OPINIÓN

El coste de la independencia

La independencia para Cataluña puede ser el anhelo de muchos, pero su hipotética consecución podría implicar irremediablemente el desastre económico de la nueva república aún por nacer.

El coste de la independencia.
El coste de la independencia. Javier Martínez

En agosto de 1485 una enfermedad muy contagiosa recorrió las calles de Londres. No se sabe muy bien qué fue, si algún tipo de gripe u otro virus que afectaba a los pulmones. Pero se le recuerda como la fiebre del sudor, por la fuerte sudoración que generaba el enfermo antes de fallecer. Fue una enfermedad de esas que vino y desapareció, dejando un reguero de muerte y desolación, y aunque se repitió alguna vez más en el siglo XVI, nunca más se supo de ella. Dicha desaparición es considerada por algunos como una prueba de su virulencia y éxito. El desdichado que se contagiaba terminaba feneciendo mientras que el resto escapaba inmune. Al cabo de pocas generaciones el virus simplemente no tenía a quien contagiar y desapareció.

Existen algunas ideas que, del mismo modo que un virus, se propagan con tanto éxito que paradójicamente esto puede suponer su propio fin. La independencia para Cataluña puede ser el anhelo de muchos, pero su hipotética consecución podría implicar irremediablemente el desastre económico de la nueva república aún por nacer.

A pesar de lo mucho que se ha escrito sobre ellas, y desde luego, se suele ignorar (o despreciar) que estas serán mucho más graves para la economía catalana que para la española

La inmensa mayoría de las conversaciones sobre la independencia de Cataluña y sus consecuencias económicas giran sobre cuestiones que, sin dejar de ser importantes, creo que son secundarias. Muchas pivotan su argumento sobre los beneficios fiscales que supondrán -como el en Brexit, ¿recuerdan?-. Otras se centran en las pensiones. Otras discuten sobre la carga de la deuda y su reparto. Es muy común el argumento sobre los beneficios de una nueva regulación que hará de Cataluña el paraíso de los investigadores y empresas con altos salarios. Pero, cuando tratas de llevar el debate a los asuntos macroeconómicos, el este suele enmudecer. La respuesta más elaborada que me he encontrado es un “ya se verá”. Ante esto, mi humilde impresión es que, en general, se ignoran las consecuencias de una posible secesión, a pesar de lo mucho que se ha escrito sobre ellas, y desde luego, se suele ignorar (o despreciar) que estas serán mucho más graves para la economía catalana que para la española.

Varios son los posibles efectos macroeconómicos que la secesión conllevaría. Entiéndase que lo que a continuación describo sería una predicción condicionada a una independencia efectiva y no a una declaración unilateral sin reconocimiento ni por el Estado español ni por el resto de la comunidad internacional (DUI). Este detalle es importante y debe estar presente en lo que resta de la exposición de las consecuencias, aunque no es descartable que algunas de ellas puedan darse con el simple concurso de la DUI. Así, volviendo a los efectos, Ángel Ubide desarrolló en su momento algunas de estas posibles consecuencias y en las cuales en parte inspiro mi análisis. Así, es posible señalar que una de las consecuencias más graves que tendría que afrontar la nueva república deviene de la inevitable ruptura del mercado único para la región. La simbiosis entre Cataluña y resto de España es muy intensa, así como entre Cataluña y el resto de la Unión Europea, por lo que la independencia tendría consecuencias negativas para todas las dimensiones geográficas implicadas, aunque tanto mayor cuanto menor sea la economía. Además y para recalcar las diferencias, España no abandonaría el mercado único mientras que Cataluña quedaría detrás de unas nuevas fronteras físicas y económicas ( aquí y aquí para evidencia sobre anteriores fragmentaciones de estados y sus efectos económicos). Las consecuencias económicas, como desarrollo posteriormente, serían más que evidentes en un marco de aislamiento económico, pues a este respecto, recordémoslo, no caben medias tintas, ya que una independencia te expulsa de la UE .

Incluso aunque Cataluña quisiera heredar el acervo legal de la UE, tendría que traducir a su nueva legislación (que no existe) todo el entramado legal comunitario

Los efectos de romper tratados de comercio internacionales o mercados integrados son conocidos, y no solo derivados de la creación de aranceles, sino especialmente de la segregación de un mercado, en dos o más, con normativas diferentes. En este caso, incluso aunque Cataluña quisiera heredar el acervo legal de la UE, tendría que traducir a su nueva legislación (que no existe) todo el entramado legal comunitario. Para ello es necesario un debate parlamentario entre los partidos de todas y cada una de estas leyes. La lógica política interna de un estado independiente, donde además partidos de izquierda radical y antisistema tienen un gran predicamento - y que incluso podrían dictar la agenda política- llevaría por la lógica senda de los hechos no sólo a la salida de Cataluña de la UE, sino además a su incapacidad de llevar a cabo todo este proceso de asimilación.

Los efectos reales de esta ruptura serían intensos a medio y largo plazo, afectando a la estructura productiva regional, en parte debido a la más que probable deslocalización de una parte de la actividad productiva así como de los factores productivos, como por ejemplo el capital humano. Cuanto más tiempo se esté fuera, más ácida será la independencia. Y es que seamos francos, países como Italia, Francia o incluso Gran Bretaña, por decir algunos, no reconocerán a Cataluña como estado independiente, y en el improbable caso de que así fuera, mucho menos como miembro de la UE. Hacerlo abriría una caja de Pandora cuyos costes ninguno de estos países estaría dispuesto a asumir, pues generaría una crisis sin precedentes en la historia reciente de Europa y probablemente dentro de cada uno de ellos. Los incentivos de España, obviamente, son aún menores.

Aunque una DUI no sitúa a Cataluña fuera del Eurosistema, una hipotética Cataluña independiente sí lo estaría

A todo ello sumemos la cuestión financiera. Aunque una DUI no sitúa a Cataluña fuera del Eurosistema , una hipotética Cataluña independiente sí lo estaría, siendo de nuevo en este caso quien tendría todas las de perder. Si así fuera, la salida de Cataluña del paraguas que supone el Banco Central para sus estados miembros haría zozobrar todo el sistema financiero de la joven república. Los bancos (oficinas) radicados en Cataluña dejarían de ser “europeos”, y tendrían la imposibilidad de poder financiarse en euros directamente con el banco central. Recordemos que los bancos centrales no solo tienen la labor de emitir y controlar la cantidad de dinero, sino también de regular el sistema bancario y financiero y servir, y esto es lo importante, como prestamista de última instancia. Pero esto obligaría a las entidades financieras catalanas a tener que financiarse en unas condiciones muy perniciosas o emigrar. En el caso en el que permanecieran en Cataluña, su quiebra sería segura en pocos días.

Ante esta inestabilidad, una huida hacia adelante de Cataluña sería el siguiente problema. En el caso de una independencia y ante la amenaza de quiebra habría que crear un banco central y una nueva moneda. Pero esto generaría inmediatamente una crisis de confianza con la consecuente pérdida de liquidez, corralito incluido y fuerte devaluación de su nueva moneda, elevando la inflación y, por ello, creando una grave pérdida del valor de la renta disponible que se sumaría a los efectos de la ruptura del mercado único. Los efectos a corto plazo de este “corralito” se trasladarían en el largo plazo, sumándose a los de la deslocalización.

Uno puede estar equivocado, pero para que se desarrollen los acontecimientos tal y como se han descrito solo necesitamos una cosa: que Cataluña deje de formar parte de la UE, algo que ocurriría en el caso de independencia. Ante esto, me suelo preguntar cómo gente mucho más preparada y cualificada que un humilde servidor o no se plantea estos costes o simplemente su análisis coste-beneficio se decanta por el lado de la independencia.

La aparición de voces cualificadas desde el propio seno del PDCat pidiendo mesura y miras altas me hacen sospechar que los temores descritos en este post no son muy infundados

Dos son las posibles respuestas. La primera, porque creen que su órdago tendrá éxito y que al implicar la independencia costes para todos, no se tardará en reconocerla para no llegar a peores. Todos cederemos. Sin embargo, es muy probable que esta estrategia esté equivocada, ya que se descuenta que los intereses del resto de estados de la Unión Europea son ajenos a la cuestión catalana. Evidentemente, como se ha adelantado, esto no es así. Una segunda explicación es que, simplemente, desconocemos todos los detalles del plan soberanista, por lo que aquellos que prevemos estas consecuencias estamos claramente equivocados. No obstante, la aparición de voces cualificadas desde el propio seno del PDCat pidiendo mesura y miras altas me hacen sospechar que los temores descritos en este post no son muy infundados. También y cuando ni siquiera aún ha sido declarada la DUI, los recientes movimientos financieros nos hacen entrever que muy posiblemente no andamos desencaminados.

Hay otra posible explicación. Quienes gobiernan Cataluña tienen otros incentivos diferentes a los de aquellos que son gobernados, pero que los hacen confundir como los objetivos legítimos del “pueblo”. Otros simplemente quieren crear un mundo muy diferente al que es, siendo la independencia un medio para tal objetivo. Por último, otros simplemente desean ver el mundo arder, por lo que las amenazas de una hecatombe económica más que desincentivarles, les motiva. En ese cúmulo de desafección entre élites y pueblo, los primeros han sabido hacerse con el control de los segundos ocultándoles parte de las posibles consecuencias. Pero el problema es que llegará el día después. Y cuando llegue, quizás ese día, los lamentos sean muchos. Ese día, es posible que las esperanzas mueran como aquel virus, de éxito.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba