Macro Matters

Recuperación a la Americana

La semana pasada escribíamos para alertar de las de las potentes fuerzas de largo subyacentes en la economía mundial que hacen de la absorción del factor trabajo sea cada vez más difícil, y lo hicimos centrándonos en la economía americana que es el corazón del sistema económico mundial. Todo el que haya seguido la información económica de aquel país habrá notado la anormalidad histórica de la continua referencia a la palabra “recuperación” desde nada menos que finales de 2.009, cuando empezaron a hablar de los dichosos brotes verdes: nunca antes una economía había estado “recuperándose” casi 3 años.

El nuevo encaje americano en la economía global, llegada la última fase del ciclo Largo al que hacíamos referencia, ya fue anunciado por el presidente Obama en la primera reunión del G8 en la que dijo que los Estados Unidos no podían seguir siendo la locomotora mundial con sus importaciones por la vía del endeudamiento y la expansión de su demanda agregada interna; así lo recordó en su importante comparecencia en el almuerzo anual con la Asociación de la Prensa Americana, que casi podría decirse que estuvo dedicada a ese encaje global compatible con su posición de liderazgo mundial (un ejemplo reciente) sin perder sus niveles de bienestar.

El enorme reto de los Estados Unidos está en cómo mantener o aumentar sus niveles de bienestar de forma sostenible en el tiempo. Es ahí, en la oposición de las enormes fuerzas que vacían su posición manufacturera local, que a su vez afectan su capacidad tecnológica futura, donde intenta mantener su liderazgo global en la producción de productos de alta tecnología en la sociedad del conocimiento. La experiencia de los últimos diez años es calara: el sector más perjudicado ha sido la industria localizada en Estados Unidos; mientras el empleo privado total está próximo al del año 2.000, la industria a perdido un 25% de la plantilla por la globalización y las fuerzas seculares de la productividad del ciclo largo.

La esperanza de la globalización, impulsada precisamente por ellos, es que con el tiempo esa exportación de producción y eliminación de la pobreza mundial termine compensando los sacrificios iniciales, al tiempo que mantiene la supremacía global de las firmas americanas en el comercio mundial; todo con la vista puesta en poder financiar sus inigualables capacidades militares y de seguridad global: empresa titánica en términos históricos. El objetivo de Obama es que la primera potencia exportadora de servicios y la tercera en manufacturas duplique las exportaciones en cinco años, y en ello están. Todo indica que la sociedad civil y sus metrópolis están reaccionando bien, poniendo a sus mejores economistas en la tarea; el contraste con nuestra mala gestión general no puede ser más llamativo y decepcionante.

¿Qué le ha pasado a sus manufacturas locales?

            Una breve mirada a su industria asentada en casa (ver siguiente gráfica) nos indica que todos los subsectores (línea negra), excepto minería por el encarecimiento de las materias primas duras (línea gris oscura), han sufrido un duro declive de plantillas que solo se ha frenado recientemente, cuando la sociedad, alarmada por esa evidencia, parece haber decidido poner freno a la sangría (esperemos que sí); el caso de la construcción está por demostrar si el suelo es temporal y si la recuperación americana dura como para sostenerla. 

Drill, baby Drill”, decían los republicanos en la pasada campaña y Obama, al ganarlas, le tomo la palabra ampliando la explotación minera; pero no solo en eso, si no también en permitir más generación nuclear. De nuevo el contraste con nuestros políticos mesiánicos es abrumador, no solo por la nuclear si no también por el caso de Canarias, donde una vez más se muestra la incorregible voluntad de arruinarnos, a menos que de lo que se trate es de “morder”, como sospechan algunos; no lo sabemos, esperemos que no y se rectifique.

Todo parece indicar que las manufacturas locales han tocado fondo y, tal vez, el momento más claro fue la acción de salvamento de General Motors y Chrysler, que lo fue también de todos sus proveedores, en una lógica acción conjunta de Estados Unidos y Canadá. La incorporación como de Dan Akerson CEO de GM, con declaraciones siempre de gran interés, ya se nota en los concesionarios de Europa y del resto del mundo y es otro ejemplo del tipo de acciones americanas que pondrán más presión competitiva (deflacionaria) en la Economía Global y que podrían afectar las exportaciones de nuestro ya malogrado sector automotriz.

Conscientes como son de que sus empresas y su país no pueden mantener su supremacía tecnológico-comercial sin las manufacturas chinas, a pesar de los costes que describe de forma espléndida el New York Times en un reciente artículo, prefieren presionarles para que aumenten sus importaciones americanas al tiempo que, desde todas las instancias políticas se fomenta la reindustrialización local, se rescata el sector automotriz, se promociona las exportaciones y la substitución de importaciones, para sorpresa de quienes conocemos y hemos trabajado las propuestas de Prebish-Singer, especialmente las energéticas por razones estratégicas, que hacen de los Estados Unidos el primer exportador mundial en este área, y siguen con su ascenso imparable en contrataciones de personal al tiempo que se recompone radicalmente. El subsector más afectado por las fuerzas seculares de aumento de la productividad ha sido, como es conocido, los medios de comunicación (línea morada), con la debacle de la prensa escrita.

El sector salud, por el envejecimiento de la población y los mejores y más caros tratamientos, sigue su tendencia de largo plazo, mientras pueda costearse, claro. Sin embargo, la educación, que también es un sector exportador, acompaña a la sociedad del conocimiento y será clave en la competitividad americana; aquí, de nuevo, con nuestra endogamia educativa, su sectaria ideologización y el mesianismo de sus dirigentes, la comparación es de pena y el fracaso español es estrepitoso: la formación de líderes que requiere la Globalización, especialmente en la gran empresa, es el gran reto de la competición global y, en nuestro país, donde contamos con ese gran valor que es la Lengua Española, el papanatismo nuevo rico de los listillos a cargo es garantía de fracaso; seguro que alguno me hurtará la gráfica para justificar su inviable megalomanía, e inflar más nuestra burbuja educativa y la ruina generacional.

Mención aparte merecen los servicios financieros, cuya reestructuración parece ir por buen camino y les permite acompañar y ayudar a su país en la competición comercial global. Área exportadora en si misma, también es clave para la exportación de servicios y mercaderías. Aciertan en mantener un correcto equilibrio entre entidades sistémicas y los bancos pequeños, de cuya importancia capital Ben Bernanke dejó clara constancia en unas recientes y muy interesantes declaraciones; así, van camino de recuperar el empleo pre-crisis mientras nosotros podamos un 20%. Aquí hacemos justamente lo contrario, apostamos por concentrar el sector en entidades sistémicas, minamos nuestra ventaja competitiva absoluta en banca minorista y desperdiciamos las oportunidades de la crisis para cambiar la insostenibilidad estructural de nuestro modelo productivo.   

Nuestro país, con muchos menos recursos humanos y materiales en cantidad y calidad y sin soberanía monetaria ni moneda de reserva mundial, sufre un deterioro estructural parecido y desequilibrios públicos y de financiación de su economía proporcionalmente similares en dimensión a los estadounidenses. Ante esa evidencia y a pesar de disponer de repetidas indicaciones del camino a seguir, en vez de redoblar el esfuerzo en el cambio, la clase dirigente que nos ha traído hasta aquí y buena parte de la Sociedad opta por el autismo, prefiriendo amarrarse a imposibles y ser esclavo de las circunstancias, en vez de acudir a sus mejores hombres y mujeres para salir del atolladero en que ella misma se ha metido. ¿Qué grado de deterioro hace falta para que se actúe en la dirección correcta?   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba