Macro Matters

Descentralización del Estado y Crisis

Ese es el tema que empieza a preocupar seriamente a la Comunidad Internacional y al Mercado de Deuda cuando ponen la lupa sobre España; no lo hacen por gusto, si no ante la evidencia del riesgo sistémico global en que se ha convertido nuestro país. Para mí también representa la oportunidad de debatir con algunos de ellos otros casos (incluidos estados centralistas) de la OCDE con insostenibilidad fiscal, también críticos, aunque no tanto como el nuestro.

El mayor problema que tenemos en nuestro país para trabajar este tema es que tan pronto alguien intenta aportar objetividad al debate, como fue el caso del BBVA sobre las balanzas fiscales, de inmediato se le ataca vilmente e incluso se les acusa de mentir con las estadísticas oficiales. A la dificultad intrínseca del trabajo estadístico se une la deshonestidad calculada de quienes dominan nuestra política, con su enfermizo deseo de imponer su mentira a cualquier precio.

Para tratar este tema usaremos la estadística recogida por la OCDE sobre ingresos y gastos por nivel gubernativo y compararemos a nuestro país con otros tres casos, Suiza, Alemania y Estados Unidos, aunque lamentando no poder ir más a fondo en un sinnúmero de temas por razones de espacio.

“No Taxation Without Representation”.

He querido comenzar el análisis comparativo de los ingresos con el viejo lema anglosajón de “ningún impuesto sin representación (política)”, porque el simple hecho de votar gobiernos no significa la existencia de Representatividad ni garantiza cierto control del gasto de las apropiaciones que el Gobierno impone a los ciudadanos. De los cuatro casos aparecen dos grupos por orden de grado: de un lado Estados Unidos y Suiza (por sus referéndums), con alta representatividad, y por otra Alemania y España, cuyos sistemas de listas de partidos y elección proporcional, producen baja representatividad política, que en el caso español es casi nula.

La mayor evidencia de nuestra nula representatividad es la existencia de esa válvula de escape que son los “defensores” del Pueblo y el ejército burocrático a su mando. Si el diputado de la circunscripción electoral representara de verdad a sus electores, no necesitaríamos ese parche institucional puesto a dedo por la casta política.

En la siguiente tabla tienen los ingresos por nivel gubernativo (States equivale a C.C.A.A.), en valores absolutos en millones y moneda local a la izquierda y distribuidos en porcentaje a la derecha; se adjunta lo que la OCDE llama Seguridad Social, principalmente desempleo y pensiones, descentralizado o no, a título informativo.

Podría parecer que España no queda tan mal en la comparación de proporciones, pero ha de aclararse que en los ingresos públicos, que incluye “entes” públicos (sin éstos lo vimos en Las Cuentas del Reino donde coincide el déficit total, lógicamente), en los de nuestro Gobierno Central hay cerca de 110.000 millones por imposición directa finalista de la Seguridad Social (algo parecido al caso USA); corregida esa partida nuestro gobierno central no es ese 42,25% de los ingresos públicos totales si no un raquítico 10%. Otra cosa son las mentiras que cuentan los políticos sobre su invento ruinoso.

Contrastamos con Suiza, donde el peso de la recaudación recae sobre los cantones (“States” en la tabla), que no tienen ningún inconveniente en dotar de recursos al Gobierno Central, incluso incurren en déficit, para que pueda ejercer su imprescindible función correctamente ni en usar el término Nacional donde haga falta. Tema aparte es el dolor de cabeza que les representa la competencia por contribuyentes globales entre cantones y su necesaria armonización fiscal.

La mayor particularidad española es que por la deslealtad crónica de nuestros políticos y a fin de evitar un gobierno central fuerte, que coincide con el de mayor, aunque mínima, representación percibida por los ciudadanos (véase participación electoral nacional vs. regional-local), el llamado bloque constitucional ha impuesto un Sistema que, aunque surgiera un liderazgo honesto, impide un gobierno central fuerte que acabe con su corrupción sistémica y dejando a los ciudadanos al pairo en tiempos de crisis grave. Este proceso perverso lo completó Zapatero con “sus” estatutos de autonomía, trayendo una disfuncionalidad grave similar a la que llevó al Sistema Educativo, al Financiero o al Energético (con su déficit de tarifa de 20.000 millones de Euros), por citar tres casos críticos; para colmo, hoy se intenta con calculada deshonestidad que olvidemos lo que nos ha hecho.  

Descentralización del Poder, Gasto Público y Corrupción.

La descentralización del poder busca principalmente combatir la tiranía, es un complemento de la Separación de Poderes (enlace a explicación breve) que es la que realmente abre la puerta a tener un verdadero enemigo de la corrupción y del abuso de Poder; huelga decir que en España no hay Separación de Poderes. Otra cosa es que nos hayan vendido la descentralización como cercanía al ciudadano, que es más un problema de buena organización y honesta lealtad con los contribuyentes si se fuera consecuente con los principios democráticos, que ya se ve no es el caso de nuestros políticos.

Surgen de nuevo dos grupos: los que priman la Libertad (Estado Unidos y Suiza) y los que priman la Igualdad (Alemania, España). Ningún sistema es garantía contra la corrupción, ya que intervienen también factores históricos (sobre todo en EEUU, donde la separación de poderes es real) y culturales (Suiza, Alemania y España), en los que sería muy largo entrar, pero lo cierto es que quedamos los últimos de todos (enlace a ranking); ninguna sorpresa conociendo la fauna política local.

Cuando vemos los gastos se agrava nuestro desorden y el Estado empeora aún más, porque, aunque si hacemos la corrección de las pensiones “sube” al 15,2% del total de gastos (aunque vamos con déficit), hemos de pensar que el Gobierno Central avala las deudas de todos y, hoy por hoy, es quien asume el endeudamiento general, principalmente de comunidades autónomas (incluyendo cajas y otros entes corrompidos). Y todo con un 10% “libre” de los ingresos totales. De locos.

La OCDE no informa sobre los municipios americanos y los incluye en los datos de los Estados, estando bien los datos sobre totales y la información del Gobierno Central. Aún así, lo cierto es que en Estados Unidos el mayor gasto público, después del Gobierno Federal, lo hacen los municipios, como pueden inferir de los datos de empleo público del “paper” de este enlace (última gráfica).

Los Responsables del Déficit:

En España son, principalmente, las autonomías, con un 55,8% del mismo; en pura lógica matemática ha de ser así pues se ha destruido la capacidad estabilizadora del gobierno central; radicalmente distinto es el caso alemán, donde el reparto es más racional. En Estados Unidos es el Gobierno Federal, sobre todo por el esfuerzo estabilizador de la debacle económica del 2.008 y por el gasto sanitario, al que no quieren poner solución (ni Obama ni nadie) manteniendo los privilegios monopolísticos de los lobbies sectoriales. En Suiza no extraña el déficit cantonal aunque si el superávit nacional: curioso; en su Seguridad Social, el déficit es por temas demográficos y de la Crisis.   

Noten en la tabla anterior que, en valores absolutos, nuestro déficit total más que duplica el alemán y el de las Autonomías lo supera por un 25%, cuando tenemos una economía dos veces y media menor. Alemania ya está muy endeudada y con poca capacidad de ayuda (ver sección “quien mal empieza…”), ¿o creen que irá más allá que Italia, a la que le tocan unos 20.000 Millones del Eurofrob? Difícil. ¿Entienden ahora a la Señora Merkel?

Reparto del Esfuerzo del Ajuste Económico.

La siguiente tabla les será más familiar ya que los datos para España salieron a la luz cuando el actual gobierno, en contra de la costumbre habitual de nuestros políticos, decidió decir la verdad. Está hecha con los datos anteriores en proporción al PIB nominal, de forma que, además, validan las anteriores tablas; la parte derecha dimensiona ese esfuerzo en relación a los ingresos. En nuestro caso esa parte derecha nos diría la carencia bruta de impuestos y tasas para cubrir la corrupción generalizada y el desorden de gestión de nuestros políticos.

Lo correcto no sería adelgazar gobierno Central, que ya es incapaz de dar estabilidad macro, si no que el ajuste, obviamente, se haga en los niveles descontrolados: los Ayuntamientos y sobre todo las Autónomas, aunque no todas son iguales, y, una vez hecho eso, si no hay más remedio, subir cargas fiscales y siempre de forma progresiva, a ser posible en momentos de crecimiento, aunque esto último este gobierno no sabe cómo conseguirlo ni creo que estuviera dispuesto a hacer lo necesario.

El caso americano, que tanto gustaba citar a Zapatero como justificación de sus fantasías manirrotas, es el peor ejemplo, pues al poseer la moneda de reserva internacional y el mejor y más transparente balance financiero del Mundo (no como el nuestro), la situación es muy distinta aunque su desequilibrio es también insostenible, como han dicho Geithner y Bernanke repetidamente; lo que ya es definitivamente imposible es superar esta Crisis sin lealtad institucional y sin un Gobierno Central fuerte que permita alcanzar la estabilidad macro que el Sistema Económico exige inexorablemente.

© Luis Riestra Delgado 7/06/2.012.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba