Macro Matters

Keynesianos y Materia Oscura

Recientemente, uno de los lectores sugería que tratara el tema de llamada “Materia Oscura” del Doctor Hausmann, profesor de Harvard, a quien recuerdo de un momento en que también conocí a otros brillantes keynesianos; así que he pensado que podría serles de interés que recorriéramos juntos aquel camino, e incluso ir más allá, que tal vez en un futuro se escriba algo del tipo: Beyond the Dark Matter of Hausmannand Sturzenegger (Más allá de la materia oscura de H-S)

Apunte autobiográfico.

El azar de una vida nómada me llevó estudiar en una Institución, la UCAB, cuya Escuela de Economía, en su creación, estuvo fuertemente influenciada por la Universidad de Lovaina (67ª del Mundo; dónde estaría sin la ruptura nacionalista de 1970) La excelencia de su pensum, el mismo por el que, al igual que los ingenieros, recibiríamos la titulación de Economista y no de Licenciados, exigía una dura prueba final: una tesis de grado, que no tesina.

Con eso en mente, conseguí iniciarme en la investigación económica gracias a la generosidad del Maestro (con mayúscula) y Académico Asdrúbal Batista, profesor del IESA, institución que entonces aunaba la mejor investigación económica para la empresa. El profesor Baptista es un post-keynesiano con cierto acentofabiano de sus tiempos de Canterbury y Oxford. Allí tuve la fortuna de conocer a Miguel Rodríguez, discípulo directo de Tobin, su asistente durante el año de su Nobel y tutor de mi tesis de grado, y también a Moisés Naim y a Ricardo Hausmann, todos brillantes profesores, estos últimos podríamos calificarlos de neo-keynesianos. Fueron cuatro años de enriquecimiento intelectual y profesional realmente excepcionales.

Keynesianos en el Gobierno.

Esos cuatro economistas, brillantes, siempre fueron y son requeridos por empresas y gobiernos, pero en Venezuela, en 1988, ante la gravísima crisis económica (comparada, la nuestra era muy asumible) se les empezó a requerir su gobierno directo de aquel trance, en que el petróleo venezolano había caído hasta los 8$ por barril. Por entonces se les calificó (algunos no entienden nada) de IESA boys, en una pobre analogía (mal presagio) con los Chicago boys. Respondieron con generosidad, sentido patriótico y pienso que hasta donde se lo permitieron sus conciencias.

De ellos, Miguel Rodríguez fue el más implicado al encargarse de la Coordinación y Planificación Económica en Cordiplan; donde sería sustituido por Ricardo Hausmann tres años después. El profesor Moisés Naim fue ministro de Industria y Comercio. Una vez estos neo-keynesianos habían dejado el gobierno, Baptista fue nombrado ministro en 1994 en un intento de revival; duró tres meses.

¿Y qué política hicieron en el gobierno? Tal vez el lector español, distraído por la pobreza e ideologización de nuestro debate económico, piense que fueron muy intervencionistas y llevaron al país a la hiperinflación. Pues no, todo lo contrario (enlace a resumen), unificaron el tipo de cambio eliminando el pozo de corrupción de Recadi, aplicaron una severa política de austeridad y liberalizaron las fuerzas productivas en un esfuerzo por sincerar, en expresión local, la Economía del país y quienes lo conozcan sabrán que lograr que, por ejemplo, la gasolina se vendiera al coste, que las exportaciones no tradicionales despegaran o que abundaran los emprendimientos privados, entenderán aquel gran logro.

Cuando la Economía, tras durísimos sacrificios, parecía que por fin tomaría el rumbo por tantos años deseado (hoy podría estar mucho mejor que Chile), todo aquello se destruyó: surgió desde la casta política, temerosa de los nuevos tiempos, un movimiento reaccionario (una especie de Madrid se vacaribeño, pero mucho más salvaje), golpe fallido de Chávez incluido, para volver al pasado y que con la colaboración de un democratacristiano, correligionario de Unió y PNV, legitimó el mesianismo neocom (de neocomunista) que hoy padecen.

Hausmann y la Materia Oscura.

No tuve la fortuna de trabajar o tratar con él temas económicos pero sí seguí en lo posible sus trabajos y acciones, siendo otro ejemplo en que los encasillamientos doctrinarios son errados. Hausmann suele realizar sus estudios en colaboración, nada extraño, yo mismo hice investigaciones y mi tesis con César Hernández, y en su trabajo con Sturzenegger (si lo dicen al revés tiene premio), plantea el interrogante de si esa Materia Oscura, en un símil traído de la física, podría evitar otro: un Big Bang, pero no en el sentido de que no había nada (solo espacio) y explota, si no en el de un gran crack económico por los insostenibles desequilibrios globales espejo de los americanos.

Su trabajo trasluce cierto asentimiento de equilibrio sistémico ya que los déficits comerciales no son tales por un intangible, tanto en flujos como stock, no registrados y producto de la Materia Oscura, la cual calculan y explican dando una visión distinta de la realidad. Veamos algunas explicaciones:

- Compra Global de Activos Seguros: Bonos del Tesoro americano. Yo añadiría que no son tan activos pues el poseedor, chinos y japoneses principalmente, no los pueden vender sin un crack, luego tampoco son tan deuda como parecen; pero aquí intervienen muchos otros factores.

- El Señorazgo del Dólar: o los beneficios de la FED por imprimir dólares de la nada; el dólar es un bien que satisface una necesidad y EE.UU. exporta dólares aunque no lo registre su estadística de aduanas. Ellos no lo dicen, pero pienso que también debe incluirse el dinero creado por la banca y que ya señalamos en nuestro ya viejo argumento sobre nuestra ventaja competitiva absoluta en banca minorista, si no siguen en su proceso de destrucción, claro.

- La imbatible Gestión de la Inversión Exterior americana: que utiliza ahorro externo y su mejor gestión corporativa, que yo añadiría es una ventaja comparativa absoluta. Normal, son los creadores de este Ciclo Largo gracias a sus valores, sus instituciones políticas y educativas; criterios sobre los que basamos muchas de nuestras críticas a nuestra situación.

Cuando estudiamos estos desequilibrios, que han mejorado sustancialmente desde el trabajo de H-S (ver siguiente gráfica) de 2.005, no lo hicimos desde la hipótesis de la Materia Oscura, si no desde la de los Ciclos Largos, la Pax Americana y su exitosa apuesta por la Globalización con su deslocalización, ya que mi perspectiva es distinta y parte del concepto de Economía Expandida.

Economía Expandida.

En una discusión con Bruce Carman sobre la sostenibilidad desequilibrios globales, éste sugirió dicho concepto; sin desarrollarlo, todos entendimos que la Economía de un país no termina en sus fronteras y escapa a la contabilidad nacional, aunque no a la de otros países. Así, la metrópolis sería una región de la misma, experimentando lo beneficios o perjuicios del ajuste de sus desequilibrios, como el déficit fiscal estructural americano (otro ejemplo) y su fiscal cliff.

En 2.004, tras su reciente nombramiento, durante una comida con uno de los máximos responsables de nuestro desastre económico y de que podamos terminar con media economía zombi (¿un keynesiano… bastardo?), al explicarle este concepto de inmediato me respondió: “luego los ratios de Deuda Pública a PIB y déficit son menores”. Al ver el brillo en sus ojos sentí verdadero pavor; si alguien le hubiera hablado de universos paralelos, seguro que habría contado con recursos imposibles y hubiera tratado de traerlos a valor presente vía endeudamiento público. ¿Otro que no entendió nada?

Desde entonces soy bastante reacio al uso de ese concepto si no puedo explicarlo en detalle, que hay excelentes keynesianos pero también los bastardos, y no precisamente en el sentido que se atribuye a la post-keynesiana Joan Robinson.

¿Disponemos en España de economistas de talla similar a Baptista, Rodríguez, Naim y Hausmann? Hacer alusiones concretas en un artículo siempre es arriesgado y es fácil cometer injusticias, pero está claro que no en el sentido de que aúnen éxito académico y ministerial; tal vez, en el mundo académico el profesor Pankaj Ghemawat, que además me consta respeta a Moisés Naim, podría equipararse a alguno de ellos.

En todo caso, y más allá de interesantes discusiones sobre teorías de la globalización y académicos brillantes, nuestra atención principal debe ir a la acción y al debate de temas de mayor utilidad en estos momentos y que van desde el cambio en la forma de gobierno (que no de Estado) a la reconversión de un sinnúmero de sectores, haciéndolo desde el pragmatismo y la honestidad que busca el Bien Común con la contribución y el éxito de los mejores.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba