Macro Matters

Coste laboral y Estado

Si existe una variable en la que se focalizan las fuerzas que determinan el buen encaje global de una economía, de su gestión colectiva y que es fundamental para la sostenibilidad fiscal de un país, esa es el coste laboral. Observándola se encuentran aspectos económicos muy interesantes pero, al estar la Economía supeditada a la Política y siendo nuestro mayor problema de orden político, no nos queda más remedio que poner el acento en esto último.

Trabajador, contribuyente y Estado empobrecedor

Primer obstáculo, nuestros políticos “han hecho campaña por todo el Estado”. Debe ser que hicieron mítines en ministerios, “juntas”, “generalidades” y ayuntamientos, jaleando a policías, maestros, bomberos y jueces, porque ya saben, se empieza con la confusión de términos y se termina en la ruina y el expolio del ciudadano. Es la vieja y conveniente confusión de nacionalistas y socialistas para manipular y substituir la lealtad al país y sus gentes por la servidumbre a su Estado, que ellos controlan, cuando lo suyo es que se gobierne el Estado según los intereses ciudadanos y no según los intereses del Estado de partidos. La parte mollar de la financiación de ese engendro se extrae exprimiendo el coste laboral, al que además han atenazado con una maraña de normativas psicótica.

Si observamos el coste laboral total promedio por trabajador y mes en términos nominales, vemos que hizo tope en 2009 estabilizándose y, sorprendentemente, convirtiéndose en una constante sistémica. Hoy está en unos 2.530 €, mientras el salario bruto promedio está en unos 1.880 € y los “otros costes” (Seguridad Social e indemnizaciones) en 650 €. Estas medias incluyen a los empleados públicos que, como conjunto, no son contribuyentes netos y que padecen el marchamo del clientelismo político y la disfuncionalidad de su desconexión, de momento, con la economía productiva.

Por supuesto que a ese salario bruto hay que descontarle el impuesto sobre la renta y, con lo que queda, se paga un IVA casi confiscatorio, más unos precios de “utilities” (agua, gas, electricidad, basuras, saneamiento, etc.), fijados por unos políticos que solo representan al que hace la lista electoral, y luego algunos hablan de explotación en el centro de trabajo, cuando en realidad han sido ellos los que se han cargado el sistema productivo con su adoctrinamiento perverso y su expolio fiscal gastado en una orgía de corrupción; y vienen por más (Mas aparte).

Recientemente, Vox explicaba lo anterior en un vídeo (enlace a video) pero para un caso concreto, representativo de la economía española, y solo ha tenido 46.000 visitas; está claro que sarna con gusto no pica y la gente quiere magia, es “el pensamiento de una época” que tanto hemos criticado y que terminará en la ruina estatal y de buena parte de los particulares.

No da más de sí

Puestos a pedir cosas al Estado o a creerse lo que los partidos estatales ofrecen, al menos véanse algún número, que la mayoría de los ingresos, como todos sabemos, vienen de ahí, del factor trabajo, de operarios, administrativos, dependientes, directivos, etc.; pensemos, por ejemplo, en esos 650 € de “otros costes”, es una cifra (ya sé que habría que afinar) que nos indica más o menos el tipo de pensión media que se puede pagar dado nuestro destrozo demográfico; luego pensemos también que el cuidado por terceros, profesional pero austero, de un anciano ronda los 1.200 €/mes. No cuadrarán las cuentas pero da igual, que Podemos con eso y con la renta básica.

Magia por la izquierda, magia por la derecha

“Aquí” todo el mundo va de racional pero a la hora de plasmar propuestas nadie se atiene a la realidad. Tras haber sido muy crítico la política de este gobierno (devaluación interna, cambio estructural, competitividad, etc.) durante esta “recuperación” desequilibrada, hay que reconocerle al PP su capacidad para generar confianza empresarial, pero, ¿de verdad piensan sus propagandistas que tras la larga crisis se aceptaron recortes sociales, irracionales y/o sin explicación, sin producirse reacción social? ¿En serio creen que la miseria de los demás no les atañe, que esas personas no se buscarán una solución como sea? No digamos cuando hablan de bajar las cotizaciones sociales y argumentan que han subido más que el resto de costes; ya, cierto (línea roja, siguiente gráfica), pero es que ni creciendo el empleo hay margen para rebajas. Así lo único que consiguen es llenar de votos a Podemos y sí, sé que la pedagogía y la situación es dura (ejemplo italiano), pero con más razón ha de hacerse.

Luego está la izquierda, única en la Europa civilizada sin políticas de crecimiento, que, tras dilapidar e incluso robar a los españoles, ahora cuentan con hacer lo mismo con su patrimonio individual, algo letal ante la próxima escasez de capital y, para colmo, encima demonizan a los elementos más dinámicos de la sociedad. De dónde saldrá el dinero para sus “políticas”, muchas de las cuales son verdaderas paridas coladas entre otras con las que hay quien lleva comida a su mesa, pobres víctimas de desalmados y base social de todo régimen clientelar. Finalmente, los electores, que creen que sin representatividad y división de poderes puede haber buen gobierno.

“Asusta viejas”

Uno que es responsable del bienestar de un anciano no puede menos que molestarse por semejante expresión, popular en España y las Américas, y muy usada por los regímenes populistas allí para desarmar los argumentos sensatos que les desenmascaran; unos países donde, por cierto, las principales víctimas de la explosión programada de la delincuencia son los pobres ancianos y justo allí han ido a foguearse magos del marketing político. Pues bien, pensando en nuestra fauna política, en diciembre sugeríamos que celebraran el 2015 hasta mayo y, tras las elecciones, unos y otros ya lo van malogrando.

Siendo casi imposible una subida el salario bruto nominal (ese con el que se pagará la deuda del desmadre político), sí lo puede ser del salario real (estamos en deflación con inflación fiscal, línea verde siguiente gráfica), paso previo a la mejora de las condiciones laborales y, para que todo eso ocurra, hace falta, antes que nada, una mejora sustancial del empleo y eso lleva tiempo; ese proceso de mejora del salario real ya había comenzado y hoy está en peligro. Es así de claro; pero no, se prefiere asaltar el Cielo y, para abrirlo (que esto va magia señores), ofrecerán como sacrificio en su altar ideológico el buen momento económico que vivimos. De locos.

O sabios o cándidos, locos y malvados

Partiendo desde una excelente plataforma industrial, los españoles hemos tenido en los últimos cuarenta años todas las oportunidades imaginables, incluso ejemplos próximos de lo que no se debe hacer junto con el testimonio de exiliados de todo tipo. ¿Cómo es posible que nos encontremos ante tal tesitura? ¿Quiénes son los responsables de tal fracaso colectivo?

Sin duda, en esa lastimosa situación, tiene mucho que ver la perversa colusión política de televisiones y sistema “educativo” (¿enseña o ensaña?), pagado en buena parte con expropiaciones al trabajo, y cuyo experimento social sirve en su bandeja de mugriento latón el camino hacia un Estado fallido y una población salvaje, vergüenza para sus padres y martirio para sus hijos (del “buen” salvaje al revolucionario pésimo). Casi podría decirse que el experimento social consiste en aplicar el Libro de los Proverbios pero al revés, entregando el país a los peores personajes de dicho texto.

Y prepárense, que la clase política antes aludida está “regenerándose”,  viene con más fantasía de transformación social y siguen sin pedir perdón por sus corrupciones y ocurrencias ruinosas, y como, de momento, la inercia de la expansión sigue y estamos en la mejor parte del año, seguirán las ingeniosidades psicóticas; así que, los que quieran verano azul, mejor que no piensen mucho en el siguiente, que me temo va a ser malo. Espero equivocarme, pero de nuevo perderemos una oportunidad clave para construir un futuro próspero.

Imagen: Operaria labra piezas para aviones en una fábrica de Texas, Estados Unidos (1942).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba