Macro Matters

Finlandia y la campaña contra el euro

A medida que Syriza se desquicia y la izquierda radical descubre las limitaciones existentes para convertir el Estado en su máquina clientelar, una con la que eternizarse en el Poder, más fuertes se hacen sus arengas contra la moneda única, y, si se tercia, para, vía pánico bancario, asaltar el Cielo y su maná; a ellos se une toda una serie de intereses, periodistas anglosajones incluidos, de quienes quieren echarle mano a los más de dos billones de euros que los españoles tienen en efectivo y depósitos y todo con la ayuda de los desinformadores televisivos locales. Por ello, hoy trataremos otro rebuzno de la izquierda radical, ese según el cual Finlandia está en crisis por culpa del Euro.

Las estrellas del norte

De todas las luminarias nórdicas, la que brilla con más fuerza es Suecia y por eso le dedicamos varios artículos en su momento, que conviene releer al estudiar Finlandia (sobre todo el primero). Ambos “compartieron” gobierno por casi setecientos años y, aunque los finlandeses no son un pueblo germánico (salvo en la minoría sueca), podría decirse que son una expresión singular de una cultura común, fuerte, que, por ejemplo, tras más de cien años de administración rusa el 98% de la población siguió siendo luterana.

Por su condición nórdica el fenómeno cultural del Nobel añadió a las del luteranismo unas virtudes cívicas que les hacen especialmente propicios para la industria, el comercio, la educación y las artes, todo eso que da repelús a nuestra izquierda radical. Tenemos así un país poco poblado, lo que no le impide, dado su alto grado de civilización, tener un impacto global sin precedentes fuera de su área cultural, amén de alguna gesta histórica. Su natalidad de 1,8 hijos por mujer es algo baja (tasa de regeneración: 2,3) pero nada tan serio como nuestro desastre (1,32)

¿Civilización sin Democracia?

Su Sistema Electoral es como aquí, Proporcional de listas de partido, y no existe División de Poderes pero, por su alto nivel de civismo, produce resultados casi como si lo fuera; además tienen 200 diputados, que es como si nosotros tuviéramos 1.600 y eso produce cierta proximidad ciudadana. ¿Se imaginan lo que conseguirían si su gobierno fuera realmente representativo del nivel de sus ciudadanos?

La gráfica anterior muestra parcialmente la percepción de los ciudadanos sobre su impronta en el gobierno. Se ha resentido un poco desde que empezaron a notar sus problemas, allá por 2006, pero sigue siendo de los más altos del mundo. No entraremos a fondo hoy pero en España iba alto hasta que nos cambiaron el gobierno con el atentado de 2004 y, con la crisis, no hace más que empeorar; ya nos ha pasado Chile y, en nuestra caída, en 2013 estábamos en el puesto 49 del mundo.

Síntomas de preocupación

Finlandia tuvo una grave crisis económica con el desplome de la Unión Soviética, que era destino de casi un 20% de sus exportaciones. Aquello les produjo una fuerte recesión y llevó el desempleo al 17% (línea roja, siguiente gráfica), que a nosotros, en nuestra locura, nos parece normal, pero que para ellos, como personas civilizadas que son, les significó una verdadera tragedia y reaccionaron con todo para resolverlo.

Superado aquel mal trago, que les supuso un fuerte aumento del gasto público que llegó al 63% del PIB (línea azul, siguiente gráfica) y que multiplicó la deuda pública casi por 5 (línea roja), se fueron ajustando hasta la crisis del 2008, en que ambos parámetros no hacen más que empeorar yla deuda pública hoy está peor que tras la crisis soviética; el paro empeora (línea roja, gráfica anterior) y el crecimiento (línea negra, gráfica anterior) es raquítico.¿Qué está pasando?

Sector exterior y Ciclo Largo

Como puede verse en la siguiente gráfica, la crisis actual no parece más dura que la “soviética”, pues la brecha comercial (línea roja) es menos pronunciada aunque de extensión similar; pensemos además que Finlandia es el cuarto país más competitivo del mundo, nosotros el 35º y que sus exportaciones equivalen a un 29,2% del PIB.

La clave para ese enorme aumento de la deuda hay que buscarla en el aumento del déficit público con bajo crecimiento del PIB nominal - que es la variable a la que venimos pidiendo (en solitario) desde 2009 (eso en público) que se le preste atención -, lo cual es debido a que las condiciones sistémicas son deflacionarias, que es lo que ocurre en la última fase del Ciclo Largo; así que, si los fineses creyeron que esta crisis se resolvería con las mismas, o similares, recetas de la anterior, se equivocaron, tendrán que espabilar bastante más.

Los que mejor entienden los ciclos largos son quienes tienen una dilatada experiencia empresarial y, cuando razonas con ellos, todos coinciden en afirmar que, por ejemplo, en los 60’s era fácil que una empresa tuviera éxito, lo difícil era “montarla” (falta de insumos, de maquinas y herramientas adecuadas, de personal cualificado, de redes de distribución, etc.); aquellos problemas de oferta alimentaron la inflación sistémica.

Hoy ocurre lo contrario (salvo para las pymes por la burocracia germánica impuesta por la UE), montar la empresa es “fácil” (véase grandes cadenas especializadas de venta al por menor, o Tesla, Samsung, etc.) lo difícil es hacerla rentable. Tenemos pues una formación de precios donde el lado “bueno” es el de la demanda: grupos con ingresos seguros como trabajadores en empresas competitivas que las cuidan, monopolios, funcionarios, pensionistas; el resto, si está en la parte mala de la oferta laboral y padece las castas y sectas dominantes, a penar como un bendito aunque te merezcas un premio Nobel, y así hasta que este invento de engañar a la política y a la economía reviente, luego, Dios sabrá.

“Finlandeses, Nokia ha muerto”

No, un empresón no muere así de rápido (76 mil despidos en cuatro años), y seguro que desde el principio echarían en falta que no hablara de ella, que todos tuvimos un Nokia y ya no, por ello “hoy” la “telefonía” es el 2% de las exportaciones finesas (1,3% de las importaciones) contra un 17% 2002; a Suecia, con soberanía monetaria, le pasó algo parecido con Ericcson. ¿Y si la oferta es tan dinámica y además tienen una moneda global, con las seguridades que eso ofrece, porque no se reconvierte Nokia?Ah, ese tema lo dejamos a su casta, que es muy lista.

¿Y los rusos?

Los finlandeses, que les han padecido de siempre, varias guerras incluidas, son muy cautos en el conflicto ucraniano, a diferencia de sus vecinos que van volados, porque los rusos, tras su crisis generacional, si los tratas bien son un oso muy mimoso y, aunque hoy tienen sus problemas, hacen excepciones y con Finlandia es y ha sido otra cosa. Obviamente, la crisis rusa también les afecta, claro, que son su tercer cliente.

¿Y el Euro?

Como habrán podido ver, el Euro no causa esta crisis finlandesa, ni determina su competitividad (o la nuestra). Tema aparte es que en nuestro sistema monetario rigen unos condicionantes muy concretos que por lo visto no se quieren entender, por más que nos cansemos en repetirlos, y hasta los finlandeses, de no ser por el BCE, irían derechitos a una trampa de iliquidez.

Seguro que eso lo saben en Finlandia y si tuvieran un gobierno representativo se habrían ajustado mucho mejor (caso americano), y lo mismo es válido para lidiar con la cábala del BCE (no confundan el Euro con el Eurosistema); por otro lado, si nuestro país se creyó lo del pisito, igual se cree el rebuzno de que el problema es el Euro, que Tsipras y Varoufakis son geniales o que los jefes de Podemos son demócratas.

Querido lector, el mayor enemigo de su bienestar y supervivencia económica hoy es, sin duda, todo aquél que esté en contra del Euro, Usted mismo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba