Macro Matters

Europa y el apocalipsis griego

Que un país haya sido cuna de una forma de vida capaz de proporcionar el mayor grado de bienestar que ninguna otra, produciendo en su tiempo una lingua franca aún hoy necesaria para entendernos, que diera origen y/o extendiera el pensamiento crítico, la regla de oro y el Cristianismo, esos tres pilares de la Civilización Occidental y que haya degenerado tanto, tiene, cuando menos, que llamar la atención de todos.

Ante semejante fracaso nacional no se les ocurre nada peor que lanzarse por el barranco del mesianismo político, algo que, como ha demostrado la historia europea, solo puede llevarles al apocalipsis; por ello hoy le daremos un enfoque escatológico a su drama y así de paso molestamos a los pensadores únicos que nos han traído hasta aquí.

La República de Mammón

Como recordarán, finiquitada la dictadura de los coroneles, y siempre con la cuestión turca presente, el 24 de Julio de 1974 abren una nueva etapa y, aprovechando el río revuelto, a los griegos les imponen el régimen más corrupto posible (ver Kunicova y Ackerman)dentro de los llamados “democráticos”: una república parlamentaria con un sistema electoral proporcional de listas de partido, que encima luego “reforzaron”.

El sistema electoral griego tiene la peculiaridad de que el partido que gana se lleva 50 escaños adicionales (250+50), siendo cualquier cosa menos representativo de los electores. Súmenle que no hay división de poderes y el resultado es un Estado clientelar mórbido que ha producido una desconexión total entre producción y distribución de la riqueza, acentuando el abismo entre carácter y destino individual; así, acabado el dinero de otros, han terminado siendo esclavos de Mammón. A ese engendro político lo llaman La Tercer República, timo clásico de creer que cambiando la forma de Estado (Monarquía o República) se resuelven temas que son de la forma de Gobierno (Democracia, Oligarquía, etc.). ¿Algún déjà vu?

Oikonomía europea

Querámoslo o no, al imponer “Bruselas” un marco económico a los países de la Unión termina teniendo una responsabilidad de mayordomía, administración, sobre los asuntos económicos de los mismos. Como esas acciones se realizan sin ninguna representatividad de los electores, la endiosada burocracia de Bruselas ha terminado dispensando sus caprichos como si fueran bendiciones, siendo Grecia su peor experimento.

Lo que ven en la gráfica anterior son los déficits gemelos de Grecia; en rojo, el de transacciones de bienes y servicios con el exterior, o déficit por cuenta corriente, y en morado el déficit público. En el Euro, como mucho y bajo condiciones muy especiales, se puede tener de forma permanente déficits de ambos parámetros en torno al 1%; lo de Grecia ha sido una verdadera locura, tanta que ya en 2002 debió producir la intervención de Bruselas, pero no, ellos están a sus cosas, que no son las nuestras.

La Gran Prostituta de Bruselas

Tranquilos, que no es el título de una peli porno, de esas que subvencionamos a la casta cultural, que no ve nadie y que luego la televisiones están obligadas a programar. No, es, si me permitan la licencia, más bien una equivalencia de una figura del libro del Apocalipsis (escrito en griego y de lectura prohibida en algunas denominaciones ortodoxas) que, como la mítica Europa, cabalga una bestia y lleva en una copa la sangre de los santos para emborrachar a los poderosos de la tierra. Aquella es de Babilonia y la “nuestra” de Bruselas. Lo de “Gran” le viene porque tiene subordinadas a otras que la imitan y que, en el caso de la UE, tendría en la casta griega a la más PIG de todas, que ya se ve que Grecia no es Finlandia a pesar de ciertas similitudes del sistema político.

¿Y qué ha hecho esta Gran Fulana a la hora del ajuste de los desequilibrios comentados? Pues rescatar a la banca francesa y alemana con el dinero de todos y meter a Grecia en una depresión (recesión + deflación) pre-nazi, elevando el paro en veinte puntos porcentuales y dando lugar incluso a episodios de malaria, tras los recortes de caballo a tres décadas de fantasía socialdemócrata, rebuznos e insultos a la inteligencia (y a los turistas). Un duro castigo por querer vivir como suecos cuando solo se les parecen, como sabemos, algo en la bandera y en el número de habitantes; cosas de una “democracia” social-listilla.

En el normal ajuste y dura intervención (visión del Dep. de Estado americano) que exigía el cachondeo griego, las cargas debieron repartirse entre ciudadanos griegos, bancos y tenedores de deuda y resto de la UE buscando reducir una deuda insostenible, pero como se ha hecho tan mal el peso de la deuda incluso ha aumentado, de forma que se irá de plan en plan, como Sísifo, hasta el colapso definitivo. Tocará hacer la quita que no se hizo, Syriza se apuntará el tanto y Podemos chupará rueda y hará analogías.

Tetelestai

Tetelestai es un término que se usaba en tiempos de Cristo para indicar la cancelación de una deuda y, créanlo o no, simboliza la división entre Protestantismo y el resto de la Cristiandad. Pues bien, algo o mucho de esto hay en la necesidad de reducir la deuda griega - ¿al 100% del PIB o a un nivel “belga”?-, que es lo que debió hacer en su momento, con ajuste duro, a cambio de empresas públicas rentables, de una vez por todas, y a partir de ahí, si Grecia volvía a endeudarse en exceso sería un problema de ellos y de quienes les prestaran porque no habría otro salvamento.

Ya se pueden imaginar lo que pesa esa deuda teniendo deflación (¿repetimos lo del PIB nominal?), con los intereses en torno al 8% (ver enlaces ECBMEC griego y BC griego) y por mucho que repriman financieramente a los pensionistas públicos griegos con un 1,8%, su servidumbre es imposible. Por otro lado, reducirla a la mitad en diez años requeriría, además, dedicar anualmente un 10% del PIB nominal; no lo conseguirían ni siendo tan ahorrativos como los japoneses, y casos aquí los hemos visto casi todos.

Harpazó

Es un término apocalíptico de la escatología cristiana que habla del rapto (o arrebato) de los creyentes, tras el cual sigue (según escuelas) el Armagedón. Obviamente no voy a negar la Doctrina de la Inminencia, pero de lo que les viene está claro, por mucho que vivan en una continua evasión, que los pobres griegos no se podrán librar y menos con el pseudo-mesías ese que parece van a elegir (¿candidato turco?), algo que ya tiene su coste y que, gracias a su sistema electoral, gobernará sin ningún control, aparte que, como sus colegas de aquí y de allí, no es un demócrata. Ya se ve que en Grecia el “arrebato” ha sido, es y será otro.

Si se aplicara el programa de Syriza (que menuda pandilla), dadas sus implicaciones fiscales y bancarias, Grecia tendría que salir del Euro, con la dura convivencia de ambas monedas. Resultado: hiperinflación, pánicos bancarios y fuga masiva de divisas, y de eso también hemos visto aquí todos los casos relevantes, de Turquía, Brasil, Polonia, Alemania, Ucrania, Rusia, etc. Nada buenas las dos caras de Jano griegas, la del pasado y la del futuro.

Lo más duro de entender para una población imbuida por el zeitgeist del mesianismo político es que, aparte de que en Economía no se pueden hacer trampas, ni magia (salvo Peridis), hacer “justicia” no resuelve su problema económico. Además, estos neo-comunistas solo traen miseria y una casta más cruel: los neo-multimillonarios de la mafia roja, troskista o no, y aquí ya conocemos alguno. Tomen nota, que como antes en Latinoamérica (las similitudes son sorprendentes), aquí podría venir algo muy parecido si no lo evitamos.

Pueden seguir mis “tweets” en la siguiente dirección: @L_Riestra. Feliz Año a todos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba