Macro Matters

Ranking bancario americano y riesgo sistémico

Hoy exploraremos la salud de la banca americana para intentar calibrar su riesgo sistémico y lo haremos centrándonos en lo que podríamos llamar banca tradicional, de modo que la veremos solo con los criterios de los instrumentos financieros que utilizan prácticamente la totalidad de las personas y dejaremos para otra ocasión el análisis que incluya los derivados financieros; por supuesto, como siempre, aprovecharemos la ocasión para hacer la correspondiente autocrítica.

Riesgo bancario sistémico

Se entiende como tal la probabilidad de que, bien por el conjunto o por una de sus partes, el sistema económico colapse por un pánico financiero producto del descalabro de una o más instituciones financieras mal gestionadas. Esta mala gestión puede ocurrir en el negocio tradicional o por la mala compresión y uso de los avances producidos por la innovación financiera, ya sea por parte del regulador y supervisor del sistema o por sus componentes.

900 bancos en pérdidas

De los casi 7.000 bancos que operan en EEUU, 903 registraron pérdidas en 2012. Dicho así podría causar alarma, pues en banca, las pérdidas, salvo en un momento de recesión o de iniciación del negocio, tienden a mostrar la incompetencia (o delincuencia) de sus gestores (también órganos supervisores) en la concesión de créditos y en el uso del ahorro de los particulares. 

Sin embargo, una mirada en detalle de las cifras matiza esa impresión inicial. Primero, porque las pérdidas en su mayoría son bajas y de instituciones pequeñas; segundo, porque la mitad de ellas están concentradas en seis instituciones (primera columna, parte marrón, cuadro anterior) y el 20% de las mismas en una institución bastante grande, el HSBC, que se supone que puede asumirlas sin mayores problemas; tercero, porque esos bancos con pérdidas (segunda columna) apenas representan un 3% de los activos (tercera columna) y de los depósitos (cuarta columna) del sistema, y cuarto, porque, como vimos la semana pasada, tras el cierre de más de 500 bancos por la crisis, el público americano trata el cierre de instituciones pequeñas con normalidad capitalista y sin riesgo de contagios.

¿Y esos 5.067,8 millones de dólares de pérdidas son muchos? Hombre, si le pregunta al FROB, que le metió de nuestro dinero casi 5.000 millones de euros al Banco de Valencia, otros 6.000 millones a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y que luego los vendió por un euro con total opacidad (por lo menos en Bankia, 25.000 millones, nos quedamos con la institución), o al Sareb y sus regalos, 26.000 millones, que parece que empezará a derruir activos comprados con nuestro dinero, le dirán que pa-ra-na-da. Aquí, solo el Banco de Valencia perdió, o eso dicen, que todo es muy opaco, casi lo mismo que 900 allí y no pasa na-da.

Riesgo sistémico español

En nuestro país el mayor riesgo sistémico viene de nuestros gestores políticos, que creen que saben lo que hacen cuando en realidad han creado una insuficiencia fiscal estructural cuya deuda pasan parcialmente a la banca. El segundo riesgo sistémico está en la cúpula del BdE, los resultados hablan por sí mismos y dudo que hagan y vigilen rankings como los que presentamos, que solo requieren cierto esfuerzo, competencia y buena voluntad.

La situación de la cúpula del Banco de España (BdE) se explica en buena parte por cómo se conforman las élites en nuestro país, donde primero se precia la ideología, si tiene pedigrí (solera genealógica les queda grande) mejor, que luego se corrige para favorecer a las regiones de siempre, quedando la competencia profesional al albur de la suerte. Este orden cívico (más bien incívico) del presente ciclo generacional se extiende al sistema educativo, donde los estragos son de pena y, en el caso de la cúpula del BdE, que no se si son peores en macro o en banca, daña a toda la economía. El tema da para más pero lo dejaremos aquí.

Entidades sistémicas americanas

Por razones de espacio, nos hemos limitado a las 20 mayores por volumen de depósitos (tercera columna, área marrón, siguiente tabla) porque, aunque el riesgo está en los activos (cuarta columna), el pánico se transmite vía fuga de depósitos; la quinta columna (¡!) es el patrimonio de las entidades y la última de la derecha, los ingresos netos en las operaciones (net operating income o NOI) Estas veinte instituciones son responsables de invertir (nada de “manejar”) el 60% de los depósitos de las familias americanas y, JP Morgan Chase, de casi un 12%.

No deja de ser curioso que, siendo la FED (segunda columna) responsable de evitar riesgos sistémicos, no supervise a la mayor parte del riesgo, esto es, de los activos: cosa de yanquis. En cualquier caso, es de agradecer la transparencia que tienen y que cualquiera, pero especialmente los analistas independientes, pueda tener acceso a todos los datos por banco, del montante en préstamos hipotecarios al de cartas de crédito o la mora de 30 u 89 días; por eso, cuando les hablen de unión bancaria, tómenlo como un señuelo distractivo, porque no saben de lo que hablan, ya que ni lo más básico está hecho. 

Existe una pequeña discrepancia en los totales entre esta tabla y la anterior, ya que la primera viene de un resumen con las responsabilidades de inspección que excluye bancos públicos de todo el mundo del tipo Banco X de Desarrollo, pero eso no afecta las conclusiones. El economista de vocación disfrutará con los datos y, si además ésta es bancaria, más aún. Lástima que no podamos entrar en los detalles de algunos casos, como el Aurora Bank; hacía tiempo que no revisitaba una de mis primeras investigaciones y ver que todavía utilizan la cifras en miles, será un engorro pero me ha traído gratos recuerdos.

La banca fashion es mediocre

Ninguna sorpresa, el oficio de banquero es algo muy serio y ciertas instituciones lo han degradado demasiado; quienes les han endiosado soñando con alcanzar un imaginado Elysium o roer las migajas que caen de él, pueden olvidarse, ese mito se cae e igualmente debemos derribar el de nuestra casta, aquí, en Bruselas o en la Academia. No tengo nada en contra de las entidades sistémicas ni creo que lo pequeño sea necesariamente hermoso, que cada cosa tiene su encanto, pero precisamente por la importancia y necesidad de esas instituciones en la economía global --tema en el que abundaremos en una segunda parte-- se les ha de exigir profesionalidad, evitar modas y dar ejemplo.

Dicha mediocridad la podemos ver en el banco más trendy, JP Morgan Chase, que calificó en 2012 en el puesto 2.537 entre 7.084 en rentabilidad patrimonial (columna RK NOI/Equity, tabla siguiente), y lo que es peor, en un indicador de buena gestión bancaria, rentabilidad sobre activos (RK NOI/Assets), está en el puesto 3.863, activos que solo en EEUU (fuera tiene más) equivalen a 1,5 veces el PIB de España. Con ese último dato lo tienen difícil de cara a futuro, pues su baja rentabilidad en activos les complica cumplir con Basilea III, donde el indicador les sitúa entre los últimos, puesto 6.588, salvo convenciendo al mercado de que acuda a sus ampliaciones, claro, y todo ello sin contar que, ganando en EEUU unos 12.500 millones (21.200 millones globales), no encuentren más pufos de 6.000 millones, como en el que, al parecer, está implicado uno de nuestros vástagos con pedigrí. 

En esta parte podemos decir que el sector bancario americano está bien (mejor que JP Morgan a quien S&P da una calificación A) y de media podrían cumplir Basilea III, sus beneficios han crecido un 69,2% entre 2010 y 2012 y unos ingresos netos del 0,85% sobre activos y 7,95% sobre el capital está muy bien para un intermediario financiero. Cosa distinta son las unidades sistémicas, que requieren matices, pues, aparte de las rojas de la tabla, casos como la Nº14 o que RBS Citizens, N.A. esté nacionalizada por los británicos, o el efecto de considerar los derivados, que veremos la próxima semana cuando, además de intentar incluir esas matizaciones, daremos nuestra clasificación en términos de riesgo-beneficio, apareciendo así otras entidades extrañamente ausentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba