Macro Matters

Curva de Phillips y paro al 8%

Como es sabido, el mayor problema económico de España es el paro, ese drama ignorado por décadas y al que no se quiere dar solución porque se prefiere estar a otras cosas, más sublimes, más ideológicas, más acordes con un orden cívico disfuncional que, lamentablemente, todo parece indicar que habrá que esperar a que se devore a sí mismo, con todas las consecuencias y sufrimientos que ello implica; a ese mal, “ahora” se le ha sumado esa realidad sistémica largamente anunciada en este blog: la deflación. Hoy veremos ambos temas, que se “encuentran” en la Curva de Phillips, y una propuesta (¡por fin!) de reducir el paro al 8%.

Paro e inflación

La historia reciente, como saben, tiene dos caras: la primera, hasta 2007, cuando se desarrolló un modelo imposible y especulativo con su espejismo de reducciones de paro (línea azul, siguiente gráfica) e inflación moderada (línea granate); y la segunda, de más evasión de la realidad, pagada a fuerza de deuda pública, paro y emigración, obviando el cambio de modelo y esperando a ver si escampa cuando no fomentando opciones suicidas como Podemos, última tribu de pirómanos de nuestra fauna política salvaje.

Como es lógico y natural, un aumento del paro reduce la presión sobre los precios vía costes y demanda; sin embargo, lo más preocupante de esa evidencia es que cuando comienza la recuperación - esa definición económica que tanto se intenta manipular - allá por el primer trimestre de 2013 cuando la recesión tocó fondo (que anunciamos en primicia, con su interés bursátil, etc.; luego ha habido muchos y malos plagios, etc. “cosas de Hispania”), es que al comenzar la reducción del paro la deflación se ha agravado. Para colmo algunos quieren atribuirla a la bajada del petróleo, fenómeno reciente. ¿Pero, como se relacionan empleo e inflación, o paro y deflación?

La Curva de Phillips

Tiene su origen allá por 1958 cuando el economista neozelandés William Phillips, un personaje excepcional, estudió la relación entre el paro y los salarios nominales en el Reino Unido entre 1861 y 1957. Sus estudios empíricos demostraron que había una correlación negativa entre la tasa de paro y la inflación; es decir, a más paro menos inflación.

Nada del otro jueves. Es como decir que a mayor capacidad de producción disponible habrá menores presiones sobre los precios, solo que él “formuló” su hipótesis y la comprobó; es decir, hizo lo típico que hacen los economistas en otros países, porque aquí están al populismo ideológico y así nos va, que luego salen como salen los programas políticos de los catedráticos-vedette de los Media.

En la siguiente gráfica tienen la Curva de Phillips española, que por cierto tiene un coeficiente de determinación mayor que la americana, indicando que aquí el paro influye más que allí en la tasa de inflación, lo que a su vez debería llevarnos a ulteriores investigaciones y a una reflexión política y sindical, pero como en este país hay tantos observatorios subvencionados inútiles, que ni siquiera protestan por los extraños cambios del INE que parieron casi 400.000 ocupados en marzo del 2013, seguimos con un debate económico de pena. Luego añádanle que siempre aparecerá un saboteador despreciando el trabajo empírico y poniendo ejemplos idiotas del tipo “ventas de silla y precipitaciones”. En fin, ¡país!

Los que estudiamos los Ciclos Largos siempre echamos en cara a Phillips que, tras estudiar una serie larga que incluía dos períodos deflacionarios, no fuera consecuente con esos períodos tan relevantes de la historia. En todo caso y a pesar de esa seria deficiencia, Phillips saltó a la fama precisamente en un momento muy concreto de dichos ciclos.

Paroxismo sindical y Ciclo Largo

En la siguiente gráfica pueden ver el Ciclo Largo español ilustrado según el Índice de Precios al Consumidor o IPC (no confundir con la tasa anual). En ella pueden ver la evolución de los precios de la “cesta” de productos del INE desde 1961 hasta nuestros días; la hemos puesto en escala logarítmica para ver órdenes de magnitud.

El presente ciclo largo, que en España empezó tarde por el dogmatismo político (el zeitgeist de nuestro ciclo generacional), tiene como motor las aplicaciones de la electrónica y, como en todos, al principio oferta y demanda se acoplan bien, generándose mucha producción sin tensiones importantes en los precios, es la fase reflacionaria (cuadrado verde en la gráfica siguiente); en el caso español, en diez años el valor de la escala no llega a duplicarse, en la fase inflacionaria se multiplica por 8 en quince años, en la siguiente por 2 en el mismo lapso y en la actual, la deflacionaria, va por 1,5 y eso que se han hecho intervenciones fiscales y monetarias masivas, hasta que se acabe la munición y ya veremos si el índice cae un 30% como lo ha hecho en los casos anteriores, que a ver como se ajustan a eso el valor de las ventas, los salarios, la recaudación, etc. al tiempo que se pagan las deudas que tenemos, y no es que no lo avisáramos con tiempo de sobra

La mejor parte para la personas del común en el Ciclo Largo es la primera mitad, esto es, las dos primeras fases (la peor es la actual), a partir de ahí la prioridad debería ser el empleo y las ganancias por productividad. Tan es así que el paroxismo sindical se alcanza a mediados de los ochenta, donde la espiral precios-salarios estaba destruyendo la economía y al que pasan página Thatcher y Reagan, Mitterrand, Palme y otros; en España se cerró mal con las huelgas políticas de Redondo contra Solchaga (“que menuda pareja, Dios”), justo en un período en que volvía el alto crecimiento pero con baja inflación y claro, había que malograrlo, que a saber qué negociado se llevaban aquellos dos.

¿Y que piden ahora esos sindicatos animados por la ministra de “empleo”, verdaderas termitas de nuestro bienestar, que todavía mantienen los esquemas de los ochentas? Pues un aumento salarial del 1,5% con una deflación del 1,3%; o sea, una ganancia real del 2,8%mientras en Alemania piden la congelación.¿Estamos locos o qué? ¿Y los parados? QSJ, que diría la castuza de Castellón. ¿A alguien le interesa el paro?

Los empresarios se lanzan

En medio de esta falta general de criterio económico aparece la propuesta empresarial de reducir la tasa de paro al 8% de aquí al 2018, y eso que no venía de Bilbao precisamente. No les vamos a hacer todos los números pero, para que nos hagamos una idea, eso significaría, si usamos datos EPA, bajar unos 15 puntos la tasa de paro en cuatro años; es decir, aumentar la contratación en 3,6 millones de personas, unos novecientos mil empleos por año, cifra inédita que exigiría crecer el PIB al 4,9% anual y que saliera todo bien. Similar cálculo con datos INEM, requeriría crecer sobre el 4%. Eso es lo que nos dice la Función de Empleo española, todo hecho y dicho con la enorme reserva de nuestras malas estadísticas.

Datos demasiado optimistas y cuestionables pero al menos alguien relevante se ha mojado y puesto un objetivo sobre la mesa, a partir de ahí vendría el debate en el que no se puede hablar con propiedad si no se parte del cambio estructural que requeriría eso, haciendo los números para conseguirlo en 4 años (lo pedimos en 2009) evitando errores pasados, considerando el horizonte demográfico que nos espera, sus retos fiscales, nuestro balance macro, viendo aspectos educativos e institucionales y un largo etcétera en el que nunca ha de olvidarse a las PYMES.

Tengo que decir que es la primera propuesta de este tipo que ha llamado mi atención en décadas. No es perfecta, no nos importa, aquí repelemos el mesianismo, pero sí es suficiente para empezar un debate serio y ponerse a trabajar. ¿Hagámoslo, no? Buenos economistas hay, no son muchos pero ahí están. Lo que si adelanto es que un cambio tan complejo es imposible sin un gobierno representativo (ejemplos de éxito los hemos visto casi todos) y creer que una camarilla de listillos lo va a conseguir es la peor forma de hacernos perder otros siete años, justo los que faltan para lo más duro. ¿Qué, empezamos o destrozamos otra generación con fiestas ideológicas? Ustedes mismos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba