La tribuna de Gabriela Bustelo

Invotables

Un ciudadano presionado para votar a políticos corruptos no puede considerarse libre, del mismo modo que no es democrático un país cuyos partidos políticos figuran entre los más corruptos de Europa. Y los candidatos que se presentan a las elecciones bajo siglas corruptas obligan al votante ejercer en falso su derecho democrático primordial.

Es más urgente que nunca que los españoles tomen conciencia de su papel protagonista en la regeneración política de España

Discriminar entre corruptos y no corruptos

En un año de elecciones municipales, autonómicas y generales –estas últimas todavía sin convocar– es más urgente que nunca que los españoles tomen conciencia de su papel protagonista en la regeneración política de España. En primer lugar, por delante de cualquier otro factor, toda persona que vaya a ejercer el voto debe preguntarse por la contaminación o limpieza de cada una de las formaciones políticas disponibles. Optar voluntariamente por un partido corrupto convierte al votante, sin disculpa posible, en un cómplice de las mafias políticas nacionales.

El 80% de la corrupción está en el PP y el PSOE

Todos los partidos que han constituido gobiernos nacionales y/o autonómicos tienen o han tenido en sus filas imputados o condenados en casos de corrupción. El 80% de los políticos implicados en casos de corrupción pertenecen al PP y el PSOE. Las indiscutibles estrellas en el espectáculo nacional de latrocinio del dinero público son el actual partido del Gobierno y el principal partido de la oposición. Casi la mitad de las tramas de fraude se asocian al Partido Popular y algo más de 30% al PSOE. Entre los casos que el PP tiene bajo su paraguas destacan “Gürtel”, “Bárcenas”, “Emarsa” y “Nóos”, mientras que el PSOE es el partido con mayor número de políticos implicados en casos de corrupción. La tristemente célebre “Trama de los ERE”, asociada al PSOE-A e investigada por la jueza Mercedes Alaya, llega ya a la cifra de 266 imputados, que podían haber defraudado un total de 1.200 millones de euros y de los cuales no hay ninguno encarcelado en estos momentos, pues todos ellos han ido pagando sus correspondientes fianzas. Esta semana declaran ante el Tribunal Supremo en relación con esta causa dos expresidentes de la Junta de Andalucía –Manuel Chaves y José Antonio Griñán– y tres exconsejeros –José Antonio Viera, Gaspar Zarrías y Mar Moreno–; los cinco son políticos aforados, que hasta ahora habían logrado esquivar a la Ley. Y la “Operación Edu”, que investiga la estafa en los cursos de formación de la Junta de Andalucía, implica ya a 245 imputados sin que hayan concluido las investigaciones, que incluyen en uno de sus expedientes al marido de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, como profesor de los falsos cursos para parados.

Destaca el hecho de que Podemos tenga ya cuatro casos de corrupción pendientes

Corrupción nacionalista y comunista

Esta selecta categoría de los aforados incluye, entre otros, a Jordi Pujol, cuya fortuna multimillonaria estaría distribuida en una constelación de paraísos fiscales desde Suiza, Luxemburgo, Andorra y la isla de Jersey hasta las Antillas Holandesas, en el Caribe. Entre los casos catalanes más célebres están “Palau”, “Adigsa”, “Innova” e “ITV” relacionados con la sección de Convergència Democràtica de Catalunya, que forma parte de CIU. En el País Vasco, el PNV tiene pendiente de resolución llamado caso “De Miguel” con 26 imputados, nueve de ellos exdirigentes y antiguos cargos del Partido Nacionalista Vasco, sospechosos de once delitos, entre ellos prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y malversación de caudales públicos. Izquierda Unida está implicada en los casos “Tarjetas Black”, “Púnica” y “Enredadera”, sin olvidar el asunto de los contratos de Tania Sánchez cuando todavía era diputada de IU por la Asamblea de Madrid. Y destaca el hecho de que Podemos –cuya campaña política se centra en denunciar la corrupción de los partidos tradicionales– acumule ya varias querellas pendientes sin tener siquiera presencia en el Parlamento ni haber gestionado un solo euro de dinero público y sea sospechoso de estar financiado por el Gobierno de Venezuela.

Políticos invotables y políticos votables

No todos los políticos españoles son corruptos ni todas las regiones de España están contaminadas, pero en Andalucía la mayoría de los casos de fraude son del PSOE, en Valencia del PP, en Cataluña de CIU y en el País Vasco del PNV, lo que parece indicar que en las autonomías hay un problema de caciquismo instalado desde hace décadas.

El ciudadano español tiene en 2015 la posibilidad de acabar con esta epidemia de putrefacción nacional

Es obvio que se precisan mecanismos de control y supervisión del dinero público, pero para extirpar el mal de raíz es imperativo renovar a las personas que llevan décadas instaladas en un sistema político concebido como instrumento de lucro. La mayoría de la población española ha refrendado en las urnas, año tras año, esta conducta considerada imperdonable en todos los demás países europeos desarrollados. El ciudadano español tiene en 2015 la posibilidad de acabar con esta epidemia de putrefacción nacional. El derecho al voto no debería considerarse una actividad encajada a regañadientes en una jornada dependiendo de si llueve o hace sol; ni una actividad mecánica que se repite en base a una decisión tomada hace años. El votante que elige a los candidatos corruptos es un corrupto más. Hay partidos invotables y partidos votables. Y todos sabemos cuáles son.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba