Macro Matters

Nuestra Deflación a Medias

Como es conocido, España sufre una Depresión Económica que se concreta en un altísimo nivel de Paro, cierre masivo y continuado de Empresas, Insuficiencia Fiscal estructural y una parte del Sistema Financiero, la politizada, al que urge desde 2.008 una reconversión en toda regla. En esa situación y por encontrarnos en la última fase del Ciclo Largo, lo normal sería que sufriéramos un proceso deflacionario, sin embargo esto solo está ocurriendo a medias; hoy veremos porqué y quiénes son los responsables de esa situación y si es conveniente o no. 

La Deflación es un fenómeno al que, a pesar de su recurrencia secular, los economistas no suelen prestarle la atención debida y, padeciéndola, terminan entendiéndola cuando ya está a punto de expirar. La caída prolongada del nivel general de precios suele pensarse que es lo contrario de la inflación, pero no es exactamente así; lo común en las deflaciones (enlace a ejemplos), sobre todo las “recientes”, es que esa caída sea intermitente y moderada, aunque el drama irlandés se salga de esa norma.

Para estudiar nuestro caso analizaremos los sectores principales con un ranking sectorial de más inflacionario a menos, atendiendo a su cadena de valor, esto es, observando la inflación (o no) que generan al agregar valor, PIB, y lo veremos en las dos caras con las que se estima el mismo: la del gasto (demanda) y la de la producción por sectores de actividad (oferta). De forma que en las tablas siguientes cuando vean un sector en color marrón piensen en demanda y si es en azul en oferta, en producción.

Sectores “Inflacionarios”.

Lo ponemos entre comillas porqué no se puede decir que tengamos un problema de inflación; el problema de empobrecimiento general nos viene por otras causas: paro, ajuste sistémico de la burbuja inmobiliaria inducida, recesión y abrasión fiscal; pero no por inflación. Los tienen en esta tabla:

  1. “Servicios” Inmobiliarios. Ha salido primero el más difícil. El INE, y no voy a discutirle a sus expertos estadísticos sus imputaciones, calcula el “servicio” que nos generan nuestras viviendas y siendo una nación de propietarios, algo bueno excepto por la burbuja inducida, es lógico que pese en el PIB, 7.1%, y que resulte inflacionario, pues aunque el alquiler está en franca deflación, el coste puro de habitar una vivienda se encarece por toda una serie de intervenciones políticas, algunas con tintes casi delictivos. Este sector tiene un importante efecto en el IPC, un índice que se calcula según valor final de productos y no como hoy, que vemos índices según valor agregado de la producción (excepto importación y exportación)
  2. Impuestos Netos Sobre Productos. Tras la fuerte Deflación del 2.009, nuestros políticos lo “arreglan” y sube 20 puntos por el nuevo IVA de Zapatero en 2.010. Se prefirió, como ahora con Rajoy, más paro privado y menos contribuyentes, que despedir a sus camaradas.
  3. ISFLSH. Incluye ONGs y organizaciones altruistas como Cruz Roja y Caritas, que tienen claro que nunca se es un segundón poniendo a los demás primero y lo que tienen lo gastan en los necesitados, no son negociantes; Dios les guarde. Otra cosa es la inflación vía sindicatos, partidos, ONGs negocio, fundaciones públicas, etc. que también entran en ese grupo.
  4. Importaciones. El determinante inflacionario sin duda es el petróleo y otras materias primas.
  5. Comercio, reparaciones, transporte y hostelería. ¿Inflacionario? Es por el transporte, que incluye el de todos los tipos, público (politizados, aves, etc), particular, aéreo, etc. El drama del comercio minorista lo tratamos en su momento (enlace) y en hostelería lo conocen (enlace).
  6. Industria en General. Vuelven a aparecer sectores energéticos y monopolios de suministro regulados. La casta política y sus ideítas quieren hacer de ellos como con las cajas; de nuevo el trabajo de lobby de estos sectores es de pena; las victimas: consumidores y empresas en general.

Sectores “neutros”.

Son agrupaciones de actividad con una tasa compuesta (como el interés) anual menor que uno. El Consumo (7º) lo vimos la semana pasada, a las exportaciones, con su excelente comportamiento (son el futuro), les dedicamos una serie; el décimo puesto está bajo fuertes presiones por empobrecimiento de la población.

El PIB como decimo primero, nos da la inflación media implícita, e indica que la inflación no es problema en términos de competitividad global y que los encarecimientos que sufrimos en el consumo interno van a empobrecimiento por la mala gestión política.

Los puestos 12 y 13 vienen por traspaso de costes a los contribuyentes o por rebajas indiscriminadas y regresivas de salarios, más que por mejoras de gestión. Merece recordar el caso de Núñez Feijó (enlace a una buena entrevista), Presidente de Galicia, que cuando intentó introducir medidas de eficiencia en el sector sanitario casi le procesan; solo falta que una especie de coalición de  viejos y obsoletos profetas aborten la regeneración allí.

Las actividades profesionales, en promedio, han optado por asumir los costes comentados arriba y mantener tarifas; cosa distinta es la facturación total. Este es seguro el caso de muchos lectores.

Sectores Deflacionarios

La Formación Bruta de Capital es intensiva en energía, la Construcción (no confundir con precio de la vivienda) menos, ambas, y a pesar de la dura Depresión que padecen, no han conseguido abaratar su producción, algo que empeora su ya difícil situación.

Información y telecomunicaciones, debe su deflación principalmente al ajuste reciente de los medios politizados, sobre todo (pero no solo) la que se dice progresista, que empieza su ajuste con la ruina socialista y que llega tarde y mal a internet; la pujanza competitiva en publicidad de los medios nacidos puros para la Red de Redes (casi ex nihilo) les permite navegar aparte. En las “telecos” tenemos un oligopolio que, regulación política paparte, debe rectificar temas estratégicos y de gestión.

Lo del sector agrícola sí es muy preocupante, pues su viacrucis no es tanto por la Crisis particular española, si no por el desatendido tema de la distribución, el intervencionismo político europeo; enfrentan un serio encarecimiento de insumos y la dura competencia Global.

El último del ranking es el sector financiero, pésimamente mal atendido por el gobierno y los reguladores y donde, por intereses políticos, se han aplicado y se siguen aplicando todo tipo de inventos (uno “viejo” ejemplo vivo de continuismo) propios de amateurs y chapuzas. Es calve para salir de la crisis y no se le reconvierte adecuadamente por mangoneo político.

Deflación Buena y Apropiación Indebida.

Existe una deflación buena en la que los individuos y las empresas se enriquecen por el abaratamiento de las compras y, si están muy endeudados como en nuestro caso, aprovechan esas ganancias para ahorrarlas y reducir el peso de la deuda; sin embargo, y aún teniendo cada sector su tratamiento correcto, en España, lo bueno de la Deflación no puede aprovecharse, en parte por el encarecimiento de las materias primas, pero que abre la puerta al negocio del reciclaje y el ahorro energético, pero también, en gran medida, porla voracidad fiscal de la casta política que se apropia indebidamente de esas ganancias.

Esta semana nos hemos centrado en la parte de precios del pasado ciclo económico, que bien puede parecerse al próximo pues la política es continuista en líneas generales. La semana que viene entraremos en temas de volumen, de crecimiento real, como espejo de lo que puede venir, aunque con serias matizaciones, que, ya les adelanto, nada será parecido al 2.008-2.009, pero tampoco habrá el rebote del 2.009-2.010.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba