Macro Matters

Calamity Yellen y la noche estrellada

Calamity Yellen fue el calificativo que dio el siempre polémico David Stockman, antiguo jefe de presupuestos de Reagan y ex presidente de la poderosa Blackstone, en una entrevista de Bloomberg, a Janet Yellen, la nueva presidenta de la Reserva Federal americana (FED), el banco central de Estado Unidos, elegida tras el afortunado descarte de Larry Summers, sobrino de Paul Samuelson (Nobel 1970) y de Joseph Arrow (Nobel 1972); su principal argumento es que no tiene ni idea de cómo sacar a Wall Street de su adicción al dinero fácil y barato. Conviene pues analizar a la nueva presidenta de la FED ya que, desde su atalaya, afectará nuestras vidas y será portada frecuente en los medios de comunicación.

A la estela de los Nobel

Janet Yellen es un cerebrito nacido en Brooklyn cuya tesis doctoral versó sobre empleo, producción, acumulación de capital y desequilibrio económico en una economía abierta, tema que casi se podría decir que delimita el rompecabezas de la economía española y de la americana; dicha tesis fue supervisada por James Tobin y Joseph Stiglitz, quienes posteriormente serían premios Nobel de Economía. Stiglitz recibió el premio junto con el marido de Yellen, George Akerlof; el hijo de ambos es profesor y doctor en economía y todos son amigos de Robert Schiller, el mismo que recibió el Nobel de Economía este año.

Esta profesora de macro e investigadora en Berkeley, Harvard y otros centros de excelencia educativa, ex asesora de Clinton, ha sido, entre otras cosas, presidenta de la Reserva Federal de San Francisco entre 2004 y 2010, el distrito número 12 de la FED, responsable de nueve estados, casi un tercio del territorio americano, aunque con una densidad bancaria y productiva mucho menor que la costa Este. Yellen no tiene experiencia bancaria propiamente dicha y en California la recuerdan por hablar de la burbuja inmobiliaria de su distrito en plan evasivo y negacionista - como aquí, vamos –, cuando lo que debió hacer fue abrir el debate y orientarlo para que empresas y familias evitaran la ruina por todos conocida; algo verdaderamente sorprendente, ya que su amigo el profesor Schiller es un experto en burbujas de activos.

Coordinadora jefa

Tras la ley Dodd-Frank, que reemplaza y se supone que mejora a la Glass-Steegal, derogada por Clinton, se espera que la FED cumpla una labor de liderazgo en la coordinación de las agencias de supervisión y regulación (una cosa va con la otra) bancaria, la FED, la FDIC y la OCC, así como de la SEC (Comisión de valores) y la CFTC (futuros de commodities) entre otras.

Como se ve en la tabla anterior, la FED solo supervisa directamente 848 bancos con casi dos billones de dólares en activos y 1,6 en deposititos (los de España son unos 2 billones de euros), de un total de más de 6.900 bancos que conforman la red empresarial por la que principalmente se canaliza la política monetaria de la FED.

Un sector muy tocado

Es frecuente escuchar el error de que Estados Unidos no puede permitirse cerrar bancos, cuando, desde que empezó la crisis en 2007, se han cerrado o han sido absorbidos casi un 8% del total, esto es, unas quinientas entidades. Dichos cierres no han terminado aunque se están reduciendo a la mínima expresión (línea violeta, eje izquierdo, siguiente gráfica).

Lo que sigue sin solventarse es el déficit del negocio del empréstito, que todavía tiene una tasa de morosidad (línea roja, eje derecho, gráfica anterior) superior al margen neto en intereses (línea verde), un margen que además tiene una tendencia secular descendente; dicho déficit hizo máximo coincidiendo con el de cierres bancarios. Tema aparte son las entidades que no pueden caer, los bancos sistémicos, y ahí es donde Yellen tiene su mayor reto.

Delincuencia bancaria y riesgo sistémico

Siempre se ha dicho que la mejor forma de robar un banco es dirigirlo y los bancos sistémicos tienen una abultadísima cohorte de altos directivos, entre los cuales, de siempre, ha habido y habrá, como en todos los oficios, delincuentes, que no por no entrar enmascarados echando tiros dejan de serlo. Pues bien, tras soportar las comparecencias de Yellen como vice- chair, como candidata a chair (que es como llaman a la presidenta) y ya como presidenta, no la veo con los arrestos necesarios para intimidar y expulsar a las manzanas podridas, y por favor no me digan el argumento machista, que tengo a Ruth de Krivoy entre mis banqueros centrales favoritos.

Adicionalmente, y como vimos cuando analizamos el sistema bancario americano (en España no se puede hacer por mala estadística), de sus veinte principales bancos siete tienen alto riesgo (color rojo, tabla anterior) en sus operaciones y no debería extrañarnos que periódicamente surgiera algún escándalo que perturbe nuestra tranquilidad y la de los mercados financieros. Lamentablemente, tampoco creo que Yellen sea capaz de afrontar lo anterior y de terminar de reconvertir el sector eliminando los colores rojos de la tabla anterior.

Apuntalando a Yellen

Tal vez por lo dicho han traído en su apoyo a un viejo sabueso, banquero en el luego rescatado Citigroup, el israelí-estadounidense Stanley Fischer, famoso por su libro de texto de macroeconomía escrito junto con Dornbusch. Este natural de Rodesia del Norte, lo que me hace pensar en esa vieja conexión entre mercaderes de diamantes, orfebres y banqueros, fue gobernador del banco de Israel entre el 2005 y 2013 habiendo participado anteriormente en el exitoso plan de estabilización y que dio lugar a lo que en su día llamamos El león de Judá.

Si al principio les pareció excesiva la endogamia académica en la FED, súmenle ahora que Fischer fue asesor de la tesis doctoral de Bernanke y Draghi. Esperemos que este astro no nos traiga un big bang en esta economía global, que pareciera engañosamente encarrilada pero en la que los grandes sufren la anomalía de que la inflación cae cuando se recuperan y donde la política monetaria expansiva en E.E.U.U. parece agotada.

Historia y actualidad

Calamity Jane fue un controvertido personaje americano, unos la aman como heroína, otros la ven como una invención a la que los duros de la conquista del oeste tuvieron que sacar continuamente de los problemas en que ella misma se metía; sea como fuere, no tengo duda de que Janet Yellen está muy por debajo de las circunstancias históricas y de la media de otros presidentes de la FED o los de sus distritos, que no creo que vean bien su trayectoria.

Cuando pienso en esta generación de gestores politizados, en cómo nos han traído hasta aquí, en lo ocurrido en la FED y en el sistema financiero español, vienen a mi memoria muchos recuerdos, entre ellos los versos de la hermosa balada Starry, starry night, pero sobre todo ese enorme error que es creer que, como el horizonte parece despejado, se puede poner a uno de los nuestros aunque sea evidente su incompetencia. Veremos lo que da de sí esta prima de riesgo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba