Libertad 2.0

El triunfo del resentimiento

“Gran número de los enemigos del capitalismo sabe perfectamente que su situación personal se perjudicaría bajo cualquier otro orden económico. Sin embargo, propugnan la reforma, es decir, el socialismo, con pleno conocimiento de lo anterior, por suponer que los ricos, a quienes envidian, también van a padecer” (Ludwig von Mises)

Así describía el economista, escritor, filósofo e historiador Ludwig von Mises el resentimiento, que consideraba, con razón, se encuentra en la base del antiliberalismo. Y el domingo en España triunfó exactamente lo arriba descrito. Madrid y Barcelona, las dos ciudades más importantes del país, serán gobernadas por la extrema izquierda. Un desastre sin paliativos que a nadie debería alegrar. El turismo está en su punto de mira. Como la economía de mercado, la que ha hecho de Madrid una ciudad próspera y cosmopolita. La amarga victoria del centro-derecha, por más que Mariano Rajoy, cuyas palabras el lunes después de la derrota enfurecieron aún más a los votantes enfadados con el PP, trate en perfecto politiqués de hacernos creer que su formación va bien, no puede sorprender a nadie.

Se estima en 30.000 enchufados los que en junio se irán al paro. Imaginen lo que eso significa para los populares y sus redes clientelares, que son las de la partitocracia

Se estima en 30.000 enchufados los que en junio se irán al paro. Imaginen lo que eso significa para los populares y sus redes clientelares, que son las de la partitocracia. Pero hace tiempo que en Génova los políticos han sido sustituidos por burócratas sin ideología. Y ese es, precisamente, el origen de la debacle. No había ganas de votar a los de Rajoy y Soraya. A los que han renunciado a hacer política. Más de dos millones de electores, que se dice pronto y que Pedro Arriola aseguraba se movilizarían en cuanto mejorase levemente la economía, han pasado de ir a votar. Los menores de cuarenta años lo de votar al PP ni se lo han planteado. Los cavernícolas digitales de la séptima planta no los entienden. No ha servido tampoco de nada tratar de vender juventud poniendo como portavoz al solvente y eficaz Pablo Casado. Ni siquiera Esperanza Aguirre, quien se ha equivocado en la confección de listas en Madrid al sacar de las mismas a la gente de los pueblos para meter a los enchufados de Madrid y de ahí la pérdida de mayorías en municipios populares como Las Rozas, Alcorcón o Majadahonda, ha podido contener la desafección. Sólo Cristina Cifuentes, de quien se colgarán ahora todos porque es la única que puede colocar a gente y eso si Ignacio Aguado lo permite, salvó los muebles. En el último momento. Y eso pese a la campaña personal hecha en su contra, quién sabe si no ideada por fuego amigo y cercano. 

Por perder, el PP pierde la absoluta hasta en Murcia, en donde dependerá de los cuatro diputados naranjas. Cospedal también se ha quedado con las ganas y se va a ir la oposición. NO se lo esperaba. Que Soraya sonría ante la caída de sus rivales sólo demuestra que la vicepresidenta no se entera de nada y que es un cáncer para el PP. Cientos de alcaldes que han gestionado bien se han quedado sin votos por las políticas zapateristas seguidas por ella, su jefe y Montoro. De Bolinaga a las 50 subidas impositivas.

Valencia, otra de las grandes ciudades, también quedará en manos de la izquierda y del nacionalismo catalán de Compromís. Menos España en Valencia. Aunque más en Cataluña, en donde CiU se ha pegado monumental batacazo. Ada Colau, sin embargo, se apresura a dejar claro que ella respeta esa falacia que los separatistas llaman derecho a decidir. Todo socialismo deviene nacionalista.

Ciudadanos, ya era hora, ha obtenido buenos resultados en unas municipales en su tierra. Cinco flamantes concejales en Barcelona o la irrupción de Ángeles Ribes en el ayuntamiento de Lérida lo atestiguan

Ciudadanos, ya era hora, ha obtenido buenos resultados en unas municipales en su tierra. Cinco flamantes concejales en Barcelona o la irrupción de Ángeles Ribes en el ayuntamiento de Lérida lo atestiguan. Es el premio al trabajo duro y desagradecido de muchos años. Empero, en el resto de España ha defraudado unas expectativas infladas por las encuestas y los medios de comunicación. No son tan decisivos como parecían iban a ser. Una semana más de campaña y el pinchazo hubiera sido mayor. Lo de sus candidaturas ha sido un verdadero despropósito, que les ha restado votos. La mejor política de comunicación de sus rivales ha sido prestarles micrófono a los candidatos, que fuera de Rivera y el elenco catalán son muy poca cosa. Ahora, toca pactar. Y de eso va a depender el futuro. Es por eso que Rivera cometería un error si su proclama de aspirar a la presidencia del gobierno fuera algo más que propaganda. Como lo es insistir en interferir en el funcionamiento interno del resto de partidos, en lugar de exigir cambios en la ley electoral que permitan que haya representación. Que podamos elegir a nuestros representantes. En Barcelona tienen que reflexionar si no quieren seguir a medio plazo, se intuye, el camino de UPyD. Un UPyD que, como Izquierda Unida, ayer desaparecía. Rosa Díez, a diferencia de Cayo Lara de quien no se sabe bien de qué presume, tiró la toalla.

¿Y el PSOE? Pedro Sánchez aguanta, aunque la pérdida de los principales ayuntamientos andaluces por parte del PP podría apuntalar a Susana. En realidad el destino del PSOE está, desde ayer, en manos de Pablo Iglesias. Y no me refiero al linotipista.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba