Macro Matters

Gestión del ahorro menguante

Una de las variables más afectadas por la mala gestión padecida y que a su vez tendrá un papel crucial en la solución de la crisis es sin duda el ahorro total de la economía, así que hoy le dedicaremos nuestra atención a ver que nos dice.

El INB o Ingreso Nacional Bruto

El INB es conocido en España como Renta Nacional Bruta, o RNB, una denominación que nos parece equivocada ya que vemos la renta como un ingreso que se recibe sin una contrapartida de productos y/o servicios, es una apropiación indebida y, dada la mentalidad rentista imperante, no estaría mal que cambiáramos la denominación; aún así, dados los usos establecidos, la seguiremos utilizando aunque intentando hacerlo lo menos posible.

Más grave es la confusión de llamar Estado español a España para esconder lo nacional. Tras ese grave error, que ha infectado al común, se esconde el totalitarismo nacionalista o socialista que busca que se sacralice sus intereses y no se identifique correctamente el bien común, impidiendo que el ciudadano haga que el Estado esté al servicio de los españoles.

En todo caso, los ingresos, públicos o privados, generados en la producción se utilizan para dos fines: consumo y ahorro, cuyas proporciones pueden ver en la siguiente gráfica. Podría parecer que la porción del INB dedicada al ahorro (parte roja) no ha variado mucho en los últimos 15 años, pero ya veremos que eso tiene muchos matices.

Aprovecho para dejarles de nuevo un enlace con una nota técnica este sobre PIB y Renta (y uso de las mayúsculas), que me dicen ha sido útil en algún foro.

Visión residual y discurso corrupto y disfuncional

Existe la tendencia a ver el ahorro como algo residual en vez de volitivo, intencionado, y algo de cierto hay en ello, pero solo cuando los agentes económicos piensan que van por el buen camino y que las cosas irán mejorando; además, en su cálculo puede ocurrir que sea más fácil estimar el PIB, el INB y el Consumo obteniéndose el Ahorro Nacional Bruto por diferencia.

Por otro lado, el ahorro, la laboriosidad, la disciplina, la familia y otros valores, han sido tachados de burgueses por toda una pléyade de rentistas delo público, de catedráticos a funcionarios enchufados o no, con o sin coleta, falsos keynesianos o liberales, de medios propagandistas públicos o privados, que con su economía a lo Mary Poppins han conseguido que la sociedad repela las virtudes económicas. Resultado: sobre-endeudamiento, paro, mala gestión, crisis demográfica, etc.

También se acusa de burgués a la representatividad de los electores, sin la cual no hay buena gestión, y cuya ausencia permitió que, por ejemplo, se aprobara el impuesto a los depósitos o la última modificación fiscal para robar patrimonio a las familias.

Uso del menguante Ahorro Nacional Bruto

Tiene dos usos principales: la contabilidad nacional (que no estatal) divide el Ahorro Nacional Bruto (línea negra, siguiente gráfica) en Consumo de Capital Fijo (o amortizaciones, línea azul) y Ahorro Nacional Neto (de amortizaciones, línea roja).

El Ahorro Nacional Bruto nominal, medido por el año móvil, hizo tope en el tercer trimestre de 2006, coincidiendo con el menor consumo estacional de energía, y desde entonces no ha hecho más que descender hasta el repunte de 2012, debido en buena parte a cierto control del déficit público, pasando de unos 221.000 millones de euros año a estar hoy cerca de 195.000 millones, todo sin contar la inflación, un 13% en estos 8 años, siendo la caída en términos reales de más del 25%. 

El ahorro destinado a mantener la capacidad de producción (línea azul, gráfica anterior), hizo tope (en términos nominales) prácticamente en 2009 y ahí se ha mantenido, dada la caída en la inversión. En cuanto al Ahorro Nacional Neto (línea roja), ese con el que se puede invertir en nuevas acciones productivas, ha sido negativo durante tres trimestres en los últimos cinco años debido al Déficit Público o Ahorro Bruto (negativo) del Estado (de empresas públicas y administraciones Central, autonómica, local, diputacional, veguerías, vaguerías y etecés, que hay mucho etc.) En un buen trimestre el Ahorro Nacional Neto ha llegado a los 12.500 millones de Euros, más o menos equivalente al agujero de los “gestores” de Catalunya Caixa.

Los que se ponen estupendos con la redistribución, que piensen que tendrán que apropiarse del Ahorro Neto, la línea roja, salvo que quieran dejar nuestra economía productiva como la de Cuba o similares, o que reestructuren el Consumo Final (incluido el público, donde hay mucho margen). Lo que ocurre es que la solución con futuro no está ahí, sino en producir más, y de eso, como de la representatividad de los electores, nadie habla, porque en el fondo se quiere seguir con la misma gestión ruinosa y corrupta.

Las proporciones del problema

No cabe duda de que España tiene un problema de falta de ahorro dado el inmenso endeudamiento que se ha acumulado por la mala gestión privada y pública, sobre todo del Banco de España y la jauría autonómica, y hará falta mucho Ahorro Neto para reducirla e invertir en el crecimiento.

Una de las primeras evidencias que aprendemos los economistas al trabajar con las fórmulas del PIB reseñadas (PIB y Renta), es que si la inversión supera al ahorro se produce un déficit en las transacciones exteriores (S-I=X-M, con su efecto monetario), que en nuestro país acumuló a 31 de marzo de 2014, según el Banco de España, una deuda externa en términos netos (descontando nuestras inversiones fuera; la deuda bruta también tiene su debate) de 1,02 billones o un 100% del PIB (oficial), de la que puede esperarse, si descontamos 0,221 billones del BCE, que deba rendir entre el 2 y el 8%, dependiendo del tipo de inversión, pero que en total casi equivaldría al Ahorro Nacional Neto (línea roja, siguiente gráfica); así que ahorro para iniciar el cambio de modelo, aunque poco, hay, lo que falta es buena gestión del mismo al invertirlo.

Otra posibilidad es ajustar de forma inteligente el ‘balance macro’ y en ese apartado los particulares lo van haciendo lo mejor que pueden. No así el Estado, principalmente su Gobierno central, al que bastante hemos criticado por lo mal y tarde de su labor, especialmente en el saneamiento de la banca pública regional, que no se ha hecho buscando cambiar el modelo de negocio del sector orientándolo a canalizar buena parte del ahorro (el acumulado y el que se genera) a financiar exportaciones de bienes y servicios: gran error de las “élites” al querer repartirse la tarta menguante y sobre el que también ahondamos en su momento.

En este blog hemos analizado casi todas las economías relevantes y, aunque no necesitamos analogías, puestos a escoger, optaría por el ejemplo suizo antes que el alemán, no solo por qué allí Merkel es Mary Poppins, sino por tener un sistema bancario mejor al alemán (penúltimo caso); ambos tienen un abultado excedente exterior (X-M) o de ahorro, que requiere buena gestión, aunque sus desequilibrios por ese excedente de ahorro sobre la inversión (S-I), o sub-consumo, algo que perjudica la demografía, es mayor que el que necesitamos.

Como vemos todo lleva a lo mismo, al sector exterior, a las exportaciones y a un buen sistema bancario, buscando un crecimiento sano y con futuro que poco tiene que ver con el discurso de los nuevos líderes políticos o con “el círculo virtuoso” de Montoro (en realidad sería una espiral ascendente). Es una lástima, porque podríamos ir mucho mejor y más rápido, pero es lo que hay y, por lo visto,  no dan para más y ahí se quiere seguir.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba