Macro Matters

In God We Trust

Salvo que algún torpe pise una de las muchas minas claramente marcadas, el acontecimiento del próximo trimestre serán las elecciones americanas. En Macro Matters hemos tratado el devenir de ese país y su impacto global desde muchos puntos de vista, principalmente cuantitativos; sin embargo, hoy nos centraremos en el aspecto religioso que sin duda tendrá su influencia electoral, pero analizándoles según sus parámetros.

Economía y Religión.

Tema obligado para cualquier economista. Conviene comentar, sobre todo en momentos de Crisis Global grave como la actual, una jerarquía epistemológica, implícita en los trabajos de Max Weber, que es la siguiente: la Economía está supeditada a la Política, ésta a la Moral que a su vez lo está a la Religión y/o a un Credo Racionalista, sea deísta o ateo. Es esa Cultura de los Pueblos, con su acción sobre una realidad material, la que conforma la Economía que disfrutan o padecen (E<P<M<R). Cada uno de esos niveles es manipulado desde el Poder por unos y otros, y ante eso, hoy, el español medio, está abandonado a su suerte. No es de extrañar pues, que al analizar las causas profundas de una Crisis Económica grave como la nuestra se suba de nivel, aunque nuestra Cultura “posmodernista” sea refractaria a debatir temas morales.

El Lema de un Pueblo.

Incluso bajo la fuerte secularización actual, los americanos, con independencia de las vicisitudes, siguen siendo un pueblo religioso de práctica frecuente. “In God We Trust”, En Dios Confiamos, que explicitan en su himno nacional, en cuya última estrofa aclaman Y este es nuestro lema: “En Dios está nuestra confianza.”, que entrecomillan como tomándolo de otra fuente. El lema aparece primero en las monedas y posteriormente en los billetes y suele resurgir en sus tiempos de Crisis, cuando, puestos todos los medios, solo queda confiar en Dios. ¿Pero, de donde tomaron ese lema?

Un posible Origen.

Está claro que como país no van a la buena de Dios y mucho menos a base de yavalismo, pero no es menos cierto que su Cultura está profundamente influenciada por el cristianismo reformado (aunque en descenso) y es común la literalidad bíblica entre quienes allí profesan esa forma de cristianismo. Una posible fuente sería Jeremías 17:5-8, donde Dios bendice al que confía en Él haciéndole un árbol plantado cerca de manantial que no temerá a las sequías. No extraña pues la curiosa costumbre (para nosotros) de sus presidentes y responsables políticos de cerrar sus discursos bendiciendo América y a los presentes: les encantan las bendiciones.

Hija de la Ilustración Anglosajona.

En su Ilustración o Enlightenment, que literalmente sería Iluminación, se manifestaron de forma armoniosa y no excluyentes dos caminos: una Iluminación Espiritual, en la luz del Cristianismo, y otra Intelectual centrada en las Ciencias, el Comercio y la Industria como fuentes de Progreso; en ambas, la Educación, la Tolerancia y la Libertad de Expresión tienen un papel clave.

Cuando hablamos de La Odisea de Hispania tocamos el tema de las universidades y en concreto las americanas, entonces nadie se preocupaba (todo un síntoma) de nuestro fracaso en Educación Superior comparado con el avasallador éxito americano. Pues bien, siendo la Biblia su máxima autoridad en materia de Fe, ese mismo nivel lo han llevado a los estudios bíblicos que hoy se han multiplicado y popularizado gracias a las tecnologías de la información, convirtiéndose en verdadero fenómeno sociológico de masas que debería notarse por la comentada relación R>M>P>E.

Mesianismo Secular Anglosajón.

Si prácticamente, todos los países líderes de Occidente han sufrido de alguna forma el mesianismo secular y credos supuestamente racionalistas, porque no surge (afortunadamente) algo parecido en Estado Unidos. Aparte de razones políticas (Repudio a la Tiranía, Separación Iglesia Estado), probablemente, en el substrato cultural americano, haya influido bastante su afición a la lectura del Apocalipsis (Revelación), que contiene además una bendición por leerlo, y por ello aborrezcan los políticos que no se centren en lo concreto, lo mundano y vengan prometiendo paraísos imposibles y pretendiendo ocupar un estatus mesiánico secular que aterra a los votantes cristianos.

Algo no cuadra.

Si Cristo significa Mesías, los cristianos deberían ser mesiánicos y eso debería expresarse de alguna forma en la acción Política y Económica americana. Pues lo hace: ocurre en su política sobre los judíos en general e Israel en particular; país al que, prácticamente, dieron nacimiento. Más allá de tener en Israel un aliado fiable un área geoestratégica clave, una parte muy influyente de los protestantes son pre-milenaristas y, según ellos, estamos en un momento previo a la segunda venida de Cristo para reinar física y literalmente sobre Israel (el país) y el Mundo durante mil años. Las implicaciones a todo nivel de esta creencia (R>M>P>E) han sido y serán tremendas.

Hay un influyente predicador y concienzudo investigador bíblico, Chuck Missler, antiguo oficial de la marina y pasado presidente de varias empresas tecnológicas cotizadas, una de las cuales fue contratista en la electrónica del bombardero B2, que explica en profundidad el pre-milenarismo en este video: Resolving The Olivet Discourse; si es que tienen la paciencia de verlo completo, que lo dudo. También destaca por ser copiado a conveniencia por miembros de las principales denominaciones cristianas, y por su iluminismo cristiano pero con poca fortuna en temas geoestratégicos. Sus seguidores en la Angloesfera han producido fenómenos de masas como Joseph Prince, indicando que la generación de relevo, criada en el cuartoDespertar - un fenómeno cíclico clave y poco conocido en Europa- de los 60’s y 70’s estaría lista para el cambio de Era Generacional.

¿Decadencia WASP?

Por primera vez en su historia ninguno de los principales candidatos a presidente o vicepresidente es un “wasp”, es decir: blanco, anglosajón y protestante. El demócrata Biden y el republicano Ryan son católicos, mientras que Romney es mormón y Obama es mulato. Este hecho, que habla a favor del pluralismo americano, también indica que el motor étnico que ha les ha hecho dejar su impronta en la Historia como nadie está en crisis, máxime cuando en ese grupo se considera el mayor de los honores alcanzar dichos cargos. No es racismo, es simple estadística. En estas elecciones los wasps no han conseguido pasar los estrictos filtros que ellos mismos han impuesto.

A ese panorama de cierta carencia representativa, al menos demográfica, y ruido estadístico, se unen serias dudas morales y religiosas en el electorado. Mitt Romney, quien fuera obispo mormón de Massachusetts (¡!) y al parecer es Sumo Sacerdote de su Fe, a la que muchos consideran un Islam a la americana, con la que los francmasones chocan desde sus inicios por al parecer pervertir su régimen de enseñanza travistiéndolo a conveniencia en una religión, y al que un tercio de los votantes protestantes más devotos encuentran en conciencia difícil votar, intenta compensar todo eso con un acento anglosajón, americanismo y valores religiosos y de tolerancia comunes, pero lo tiene casi imposible.

Los conflictos religiosos electorales por Obama son más complejos. Él, que se declara cristiano devoto y fue bautizado en 1988 a los 27 años, insiste en sus tendencias mesiánicas y sus últimos posicionamientos racionalistas sobre el matrimonio homosexual generaron un vívido debate en que distintos grupos cristianos le recordaron que, desde su alta posición, les expone a todos a un juicio divino particular (Dejados de la mano de Dios); argumento que por supuesto los “racionalistas” no entendieron, liándose con los temas de costumbres en una de una larga lista y obligando a Obama a cambiar el tono de su campaña.

Lo Previsible.

En principio, por lo comentado, la alta abstención es casi segura, algo que con su sistema electoral dificulta bastante las predicciones; aun así, según las encuestas, debería ganar Obama. A muy corto plazo, dentro del cambio de Era Generacional, ambos candidatos fuerzan los límites del Sistema, sobre todo en el área fiscal, aunque desde posturas opuestas. Para Obama sería la legislatura de su legado. Salvo que desquicie por mesiánico-progresista, teniendo las manos libres electoralmente y sin mayores obstrucciones internas, será muy agresivo con los adversarios exteriores de Estados Unidos. Para Europa Obama será peor, pues los demócratas son mucho más duros en temas de Comercio Internacional y además el ciclo internacional que viene, 2012-2016, será peor que este. Y nosotros con los deberes sin hacer desde (al menos) 2.008: ¡”Fenómeno”!

© Luis Riestra Delgado. Agosto 2.012.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba