Macro Matters

Circulación del dinero en España

El Patrón es el prólogo.

Uno de los elementos clave en las previsiones económicas es la existencia de patrones económicos surgidos de elementos estructurales y, en ese sentido, la caída secular de la velocidad de circulación del dinero es un patrón sistémico fundamental. Lo pueden ver en la siguiente gráfica que trabajamos con detalle la semana pasada.

Cuando pasamos al caso particular de nuestro país encontramos dos obstáculos inaceptables: el primero, que el Banco de España, ya no calcula la cantidad de dinero de nuestra Economía, obligándonos a estimarla por nuestra cuenta; y el segundo, que las series disponibles son imperdonablemente cortas, teniendo que conformarnos con empezar en 1995 o, más o menos, en la cima el tercer (y último) ciclo corto de la fase desinflacionaria del gráfico anterior.

Definiciones de dinero.

Aunque podría parecer extraño, los economistas no tenemos una definición única de lo que es el dinero y este ha sido un punto de fricción dialéctica permanente. En lo que hay acuerdo es en el uso de distintos agregados monetarios según la liquidez de los mismos, que se enumeran de mayor a menor liquidez de los medios de pago que incluyen; así tenemos para el dinero puro, monedas y billetes, la M0 (eme cero), y si a M0 se le agregan depósitos a la vista es la M1 y así hasta la M3 (enlace a definición del BCE

Velocidad de circulación del efectivo.

La hemos denominado entre comillas, esto es “M0”, porqué la verdadera debería darla el Banco de España y la que usaremos, la nuestra, podría estar más cerca de un indicador que de la verdadera M0 o incluso la M1. El cálculo de la Velocidad de Circulación de “M0”, o V0 (uve cero), la pueden ver en la siguiente gráfica.

Sin duda les llamará la atención el salto que da entre los años 1.999 y 2.001: son los efectos del abandono de la peseta y muestra un caso claro, de triste recuerdo, en que la inflación tiene un fuerte componente monetario. A partir de ahí, por la intervención de otros factores, se actuó desde las más altas instancias públicas y privadas con un erróneo cálculo del verdadero valor transaccional del Euro, error que aún permanece, gastándolo y endeudándose casi como si fueran pesetas; algo que tampoco debería extrañarles, pues si nuestra autoridad monetaria no hace sus deberes básicos, ¡cómo nos iba a alertar de la locura (esta y otras) que estábamos (y estamos) cometiendo!

Esta variable V0, a diferencia de las otras, es bastante estable, a pesar de los cambios tecnológicos en los medios de pago y, tras hacer un tope, empieza su vuelta a la normalidad tras una cierta pausa en los años en que la fantasía inmobiliaria (óvalo morado), con sus fuertes pagos en efectivo de un sinnúmero de productos finales y transacciones; se creó una economía artificial que murió al caerse el sector de la construcción permitiendo que la V0 siguiera su retorno a la media secular. 

La penúltima fantasía.

Soñando con que vuelva lo de antes ya ha empezado a circular (será por circular) la invención de que los cambios que el BCE introducirá en los billetes traerán un boom económico por la necesidad de deshacerse de los billetes “viejos”, como si alguien garantizase que los de alta denominación se cambiarán aquí y de forma abrupta. Esto no deja de ser un engaña bobos más, ya que dichos cambios se darán muy paulatinamente y serán prácticamente imperceptibles, que es como ha ocurrido toda la vida, incluso en países poco serios. Se ha empezado por el de cinco euros.

Velocidad de circulación del dinero M2.

La “M2” es una definición más amplia de dinero y por tanto menos líquida y más próxima a la MZM utilizada por la Reserva Federal americana. La pueden ver en la gráfica siguiente:

La enorme caída en la velocidad de circulación señalada por el óvalo rojo, que empieza tímidamente a principio de 2.004, para luego desbocarse a partir de 2.005, es producto de la enorme expansión de dinero bancario, producto de la burbuja financiera, cuya contrapartida ha sido la burbuja inmobiliaria. De esto, y lo siguiente, tampoco alertó el Banco de España que, si no ve esta variable al no calcularla, por lo menos desde la (supuesta) supervisión bancaria que hace algo debería haberle alarmado, ¿no?; hemos señalar que el des-apalancamiento tiene el efecto contrario pero no en la misma magnitud, ya que su multiplicador, o mejor dicho, des-multiplicador, no es el mismo.

El término burbuja suele usarse de forma demasiado alegre, pero para que estas ocurran debe haber, al menos, un fuerte aumento de la cantidad de dinero, la aparición de nuevos instrumentos financieros, la participación masiva de los ciudadanos, la preponderancia de operaciones especulativas y un activo que de soporte real a al desquiciamiento colectivo.

Finalmente, reiteramos una vez más que un inmueble solo genera PIB cuando se construye o se alquila; a partir de ahí, sus sucesivas ventas solo generan PIB por la actividad de su comercialización y venta, que suele ser una porción muy menor de su valor pero, a menos que se liquiden activos, el pago de la deuda que genere su compra ha de pagarse con PIB y ambas cosas, liquidación y generación de PIB se han supeditado en la supuesta reforma financiera actual a los intereses de la casta política y, definitivamente, lo españoles no son conscientes del crimen económico del que son víctimas.

Ajuste de balances.

La última caída de la V2 (segundo óvalo rojo) viene por la asistencia del BCE a los bancos, cuyos balances se tornaron fuertemente ilíquidos tras la politización de las cajas y sus negocios políticos, causantes de nuestra deplorable situación. A la enorme financiación de activos improductivos sobrevalorados se une ahora la del Estado, que ya veremos cómo termina dada la lógica oposición del BCE a que se le utilice indirectamente su asistencia monetaria para financiar mamandurrias.

Lo que alertamos en 2.009 sigue sin hacerse y, lo que es peor, al final se terminarán estatalizando cajas politizadas, pero eso sí, sin corregir la mala gestión ni exigir responsabilidades a quienes nos han traído hasta aquí. El necesario ajuste de balances y gestión de la banca pública regional, debió hacerse al tiempo que se cambiaba su modelo de negocio hacia el financiamiento de la exportación, nuestra verdadera fuente de liquidez; en vez de esto, se ha empeorado el balance general de España, se siguen perdiendo años valiosísimos y nuestra Economía sigue despeñándose hacia la insolvencia.

A diferencia de Estados Unidos donde ese proceso se hizo rápidamente pudiendo atender otros problemas, la Economía española, abandonada a su suerte desde su pertenecía al Euro, generará liquidez lentamente y ésta, en toda lógica, será absorbida para equilibrar los balances de su sistema financiero, la mitad del cual han dejado zombi en la protección de intereses políticos. La conclusión no puede ser más evidente: buena parte de las desgracias que sufrimos todos viene por responsabilidad directa de quienes gestionan nuestra Economía y que han antepuesto al Bien Común sus particulares intereses.

Balances económicos sostenibles.

Si el crecimiento se verá dañado por el mal ajuste de balances, quienes tengan un balance equilibrado siguen teniendo el problema de generar liquidez, que se agravará con el transcurso del tiempo pues la caída secular de la velocidad de circulación del dinero hará más difícil la generación de flujos de caja. Ahí es donde estos afortunados o buenos gestores del pasado deben poner gran atención: en la cuidadosa asignación de recursos que forjen mayor certeza en la generación de liquidez. Por ello es pertinente la siguiente pregunta: ¿Es Usted consciente de la sostenibilidad de su balance?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba