados de la casta de Bruselas, que encima quieren un ejército, esto de las civilizaciones, su cultura, demografía, etc., no lo entienden y, dinero árabe aparte, viven en su mundo de fantasías arruinándonos el futuro con sus quimeras. Como dice Nasim Taleb, estamos gobernados por intelectuales idiotas.

Putin, ese profesional

Frente a los anteriores está un político de primera que algunos quisieran para sus países que hace incluso innecesario comentar las elecciones rusas del domingo pasado. Así, ante la presión por occidente, él presiona por el sur y el este, consiguiendo bajar la frontera hegemónica de Estados Unidos en Oriente Próximo de Turquía a casi Israel, un área, el triángulo Mar Negro-Mediterráneo-Mar Caspio (más el Pérsico por la alianza iraní) y la "panza" de Asia, sobre un mar de petróleo, en que Rusia tiene otra visión que por aquí ni se contempla. Su sobresaliente actuación incluso ha reavivando el "Proceso de Paz" y conseguido una (efímera) tregua en Siria, dañada por el bombardeo americano de tropas sirias que ya están a "tiros" con los israelíes.

Tema aparte es su juego con la civilización islámica, algo que desde Bizancio sale mal, pero ese es otro asunto. Lo que está claro en es que en este ciclo económico, que podría extenderse hasta el final de su fase de despegue (¿2025?), incluso con una recesión global, se abren allí interesantes oportunidades -si gana Trump, más - que serán distintas a lo de antes, claro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba