Libertad 2.0

La batalla de Madrid

Celebran estos días casi todos los partidos madrileños primarias, lo que denominan democraciainternadelospartidos, que nada tiene que ver con la democracia, que es la libertad política. Ya saben, representación y división de poderes. La excepción en esto de las primarias, tan de moda, el Partido Popular. Que no por ello es menos o más democrático que el resto, las cosas como son.  Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, dos mujeres con perfiles políticos muy distintos pero que se han sabido ganar el respeto de los madrileños, esperan la designación digital de Mariano Rajoy. Saben bien que la batalla de Madrid será decisiva para el devenir futuro de España. Una batalla que se jugará en el ayuntamiento, como ha sido siempre, desde los tiempos en que José María Alvarez del Manzano arrebató el sillón de mando a Juan Barranco, conocido en el foro como Juanito Precipio. Desde entonces a hoy, mucho ha llovido. De lo que pase en Madrid en mayo dependerán las próximas elecciones generales. Y con ello, todo.

El hundimiento del PSOE, que podría dejar de ser segunda fuerza política en Madrid si Antonio Miguel Carmona y Angel Gabilondo no lo remedian, y parece que lo van a tener complicado, para ceder el sitio a Podemos, junto con la irrupción en escena de Ciudadanos, acapararán en los próximos días, semanas y meses, los comentarios y artículos de opinión.

Pedro Sánchez ha ganado de la mano de Gabilondo la primera batalla en su guerra contra Susana Díaz, que es la guerra contra Carme Chacón

Pedro Sánchez ha ganado de la mano de Gabilondo la primera batalla en su guerra contra Susana Díaz, que es la guerra contra Carme Chacón, a quien ya no le salen tan fácilmente las cuentas sin el PSM. Una guerra por la candidatura a la presidencia de gobierno que se ha jugado en el tablero madrileño. El vapuleo que ha sufrido Pedro Zerolo, candidato alternativo al preferido por el aparato de Ferraz, ha sido galáctico. En distritos de Madrid como el de Salamanca, Zerolo no se ha llevado ni un voto de las bases. Ay, Tomás.  Ahora, toca hacer las listas. La renovación se impone, para fastidio de viejas glorias. A Antonio Miguel Carmona, tan amigo de Tomás Gómez, le quieren hacer la lista y éste trata de resistir.

Izquierda Unida, ya lo saben, anda a tortazo limpio con Podemos y Taniemos, que son una y la misma cosa. Angel Pérez y Gregorio Gordo, caras conocidas de lU en Madrid, denuncian que su expulsión ha sido cosa del caballo de Troya. IU podría quedar fuera de la Asamblea de Madrid por primera vez en lustros. Tania Sánchez será, si una imputación por las andanzas familiares en Rivas-Vaciamadrid no lo impide, cabeza de cartel de la formación totalitaria, tan vinculada al régimen criminal de Nicolás Maduro. El de los secuestros, torturas y asesinatos de estudiantes y encarcelamiento de la oposición política.

Ciudadanos, por su parte, se la juega.  Su lenta pero imparable tendencia al alza ponen nervioso al PP, aunque no tanto como se dice, pero también al PSOE. Empero, resulta que en política los tiempos lo son casi todo y en éste momento la formación que ha plantado cara al nacionalismo catalán no se puede permitir pinchar, defraudar unas expectativas hinchadas por encuestas interesadas. Tendrán además que aguantar las embestidas que les esperan,  que van a ser muchas, muy variadas y no siempre esperadas. El fichaje de personajes con pasado un tanto turbio aquí y allá, podría acabar con la imagen de regeneración. Y es que la política cuando llega la hora de repartir la tarta del consenso entre las diversas familias socialdemócratas es muy dura.

Rivera ofrece en Madrid mucha ilusión y ganas. Y una buena imagen. Pero también candidatos sin experiencia política, mucho menos en gestión pública

Rivera, quién puede negarlo, ofrece en Madrid mucha ilusión y ganas. Y una buena imagen. Pero, y esta es la parte más negativa, también candidatos sin experiencia política, mucho menos en gestión pública, y escaso conocimiento de la problemática madrileña. Una perita en dulce para políticos experimentados. A la Comunidad irá el joven Ignacio Aguado. Para el ayuntamiento la preferida del aparato que manda en Barcelona es la abogada Begoña Villacís, mientras que el coachJaime Trabuchelli lo fía todo al apoyo de unas bases madrileñas molestas por el aterrizaje sorpresa de la tertuliana de Intereconomía. El sábado se despejará la incógnita: aparato o bases.  Sea como fuere, el éxito o no de Ciudadanos dependerá en buena medida de la irrupción en campaña en la capital de Albert Rivera, el político de moda.  Está previsto.

UPyD, por su parte, anda estos días enrabietada contra los naranjas por eso de que les han robado la meriendilla. Cuentan, para no ser arrojados al ostracismo político, con Ramón Marcos, un ex Ciudatans que diría Floriano, y David Ortega, éste último el mejor de sus candidatos, que parece conseguirá mantenerse en el Consistorio.

Así están las cosas por la capital. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba