Macro Matters

Ciclo económico y empleo previsible

Hará unas tres semanas, mientras revisaba las conclusiones del mercado del oro, tuve la sorpresa de que en Quartz estaban interesados en los últimos datos de paro de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) de nuestro país. Por lo visto, estos excelentes periodistas neoyorkinos habían marcado en su agenda dicha fecha como clave en las noticias importantes de la economía global. Pues bien, hoy veremos una versión revisada de aquel artículo

Quienes leen Macro Matters conocen mi constante preocupación por que los españoles no prestamos la atención debida al drama del paro y, consecuentemente, nuestros medios de comunicación tampoco, y aunque este medio intente abrir brecha, no es nada es fácil. Sorprendentemente, tras los datos de paro de la EPA del primer trimestre de 2.013, donde la ocupación cayó en 4,59%, unas 798.500 personas en un año, se produjo cierto movimiento de la opinión pública en la dirección correcta que pronto se diluyo al politizarse y aún se diluirá más, pues vienen dos trimestres ‘buenos’ y, dada nuestra tendencia a la fantasía económica, la corrección de las conductas erróneas del pasado que aún persisten se retrasará, al menos, otros nueve meses.   

Las necesarias previsiones

Nadie le pide a un médico que prediga la fecha y la hora de un parto en gestación y sin embargo a los economistas se nos exige, a veces, un grado de precisión imposible. Incluso, durante los previos a nuestro desastre económico, solían hacerse bromas sobre el particular, unas bromas que, paradójicamente, vinieron a coincidir con momentos en que desde la física empezaban a plantearse la necesidad de repasar la estabilidad de algunas sus constantes científicas, como atestigua este paper de  Scientific American.

Por si fuera poco lo anterior, desde nuestro propio terreno, conocidos economistas mediáticos negaban la existencia de los ciclos económicos o, peor aún, utilizaban ese términos de forma errónea y, para terminar de deteriorar el nivel del debate, algunos de ellos se unieron a la extraña y caprichosa  moda hispánica de decir que la economía no es una ciencia. Peor para ellos, porque si rechazan el pensamiento objetivo como medio para el conocimiento cierto de la verdad, de lo bello y de lo bueno de la economía, solo les quedan dos alternativas: el pensamiento analógico o el pensamiento mágico.

A quienes persistan en esos errores les invito a que interrumpan la lectura, hagan una tirada de cartas, se abandonen a un caprichoso ‘porque sí’ o lancen rogativas a alguno de sus gurús ideológicos para que les ‘ilumine’, porque lo que viene es una ‘herejía’ de las mías en las que empiezo con una hipótesis.

Hipótesis de trabajo

Siendo una evidencia indiscutible que el empleo total está en función de Producto Interior Bruto (PIB), debe ser posible encontrar una relación entre el crecimiento del PIB y el crecimiento de la ocupación de la población activa. Por supuesto que hay otros factores determinantes, pero este es el principal y queremos algo sencillo y accesible al gran público. Esa relación la encontramos hace tiempo (enlace a artículo), la hemos venido usando siéndonos de gran utilidad y la tienen en la siguiente gráfica.

Destacar que nos indica que hemos de crecer a un ritmo del 1,27% para no destruir empleo, esa debería ser nuestra principal preocupación colectiva para luego ir a más, claro. No me extenderé, pero esa tasa se ha reducido respecto al cálculo de hace un año gracias a la reforma laboral, que es, con matices, de lo poco en lo que ha acertado este gobierno. Luego está el óvalo morado con trimestres en que eso no ocurre y que aparecen, normalmente, tras salir de una recesión, algo del todo normal y comprensible.

Uso del modelo

Ahora tocaría tener unas previsiones de crecimiento del PIB y para ello utilizaremos las del FMI, las de la OCDE y las mías, que se ilustran en la gráfica siguiente. Las del FMI para España, las únicas disponibles hasta 2.017, las encuentro demasiado optimistas, ya que por un lado se quedan cortos en la recesión de este año, -1,35%, y por otro esperan que salte al 1% en 2.014 para después sobrepasar a Alemania. Ya me gustaría que así fuera, pero con una reforma financiera a medias y mal hecha, una demografía en declive, un sector de la construcción que ya produjo suficiente para al menos una década y las exportaciones dejadas a su suerte, lo encuentro imposible.

Por otro lado y más allá del crecimiento en la producción posible, ha de considerarse que nos recuperamos a remolque del resto de los países, como pueden ver en la flecha gris de la gráfica que relacionan el pico de crecimiento de la OCDE y el nuestro. Una demostración más de que mi apuesta por el sector exterior desde que se desbocó el déficit por cuenta corriente, allá por el 2.006, era correcta y es, además, ese sector, el que acelerará esos dos trimestres ‘buenos’ para fantasía general.

Obtención de las previsiones

Como el modelo está construido utilizando tasas trimestrales anuales (respecto del mismo trimestre del año anterior), he utilizado el perfil cíclico que hicimos público en 2.009 y que tan buenos resultados ha dado desde sus inicios con una excepción: Estado Unidos. En ese país tuvimos que rectificar al alza y así lo dijimos en este blog, allí, casos como el salvamento de General Motors y el vigor y rapidez con el que han llenados nuestras calles con unos vehículos muy competitivos, un sector y un área (producto) que conozco directamente, son ejemplos de excepcional dinamismo y, no en balde, su presidente destaca en la recuperación americana el aporte del liderazgo exportador.

Pienso que la recesión española ha tocado fondo en el primer trimestre de este año (no digo que haya terminado) y que a partir de ahí empezará un nuevo ciclo que durará  cuatro o cinco años hasta que toque fondo en la próxima recesión. No es un ciclo bueno, al contrario, tiene muchas incertidumbres, sobre todo en Asia y en Francia, nuestro principal cliente, aunque habrá sectores y subsectores a los que les irá muy bien y el lector podría readaptar con esta previsión los datos del artículo Ganadores y perdedores de la crisis.  

Resultados y consecuencias

La previsión de las tasas trimestrales según el modelo mencionado, aparte de reforzar nuestra opinión sobre el errado optimismo del FMI, no solo por el salto comentado si no también por el orden de la secuencia lógica de recuperación española, podría dejarnos con cerca de un millón de ocupados menos cuando el ciclo que se inicia termine. Eso significa que nuestro drama social se agravará, nuestra previsión de precios de la vivienda tendremos que empeorarla y la presente  insuficiencia fiscal, por mucho que apliquen las medias que les faltan de un típico ajuste del FMI, empeorará, igualmente ocurrirá con los cálculos de Wayman para el rescate bancario firmamos el MOU y por supuesto con la morosidad bancaria; una continua espiral descendente, que era evitable.

Ese perfil cíclico le queda, en términos electorales, relativamente bien al Gobierno, incluso podría hacer la trampa del gato muerto que ya comentamos, adelantando el pico del ciclo, pero que no eche las campanas al vuelo con la presente reducción de la prima de riesgo, natural por lo demás en recesión, cuando se aceptan temporalmente inversiones de más riesgo a falta de alternativas, pues eso cambiará cuando Europa se recupere y tire de nosotros.

Es probable que Rajoy termine la legislatura con 1,6 millones de desocupados más que cuando la empezó y es seguro, como le advertimos con tiempo (último párrafo), que le saldría un tercer partido. Mientras la casta hace malabares, pensemos que si todo siguiera igual (sabemos que no) creciendo al 2% anual de media, recesiones incluidas, tardaríamos hasta septiembre de 2.039 en recuperar el empleo de marzo del 2.009 y hasta septiembre del 33 para los de diciembre de 2.011; aunque parezca un ejercicio fútil, sin duda ilustra las dimensiones del problemón histórico que tantas veces hemos denunciado y en cuya solución el Estado tiene un papel, pero eso lo exploraremos la semana que viene.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba