Macro Matters

Déficit primario y el “burro” de Varoufakis

Hoy veremos un indicador al que prestan bastante atención los inversores en deuda pública, el llamado “déficit primario”, que a su vez nos servirá para analizar el caso griego, uno que demuestra una vez más lo que hemos dicho en este blog en distintas ocasiones: en esta crisis, si haces las cosas bien terminas regular y si las hace mal, fatal. Pero vayamos por partes.

Déficit primario

Hay distintas variantes de este término pero nosotros tomaremos la definición de déficit primario de “Montoro”, que reza así: “ingresos totales menos gastos sin intereses”. Más allá del contenido del enlace, de lo que se trata es de quitar del déficit la parte de los intereses netos (ingresos en intereses – gastos por intereses), para ver si, inflación o deflación aparte, nos endeudamos para pagar intereses de la deuda pública.

¿Eso de endeudarse para pagar intereses, a Ustedes que les parece? Espero que mal, ¿no? Bueno, en realidad es más complejo, porque si estuviéramos haciendo inversiones con buenos retornos futuros y eso exigiera un déficit temporal, pues podría aceptarse; cosa distinta es que se construyan Aves y aeropuertos a la casta. Luego está el déficit para estabilizar una economía que afronta una crisis que le exige un cambio estructural que si lo hace bien podrá pagar la deuda; como se ve, la clave está en la buena gestión pública, pero como no hay, pues es un mal asunto endeudarse para pagar intereses.

En este debate siempre aparecen los propagandistas del multiplicador, según el cual la inversión pública tiene un efecto multiplicador en el PIB que luego produce mayor recaudación (o no), siendo memorable el patinazo del hoy candidato Carmona y su multiplicador “sideral”. Así, aprendices de brujo y verbo alegre han arruinado países con su labia y sus intereses; ya saben, pin, pan, pun, más deuda, más impuestos, más paro, más déficit y así hasta la ruina final.

Lo que sería difícil ya es engañar al ciudadano usando la gráfica anterior y diciendo que Italia está mejor que Alemania, cuando lo que ocurre es que esta última tienen menos deuda y se financia más barato. Pensemos que Italia ha tenido que hacer enormes sacrificios para reducir su déficit total (lo que puede controlar) para que no se le dispare lo que no puede controlar (los tipos de interés, Draghi aparte), y lo que le queda de esfuerzo: generaciones. Habría un caso hipotético de deuda y déficit cero, con superávit primario cero y que estaría mejor que el resto del mundo en ese parámetro, tema aparte sería en infraestructuras, etc.

El ataque de los PIIGs

La mayor utilidad de este indicador está en ver su evolución dentro del marco general de una economía y, como ejemplo, los llamados PIIGs (directa o indirectamente rescatados), han mejorado mucho desde 2010, siendo España la que menos, entre otras cosas porque tenemos pendiente buena parte del cambio estructural del sector financiero, porque el ajuste serio empezó en 2012 (estamos en el descansillo electoral) y por el efecto Draghi, claro, cuyo QE y su represión financiera ha llevado hasta tipos negativos; nuestro caso es parecido al de Italia, de donde incluso nos quieren colar el autogolpe de la oligarquía de partidos con la doble vuelta de tuerca electoral.    

Los “peores” de la OCDE

De un total de treintaisiete, estos nueve “peores” podrían separarse en dos grupos, los que tienen gobiernos representativos y que han conseguido evitar IPCs negativos, Australia, Estados Unidos y Gran Bretaña, y Francia, que gracias a la calamidad de Hollande solo lo ha conseguido parcialmente; en principio deberían salvar la situación y en el próximo ajuste fiscal deberían volver a hacerlo mejor que lo otros con gobiernos no representativos, encabezados por ese desastre económico y demográfico que es Japón.

Los nueve “mejores” de la OCDE

Conviene ver quiénes son los que lo hacen mejor entre los desarrollados (siguiente gráfica), huyendo siempre de analogías facilonas, para ver si aprendemos algo. Noruega es un caso aparte por el efecto petróleo y su fondo soberano, la siguen Islandia, con su particular tratamiento de la crisis, Grecia y otros PIIGs y Luxemburgo, ese paraíso de la casta europea (Luxland), seguidos de Alemania y Suiza, tratados aquí con detalle, estos sí ejemplares por su reducción de Deuda/PIB y presupuestos equilibrados, aunque no por su excesiva fiscalidad que penaliza el consumo, la demografía y el crecimiento.

Varoufakis, el peor economista del sigo

Desconocemos si el “amigo” de George Soros, con quien recientemente compartió audiencia en Paris sobre el futuro de Europa (reunión de pastores, oveja muerta), tiene de mascota a tan simpático animal, que no va de eso ni mucho menos de insultarle, sino de que las acepciones de burro y sus usos benévolos le van al pelo a este economista con síndrome de Peter Pan. Ya sea como “burro cargado de letras” y no me refiero a la mochilita esa que lleva a veces, ridículo en un tío con cincuenta y cuatro tacos que además es ministro, sino porque a pesar de su trayectoria “no discurre con inteligencia” y va como “burro sin mecate”, comportándose como una “persona bruta e incivil”.  

Como miembro destacado del partido del gobierno, este ex-asesor del castuzo Papandreu, ya debió en su momento, durante la campaña electoral, marcar las líneas rojas del programa electoral en temas económicos y una de ellas debió ser “no dudar ni un minuto de la permanencia en el Euro y dejarlo meridianamente claro”. ¿Hizo eso? No, ni antes ni después; resultado: crisis de confianza, fuga de capitales, agravamiento hasta el extremo de la crisis bancaria e inversión de la senda positiva del crecimiento (ver siguiente gráfica), devolviendo a Grecia a la recesión. Lo peor que se puede hacer: abortar una recuperación; han conseguido hacerlo incluso peor que Hollande, que ha perdido años valiosísimos y que a los griegos puede suponer dos años de buen crecimiento (salvo mas UE), que sería como si nosotros perdiéramos un millón de nuevos empleos.

El superávit primario griego se debe a que su déficit público es próximo a cero porque nadie les presta, el penúltimo fue la UE y no da más (el ultimo el BCE, mas de 100.000 MM de salvamento bancario), y a que el servicios de la deuda son un 4,2% del PIB gracias a las facilidades de la UE (que también le da otras ayudas por estar por debajo de la renta media europea) y sin esos intereses preferenciales tendría que intentar financiar su casi 190% de PIB de deuda a intereses astronómicos tras despeñarse por el barranco de la insolvencia. La transferencia total, directa o indirecta (tipos preferentes) podría exceder el 15% del PIB cada año, pero a estos pirómanos eso les parece poco, insultan y todo parapetándose en un apoyo electoral de poco más del 23%del censo.

La tragedia de Grecia la vimos y no podemos ahondar más en lo que debieron y deberían hacer, solo concluiré diciendo que cuando no se tienen gobiernos representativos y encima se “elige” según qué políticos, solo se puede esperar ruina sobre ruina y años perdidos irrecuperables, siendo un caso más de un gobierno que desperdicia los sacrificios anteriores. Para colmo,  tienen un premier neo-comunista, Tsipras, quien, como expresión de su credo, “bautizó” a su hijo en recuerdo de ese fanático y asesino que fue el Che Guevara (ver artículo de “El País”), uno que además, área económica por la que pasaba la convertía en un erial; semejante homenaje solo puede hacerlo un salvaje o un ignorante y con gente así, que antepone su ideología y malas ideas a las personas, Grecia está perdida. ¿Cometeremos nosotros el mismo error “eligiendo” personajes parecidos? Ustedes mismos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba