OPINIÓN

Más Cuarto Reich, de momento

Las deslegitimación gubernativa no es solo cosa de que un minoría exigua gobierne en Alemania y, a través de ella, a la UE, que hay que ver lo que da de sí unas Corporaciones y unas pymes hercúleas, sino en la propia Francia.

Más Cuarto Reich, de momento.
Más Cuarto Reich, de momento. EFE

Solo hay un país que en los últimos doscientos cincuenta años ha traído más muerte y destrucción a Europa Occidental que Francia y ese es, como saben, Alemania, y ambos, como saben también, desde hace tiempo, han formado un eje para gobernarnos y no hay quien les tosa. Dicho cobra fuerza y vigor tras la reunificación alemana, allá por tiempos de Mitterrand y Helmut Kohl. Desde entonces, Alemania ha hecho sus deberes mientras Francia, con sus distintos presidentes a la cabeza, se ha dormido en los laureles y en un crecimiento económico exiguo y engañoso.

France vs Germany - GDP growth.
France vs Germany - GDP growth. L.R.

Ruptura de equilibrios

Antaño, para mantener la estabilidad en Europa occidental y evitar que una potencia la dominara, los británicos intervenían en favor de unos y otros al punto de, por ejemplo, apoyar decididamente la Reunificación Italiana o jugándose su propia existencia en dos guerras mundiales apoyando a los franceses, quienes, en pago a dichos sacrificios, siempre han intentado echarles de la UE y hoy, a través de sus lacayos en Bruselas, incluso quiere cobrarles por haber saltado del manicomio de la UE. Pero tanta grandeur de listillo, que quiere enmendar y mejorar a De Gaulle, ha terminado dañando la posición financiera francesa, dejándola hoy al diktat alemán.

France vs Germany - State Net Debt.
France vs Germany - State Net Debt. L.R.

Para colmo de males, al frente del eje franco-alemán hoy tenemos a dos personajes que, a pesar de haber disfrutado de todas las oportunidades imaginables a izquierda y a derecha, han optado por la esterilidad, que tal vez sería normal en los años sesenta del pasado siglo, esos en los que se formó el carácter de la generación sociópata que los ha puesto ahí. Guste o no, dada la situación moral y demográfica de Europa, dice mucho de la postura vital de la ama y su lacayo, dos personajes paradigmáticos de la degeneración de un orden y del pensamiento de un tiempo, de dos sujetos que, aislados de la realidad de los ciudadanos europeos, van a experimentando con nuestra existencia, algo que además hacen con poca o ninguna legitimidad, incluso en sus propios países.

El Reich

Normalmente, cuando se usa la expresión "Cuarto Reich" la gente, en una especie de amalgama de traumas, suele acordarse del tercero, del cabo de Bohemia en su caravana de Mercedes descapotables paseando por los Campos Elíseos, mientras se dirige altivo en dirección al Arco de Triunfo tras conquistar la Ciudad de la Luz como símbolo de la sumisión de Francia a Alemania, fruto del Triunfo de la Voluntad satánica del Fürer. Una vez sometida Francia y el continente, uno de sus planes fue eliminar a los europeos y a los estados que, según sus peculiares delirios, no daban la talla . En su intento de cambiar la demografía y el credo alemán, los dos pilares fundamentales del sujeto constituyente de su país, tras "borrar" a Polonia, con Francia y otros países como títeres, coqueteó con el Islam y se enfrentó a rusos (URSS), británicos y estadounidenses. ¿ Algún déjà vu ? Muchos, sin duda.

Coincidencias criminales aparte, el Reich alemán no siempre fue algo tan abominable, sino una estructura de gobierno débil y amoldable en que distintas estirpes nobiliarias (o castas) de distintas naciones explotaban un espacio geográfico y a sus gentes. Era el Sacro Imperio Romano Germánico o Primer Reich, que empezó allá por 962 y aguantó hasta 1806; con él y Sissi aún fantasean los tontos útiles de cierta casta política pervertida. Entonces se buscaba la legitimidad política en el exterior y en la Cátedra de San Pedro y hoy, que todo es mucho más cutre (vaya Usted a comparar), nuestra casta de la oligarquía de partidos estatales también la busca fuera (Obama, Trump, Merkel, Chávez, Bruselas, etc.) y en las cátedras de las fábricas de colocados que son las universidades; y siempre, cualquier cosa menos que el sujeto constituyente elija representantes , que así aseguran poder seguir aplicando sus ideítas y hacer sus experimentos políticos y demográficos.

Posteriormente, en 1871 aparece un Segundo Reich, este sí todo alemán (o casi), tras la primera unificación alemana, de impronta prusiana, que es federal y, por tanto, tiene la forma imperial de la Monarquía como forma de Estado (El PSOE quiere un estado federal, ¿traerán el Imperio? Ah, Ideicas made in Ferraz). Duró poco pero trajo, con el anterior cambio de ciclo generacional, una Guerra Mundial, la primera. Desde entonces, una vez más y buscando fines parecidos, los sistemas electorales, salvo en Francia, evitan que el sujeto constituyente se auto determine eligiendo representantes.

Un gobierno ilegítimo

Merkel y Macron (¿en este caso, quién ha de ir delante, el burro o la señora?) toman posesión tras unos resultados electorales mediocres (de tal palo ...) pero da igual, el caso es que dos sujetos (ama y lacayo) de dos países, con unos 140 millones de habitantes, gobiernen a otros 28, con 508 millones. El nirvana de cualquier oligarquía política de científicos sociales desquiciados; y mientras, monsieur Guillotine a por uvas.

En el caso alemán, su sistema electoral es un engendro mixto de representativo del sujeto constituyente y de la oligarquía de partidos estatales establecida desde los cuarteles generales aliados en París tras la Segunda Guerra Mundial. Así, con un voto elijen 299 representantes por el sistema mayoritario simple ( Westminster ) y con otro, vía sistema proporcional de listas de partidos estatales (el de aquí), otros 299. Ole,- ¿no querías votar?, pues toma dos votos, que semos muy "demócratas" . Luego rizan el rizo con una corrección para añadir otros, que la ideica es "per-fec-ta".

Perversión y experimentación

Con ese sistemita perverso, la oligarquía de partidos estatales obtiene ideas y propuestas del sujeto constituyente (vía los 299 representantes) y luego hace con ellas lo que le sale de la puerta de Brandemburgo. Isn't it great? O grossen, porque necesitará una gran coalición, ya que, con esa mala forma de gobierno, Frau Merkel perdió votos y obtuvo menos del 30% de los sufragios , y así, con 13 millones y pico de "votos" (media representantes + lis@s) impone sus experimentos a 508 millones de "uropedos", gastándose enormes fortunas del sujeto constituyente alemán al que privan de toda representatividad, como al resto de europeos y, gracias a eso y a nuestra servidumbre voluntaria, somos sus cobayas . Y así va la demografía, que a medida que pase el tiempo y cambie sus composición nos dará más y mayores disgustos.

France vs Germany - Demography.
France vs Germany - Demography. L.R.

Ese sistema electoral es el que permite que un patán como el Ministro de Finanzas alemán dijera que debíamos mezclarnos con sus inmigrantes para evitar "la degeneración y la endogamia"; es falso y justo al revés aunque cierto para él y los suyos. ¿Y por qué no brasileños y brasileñas, que son más salaos y no ponen bombas ni cometen otros delitos, o refugiados venezolanos, o cristianos perseguidos en medio mundo y de fácil integración? Hombre, con lo que nos ha costado descristianizar Europa no vamos a hacer eso ahora, por favor. Ojo, que el plan de diluir los pilares maestros del sujeto constituyente de los países de Europa sigue adelante . Luego está el manicomio hispánico, que esa es otra, y que no duraría ni dos legislaturas si tuviéramos un sistema electoral como el francés, lo cual nos lleva al señorito de la Merkel.

Merkel, Macron y la centrifugadora

Las deslegitimación gubernativa no es solo cosa de que un minoría exigua gobierne en Alemania y, a través de ella, a la UE, que hay que ver lo que da de sí unas Corporaciones y unas pymes hercúleas, sino en la propia Francia, donde la abstención ha sido record, como la caída de popularidad de Macron, al que solo votó un 30% del censo, y eso que su sistema electoral, el "Westminster" corregido por De Gaulle, con su segunda vuelta, es el más representativo de todos.

Verán, ningún sistema electoral es perfecto, lo importante es sea limpio, que de un ganador claro y conocido (¿conoce Usted quién es "su" diputado?), que todos los votos valgan lo mismo y que el votante elija y controle al diputado. El proporcional, el nuestro, el que llevó al poder a Mussolini, Hitler y Chávez, con sus listas de amigos y lacayos, al degenerar, termina llevando rufianes y saltimbanquis a las cortes, municipios, etc. que luego te montan una nación en un código postal y te toca traducir los nombres de los buzones a la neo-lengua so pena de multa "democrática". También es cierto que Alemania es distinta y consigue funcionar incluso con pésimos sistemas, como el Comunismo, pero es justo en el Este, donde el sujeto constituyente está más despierto, y entre la Generación X, la que cambia el orden, que Alternativa por Alemania (el nombre lo dice todo) tiene una fuerza importante ; luego está Austria, patria chica de aquel. Eppur, si muove.

No hace falta buscar teorías conspiratorias sobre Macron (no había otro) y etc., pues la Teoría Generacional y la Pura de la República explican perfectamente lo que ocurre y, en ese sentido, lo que vemos es la degeneración de un orden y del pensamiento de una Era que llevan al sistema a una crisis terminal. En cuanto al sistema electoral representativo, su enemigo es la aparición de un Establishment que quiere mantener ese orden y ese pensamiento a toca costa, como puede verse en la guerra de grandes (por tamaño) medios y lobbies contra Trump o contra el Brexit.

Siempre que veo todo este jaleo político y su universo de disfuncionalidades, me acuerdo de los "reich", con sus estaditos, condaditos y demás inventos locales para robar y, también, de la normalidad con la que los dirigentes alemanes son capaces manipular ese lío según sus intereses, y de un artículo de Michael Lewis en "Vanity fair" que, aunque yerra en el título, acierta sobre esa afición enfermiza alemana a entretenerse con la scheisse y la sedición permanente desde una posición protegida , claro, y no deja de tener gracia que al bodrio arquitectónico que es la nueva Cancillería (¿del Reich?) , construida por Acciona, con esa manía impostada de querer cuadrar círculos, lo llamen la lavadora, o el retrete para elefantes. Y así iremos, intentando mantener el humor hasta que la Historia imponga su centrifugado político, entonces veremos por donde explota el invento psicótico y disfuncional que nos imponen las castas europeas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba