Macro Matters

Riqueza financiera y recuperación

Como la riqueza financiera es un componente de la riqueza total de los individuos y es uno de los pilares fundamentales de su bienestar y del financiamiento y progreso de las naciones, hoy exploraremos este tema, máxime ahora que empezaremos un nuevo año bursátil y un período crítico del ciclo económico; para hacerlo utilizaremos estadística del G7 sobre el patrimonio de los particulares suministrada por la OCDE.

Endeudamiento de los particulares

A nivel macro interesa tanto la riqueza total como la neta (activos menos pasivos) o patrimonio neto, pero antes de llegar allí, veamos primero la deuda de los individuos como porcentaje de sus ingresos (renta) disponibles, que la tienen en la siguiente gráfica; además, hay muchos mitos interesados por motivos políticos.

Los más endeudados eran los canadienses, cuya deuda casi duplicó sus ingresos después de impuestos pero que, a partir de la crisis de 2008, han hecho, junto con sus vecinos del sur, un gran esfuerzo por des-apalancarse (reducir el peso del endeudamiento); entendiendo “apalancarse” como la decisión económica de utilizar el empréstito como instrumento para aumentar la riqueza neta.

Ya se ve que, salvo en el Reino Unido, donde han retomado la burbuja inmobiliaria, la idea de apalancarse no fue buena, pues todos tienden a reducirla, algo que tiene sus consecuencias bancarias y, lógicamente, afecta a la recuperación. En Japón les está costando mucho y eso que son grandes ahorradores; culpa de la deflación (oído a navegantes), que fue producida en buena parte por su banco central. Los menos endeudados son los italianos y hacen bien por lo que les viene encima, ya que su estado se ha endeudado por ellos y varios más.

Patrimonio no financiero

Es principalmente “el pisito”, aunque también incluye inmuebles para alquiler, terrenos y bienes físicos de explotación comercial; todos refugio de la represión financiera. En esto los más “ricos” son los italianos y franceses que más que quintuplican su renta después de impuestos, les siguen en orden descendente los británicos, alemanes, canadienses, japoneses y estadounidenses. Este es un parámetro que se “olvida” cuando se habla de la “japonización” europea, ese gran “éxito” de “Bruselas”, y en Japón, que empataba con europeos en 2002, los efectos de su crack inmobiliario están siendo inflexibles.

El caso estadounidense, con menor represión financiera, nos recuerda la gran diferencia cultural de una sociedad que huye de atarse al “ladrillo” y que mitifica poco el valor del “pisito”, sobre todo cuando el efecto migratorio (más el hoy demográfico) puede llevarse por delante el valor menos líquido. Nada nuevo, la gestión patrimonial es algo bastante complejo y no hay substituto para un buen profesional, salvo que se desee ser engañado con modas y efectos manada claramente intencionados e incluso incentivados por autoridades políticas y bancos centrales; de eso aquí deberíamos saber bastante, aunque me temo que se sigue con los mismos vicios.

Riqueza financiera y brecha continental

Los activos financieros, que básicamente son las cuentas bancarias, fondos de inversión y pensiones, acciones, etc. la tienen en la siguiente gráfica. Si quitamos a esos sacrificados y explotados por su estado hasta el extremo que son los japoneses (véase su demografía, por ejemplo), donde los inmuebles son una ruina y una carga y ahorran como nadie, de inmediato se ve una brecha entre angloamericanos y europeos continentales, separados por 100 puntos o más de renta disponible; dicha brecha sin duda se ha ensanchado, pues se está produciendo un desacople económico (y por tanto financiero) entre Estados Unidos y Europa continental y que ya dio su primera señal en 2012.

La razón de esta brecha hay que buscarla en la represión financiera europea, que no solo es realizada por su casta política, sino también por la misma sociedad a través de los valores dominantes y donde, si defiendes la inversión bursátil o financiera en general, es casi seguro que después de un rebuzno además te insulten, algo que en muchas ocasiones pueden hacer gracias a unos ingenios tecnológicos cuya existencia y bajos precios no hubieran sido posibles sin su financiamiento bursátil; en fin, “cosas veredes, amigo Sancho”. Esta claro que esa brecha en riqueza financiera es causa de otra brecha, la de la recuperación.

Bancos centrales, QE y valoración financiera

Ya se pueden imaginar la importancia que tiene en una Sociedad muy financiera el que su banco central haga una buena política monetaria y de supervisión bancaria (con su “control”), así como lo violenta que puede ser la reacción de sus ciudadanos y su gobierno, sobre todo si es representativo, como es el caso de los angloamericanos, cunado alguien, desde fuera o desde dentro, intenta echar abajo uno de sus principales pilares económicos.

Siempre existirá la polémica sobre si las valoraciones bursátiles bajo el QE, que en EE.UU. ya terminó, están infladas o no (también hay un M*V); pero es que además no se pueden igualar todas las áreas monetarias, pues hay casos como el europeo, con su represión financiera, cuya economía está muy bancarizada (y mal restructurada) y donde el QE del BCE será menos eficaz en términos de recuperación cíclica.

La Reserva Federal americana, o FED, su banco central, posee un modelo de valoración bursátil que tiene en consideración al hacer su política monetaria. ¿Entonces, debe acaso la FED evitar o no que suba la bolsa? En otras palabras, ¿en qué momento agrega valor un banco central y cuándo crea burbujas? Hemos trabajado mucho ese tema, hoy solo diré que en términos del balance macro el QE americano no ha sido excesivo, como demostramos

¿Y en términos de Patrimonio neto, cómo quedan los países?

Si descontamos el endeudamiento a los activos totales, desde mi punto de vista, por valor absoluto y mayor diversificación entre activos físicos y financieros, quienes mejor lo hacen son los británicos (“dinero” viejo) y si viven en España, de donde emigran fiscalmente (mal asunto Montoro), mejor que mejor.

Hasta aquí solo hemos dado unas pinceladas de un tema que es clave para el progreso de los individuos, y sí, ya sé, también hay temas de distribución de renta y de patrimonio de las familias, y de expolio patrimonial y empobrecimiento por los políticos (caso andaluz y catalán), pero por razones de espacio no podemos entrar en todo eso (un informe), lo siento; además, toca hacer un comentario bursátil. Lo que está claro es que no hay mejora de bienestar sin mejora del patrimonio neto de las familias, de todas, y en esto lo que han hecho nuestros políticos y lo que quieren unos iluminados de tres al cuarto solo se puede calificar como crímenes económicos.

Panorama bursátil 2015

Como vimos la semana pasada, la economía global y la española, aún yendo bien EE.UU., está cogida con pinzas y el año se presenta para ser muy conservador; aunque soy firme partidario de los fondos de cobertura y éstos no se han podido desarrollar en España,  pienso que debería ser un año bueno para los llamados fondos de retorno absoluto, que buscan rendimientos moderados (en torno al 4%) con bajo riesgo.

Sobre si la bolsa líder, la americana, está cara o no, hay modelos valoración de todo tipo, casi todos bastante complejos, yo les dejo, con la reserva legal de siempre, una herramienta sencilla (incluso simplista) que vimos anteriormente. Lo diferente esta vez es la prolongada proximidad de ambas líneas (roja de beneficios corporativos y azul del índice S&P500), indicando que hay mucha cautela estructural, con lo que las estampidas serán frecuentes, siendo 2015 un año para profesionales con mucha experiencia, de allí lo comentado en el párrafo anterior. En todo caso, reciban mis deseos de felicidad y éxito económico en 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba