Libertad 2.0

Rebelión en Podemos: saquen las palomitas, llegan los piolets

Se le está dando poca importancia, pero la rebelión interna en Podemos, la primera vez que le fallan, siquiera en parte, los planes a Iglesias, es mucho más importante de lo que parece. Me refiero al manifiesto firmado, coincidiendo con el no griego, por más de 500 cargos de Podemos protestando porque al final serán los de siempre, los mandamases, los que hagan las listas. Pablo Iglesias quiere grupo parlamentario que se lo deba todo. Lo mismo que sucede en el resto de partidos tradicionales. Esos partidos señalados y criticados por Podemos. Pablo Iglesias pretende imponer, y lo hará, un sistema de elección de las listas al Congreso cerrado y bloqueado que permita que el líder lo controle todo y que nadie del grupo parlamentario tenga voz propia. Tania Sánchez, ahora que se ha archivado provisionalmente su imputación y que puede acordarse de la existencia de su hermano, quiere estar presente en los comicios. Un sector de Podemos se opone. Si Pablo quiere, estará. Iglesias anuncia “sorpresas” en su lista, que será única. En Podemos no hay debate. Nada de escuchar al pueblo. Siempre fue una pantomima.

Se trata de dejar de lado a los círculos y movimientos cívicos y sociales, así como plataformas, con las que la dirección de Podemos contó para las pasadas elecciones municipales

Nada tampoco de primarias, que son sólo una moda seguida por quienes desconocen que la democracia no consiste en cómo se organizan los partidos (o las asociaciones) internamente, sino en su relación hacia fuera, hacia la sociedad. Representación y división de poderes: eso es democracia. Un asco, pensarán los dirigentes de Podemos, quienes ahora se agarran a ley de hierro de las oligarquías (toda organización es jerárquica, todo gobierno deviene oligárquico) para tratar, por boca de Monedero, de explicarle al respetable el giro que se quiere dar. Giro que siempre estuvo en los planes primigenios. Se trata de dejar de lado a los círculos y movimientos cívicos y sociales, así como plataformas, con las que la dirección de Podemos contó para las pasadas elecciones municipales. Entonces había que consolidar el partido-movimiento, además de utilizar los movimientos cívicos creados en los últimos años porque el partido carecía de estructura. Pero en noviembre, aunque hay quien ya sitúa la fecha en el próximo 13 de diciembre, lo que hay son elecciones generales, el verdadero objetivo de Pablo Iglesias, consciente de que en política el objetivo es alcanzar el poder. Hacerse con el BOE. Mandar. Y para eso el grupo parlamentario de Podemos que surja de las urnas debe ser fiel, leal al líder (amado líder). Si para ello hay que purgar, hágase. Ya lo verán. No olviden que Podemos no es una fuerza democrática. El populismo no conoce la piedad.

Por supuesto, tampoco habrá referéndum. El que piden los críticos de Podemos y que tanto se alaba en Grecia a pesar de la trampa de la pregunta y el engaño al pueblo griego. Para convocarlo, según los estatutos de Podemos, harían falta más de 30.000 firmas y Pablo no está dispuesto a ayudar.

Los círculos, cada vez más exiguos porque Podemos, no se engañen, ha perdido, visto el desmadre barcelonés o las hazañas de los concejales de Carmena, sin olvidar las bobadas de Kichi o los giros dados, parte de la frescura inicial que le hacía ilusionar a muchos, ya no pintan casi nada. Además, el fracaso de la convocatoria en Sol contra Cristina Cifuentes, amparada en la excusa de la Ley de Seguridad Ciudadana, pone de manifiesto no sólo la desilusión, sino que Podemos comienza a perder fuerza en la calle.

En todo caso, ya no sirve el asamblearismo vendido en los primeros tiempos, cuando el 15-M, que algunos ingenuos llegaron a creer movimiento transversal. El error cometido con las listas de las municipales, que ha sembrado de concejales frikis el panorama nacional, debe de ser enmendado. Las listas nacionales son cosa seria. Allí, por ejemplo, la pareja del concejal podemita Pablo Soto, ascendida de supervisora de DIA a asesora de concejal de la capital, que para eso la regeneración consiste en cambiar unas oligarquías por otras mucho más crueles y menos preparadas, no pinta nada.

Iglesias, Errejón, Bescansa y Monedero, que son mucho menos de lo que se creen, no habían contado con la rebelión de gente con mando en plaza

Empero, Iglesias, Errejón, Bescansa y Monedero, que son mucho menos de lo que se creen y quienes en el fondo no saben para qué quieren el poder, no habían contado con la rebelión de gente con mando en plaza, como Teresa Rodríguez (se la ha pegado en el Consejo Ciudadano de Andalucía al no conseguir el apoyo para la rebelión), el siempre protestón Echenique, tres concejales del ayuntamiento de Madrid, el alcalde de Cádiz, así como los eurodiputados Luis Urban y Lola Sánchez. Pero no sólo la rebelión de ellos. Son muchos los simpatizantes y votantes de Podemos que se sienten desilusionados. Unos porque no pueden mandar, que es lo que querían. Otros porque creían en unicornios, en el paraíso terrenal que siempre prometen los colectivismos. Para estos últimos, que no son pocos, Iglesias ha perdido su confianza, carece de crédito. Y el crédito lo es todo en política. Pablo comienza a perderlo. Errejón, el cerebrito que venció a Monedero, no había contado con ello.

PD. Que se lo digan a Mariano Rajoy, quien ha perdido la confianza de los votantes del PP. El miedo a Podemos no le bastará para ganar. Como no será suficiente la tibia recuperación económica ni ridículas bajadas de impuestos que enfadan aún más al personal. En Moncloa no acaban de entenderlo. Es la política. Esa que desprecian. Si Rajoy quiere frenar el populismo, el PP tiene que bajar a la calle, convertirse en un partido ágil, tecnológico, que conecte con la gente, que se abra a la sociedad, recupere para sí sus principios liberales y defienda la libertad política. Y cambiar las caras. Casi todas. Pero de verdad. En tres meses. Casi un imposible.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba