La tribuna de Jesús Alfaro

¿En qué se diferencian Steve Jobs y Henry Ford?

Hanauer es un multimillonario que viene predicando que los niveles de desigualdad no pueden seguir aumentando porque los pobres acabarán cortándole el cuello a los ricos. Habla de EE.UU.  En su charla de TED recuerda el caso de Henry Ford y dice que “el modelo para nosotros los ricos debería ser el de Henry Ford. Cuando Ford implantó su famoso salario de 5 $ al día, que era 2 veces el salario vigente en la época, no solo aumentó la productividad de sus fábricas, sino que convirtió a trabajadores pobres y explotados en una clase media próspera que ahora podía permitirse comprar los productos que fabricaba”.

Creo que Hanauer se equivoca. Ford no pretendía vender coches a sus trabajadores y no les pagaba ese sueldo elevado para que pudieran comprarse un coche. Eso sería irracional, ya que tendría que incluir, en los costes del coche, el salario más elevado que les estaba pagando.

Henry Ford pudo pudo subir los sueldos porque era un pionero. Fabricó el primer automóvil que podían pagar los norteamericanos

La pregunta es, pues, cómo pudo permitirse Henry Ford pagar tan bien a sus trabajadores. Si, en vez de producir coches, hubiera producido latas de tomate en conserva y hubiera duplicado el salario de sus trabajadores, se habría arruinado inmediatamente porque sus competidores, con costes más bajos, lo habrían echado del mercado. Henry Ford pudo hacerlo - pudo subir los sueldos - porque era un pionero. Fabricó el primer automóvil que podían pagar los norteamericanos.  Y como todo pionero que introduce un producto "nuevo" en el mercado, tenía la posición de un monopolista, es decir, ganaba, con cada coche un margen muy superior al que podría haber obtenido en un mercado competitivo. Obtenía las rentas del monopolio, pero de un monopolio "bueno" para todos porque indujo a otros a entrar en el mercado de coches que erosionaron su monopolio. Al cabo de algunos años, todos los americanos de clase media tenían un coche y existía una oferta variada de vehículos, cada vez a mejor precio y con mejores prestaciones. De hecho, es también muy famoso el hecho de que los hermanos Dodge demandaron a Henry Ford por no repartir dividendos a pesar de las ganancias que estaba obteniendo la empresa.

Pero la decisión de Henry Ford era, además, muy astuta. Siendo el pionero, los competidores habrían de ofrecer un salario equivalente al suyo para poder atraer a la mano de obra especializada. De otro modo, los mejores trabajadores se quedarían en Ford. Por tanto, al subir el sueldo a sus trabajadores, estaba creando una poderosa barrera de entrada y elevando los costes de sus rivales.

El problema de hoy es que los empresarios pioneros que podrían permitirse pagar salarios muy elevados no tienen por qué hacerlo y pueden retener esas rentas monopolísticas para sí

El problema de hoy es que los empresarios pioneros que podrían permitirse - y para los que es racional - pagar salarios muy elevados no tienen por qué hacerlo y pueden retener esas rentas monopolísticas para sí (repetimos, son rentas "buenas" para todos porque atraen a otros empresarios al sector y fomentan la innovación). Y la razón es muy simple. Las innovaciones - las que generan rentas monopolísticas - se producen gracias al trabajo de muy pocos, que reciben salarios fastuosos (y opciones sobre acciones) pero se fabrican por  cientos de miles o millones de trabajadores de países en vías de desarrollo donde están las fábricas de los productos que incorporan las innovaciones. Estos trabajadores asiáticos o africanos no cobran salarios elevados, simplemente, porque Apple o Samsung no necesitan pagárselos. De manera que los accionistas (y los directivos) pueden retener para sí el margen correspondiente.  

Eso no quiere decir que no sea una idea que merece la pena ser estudiada elevar, y mucho, el salario mínimo interprofesional (en España es de unos 4€ la hora). Si la medida va acompañada de una desburocratización de las relaciones laborales, de manera que se pueda contratar a un trabajador con un apretón de manos y despedirlo de igual forma y el Estado se ocupa de garantizarles la sanidad y de organizarles la pensión, puede mejorar el bienestar social y dignificar e incentivar el trabajo al hacer, simultáneamente, más transparente y menos costoso el trabajo dentro de la legalidad. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba