Libertad 2.0

De Pujol y Montoro, el IRPF, el consenso socialdemócrata y el Estado Policial

Fin del verano y también de las serpientes mediáticas estivales, que este año han protagonizado políticos machistas, además de la oportunista propuesta del PP para que gobierne el alcalde más votado. O sea, casi siempre ellos. Pero de segunda vuelta o de la elección directa de los concejales de distrito en municipios grandes como Madrid, Valencia o Barcelona, nada de nada. No sea que haya verdadera representación. Barrunto que la cosa, una chapuza que no contempla la moción de censura, ha sido un mensaje en clave interna para alcaldes desesperados que ven cómo después de dos años de Montoro perderán el sillón al no revalidar la mayoría absoluta. La cuestión es si Mariano y Soraya, tan amigos del consenso, osarán sacarla adelante sin acuerdo con el PSOE, que ya ha dicho que nones. Los de Pedro Sánchez, quien estos días hará cambios internos relevantes, están a otra cosa: a derogar los acuerdos con la Santa Sede, que es la principal preocupación de los españoles, como todos ustedes saben. Paciencia.

Jiménez Villarejo, quien en 1986 pidiera procesar a Jordi Pujol junto a otros 17 consejeros del banco y que hoy hace política desde un Podemos que anuncia querella contra la familia Pujol, cuenta las presiones que sufrió entonces por parte del PSOE

Toca pues volver a lo importante, que es la crisis política que vive una España lastrada, además, por la corrupción económica. Conocíamos estos días atrás que parte del dinero presuntamente afanado por el hasta hace nada venerado e intocable Jordi Pujol viene de tiempos del escándalo de Banca Catalana. Escándalo sobre el cual el por entonces omnipotente PSOE de Felipe González se apresuró a echar tierra encima a gran velocidad. Jiménez Villarejo, quien en 1986 pidiera procesar a Jordi Pujol junto a otros 17 consejeros del banco y que hoy hace política desde un Podemos que anuncia querella contra la familia Pujol, cuenta las presiones que sufrió entonces, como fiscal del caso que fue, por parte del PSOE.  Los fiscales generales que Felipe González nombraba le habrían prohibido remover el asunto.

Así, aparece hoy nítidamente ante nuestros ojos la “realidad del 3%”, que no es otra más que la realidad del consenso socialdemócrata, un sistema oligárquico de imposición del pensamiento único, que sustituye el consenso social por el consenso político, y que se materializa a través de la unión de las oligarquías políticas, mediáticas, comerciales y financieras con el fin de mantener secuestrada la libertad política y repartirse el cada vez más exiguo pastel. Oligarquía que restringe a unos pocos la participación en el mando político, en la utilización del poder.  Cada vez más.

Montoro ha dado orden a Hacienda para que persiga a los Pujol por blanqueo de dinero.  A Àngels Barceló, a pesar de la confesión de Pujol, le parece que éste está sufriendo una persecución en toda regla… Lo del trinque a manos llenas durante décadas parece ser lo de menos.  Cosas de la oligarquía mediática, que en Cataluña no conoce casi excepciones.   La mayoría, que después de décadas de estatismo feroz, se ha creído aquello del “Hacienda somos todos” y la “injusticia” de los impuestos indirectos frente a los directos, aplaude la iniciativa del ministro. Como si lo grave en este caso no fuera el origen del dinero, robado a los españoles.

La explicación de la historia como una lucha permanente entre oligarquías, como pensaba Maquiavelo, es más exacta que explicación por la lucha de clases de Marx

Y eso me recuerda que urge abrir el debate de derogar, que no bajar, el IRPF, ese impuesto ideológico por excelencia y verdadero sostenedor del Estado policial, que castiga a quienes trabajan. Es el impuesto que machaca y controla a la clase media. Y es que, lo que empezó por ser un impuesto británico excepcional  y temporal –jamás un impuesto es temporal; siempre que se impone, se queda- para momentos de postguerra, ha devenido en el arma perfecta del consenso socialdemócrata europeo contra el pueblo. La maraña fiscal, por su parte, sirve como arma contra los desafectos, contra los disidentes.Sólo era cuestión de tiempo que Hacienda se utilizara para intimidar a tal o cuál discrepante. Como excusa para mantener el chiringuito, que ya se sabe que estas cosas no perduran sin la complicidad de buena parte de la sociedad, el llamado Estado del Bienestar, que no es más que un totalitarismo enmascarado por la propaganda

Por ello, pedir la bajada del IRPF supone legitimar el expolio de las clases medias. Grave error. Lo que urge es su derogación. Es posible la nueva izquierda que representada por Manuel Valls en Francia o Matteo Renzi en Italia, progresista y no inmovilista a diferencia de nuestra gauche divine, acabe proponiéndolo. Frente a los socialistas de todos los partidos, que diría Hayek.

Cada vez un mayor número de personas, que no de ciudadanos (la ciudadanía presupone la existencia de libertad política; lo que somos es sospechosos de Hacienda) y de ahí en parte el ascenso mediático del chico de la coleta, a quien una parte del Sistema parece empeñada en colocar en la parrilla de salida, acaso porque, sospecha Willy Toledo, podríamos estar ante una nueva operación “Felipe González”, el régimen de 1978 ha terminado. De él, podría no quedar ni el matrimonio entre Juan Carlos y Sofía como aseguraba esta semana “La Repubblica”, haciéndose eco de lo que en los mentideros de la capital hace meses es un clamor. Corinazo.

La explicación de la historia como una lucha permanente entre oligarquías, como pensaba Maquiavelo, es más exacta que explicación por la lucha de clases de Marx.  No lo olviden.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba