OPINIÓN

¿Quién se beneficia de las políticas sociales?

La política social en España debería reconsiderase profundamente, principalmente para que esta alcance sus principales objetivos, que son oportunidad y seguridad, yendo a las manos de los que realmente la necesitan.

¿Quién se beneficia de las políticas sociales?
¿Quién se beneficia de las políticas sociales? EFE

La política social tiene como objetivo otorgar a aquellos más necesitados acceso a unos servicios esenciales que en otro caso no podrían disponer, o bien ofrecer estabilidad financiera que minimice los riesgos inherentes a una vida llena de obstáculos. Su función debe ser de este modo doble, igualar oportunidades y reducir el riesgo. Además, la política social debe buscar reducir la desigualdad de las familias en términos no solo económicos. Sin embargo, y en este sentido, los efectos de esta política en España no resiste comparación con otros países.

Un trabajo de la OCDE pone énfasis sobre esta cuestión. En el mismo se presenta un gráfico muy revelador que muestro a continuación. En él se mide la desigual distribución de las transferencias sociales entre hogares definidos como “ricos” (20 % de más renta) y hogares “pobres” (20 % de menos renta). Sólo se incluyen transferencias monetarias, excluyendo, por lo tanto, educación y sanidad. Además, para eliminar el efecto que las pensiones de los jubilados pueda tener en esta redistribución, solo se incluyen los hogares con rentas obtenidas por sus miembros en edad de trabajar (18 a 65).

Gráfico 1
Gráfico 1 OCDE

Así, las familias españolas más “ricas” obtienen transferencias sociales que suponen, de media por hogar, el 160% de la media obtenida por los hogares españoles. Las familias en el 20% más pobre obtienen aproximadamente el 55%. Es decir, 3 a 1.

Las familias españolas más “ricas” obtienen transferencias sociales que suponen, de media por hogar, el 160% de la media obtenida por los hogares españoles

Con estas cifras es difícil defender que las políticas sociales en España alcanzan con éxito el objetivo de aumentar la igualdad de oportunidades así como asegurar eficientemente a los hogares contra eventos laborales, personales y económicos. Esto es de lo que conversamos hace unos días en Twitter gente como Pau Marí Klose, Joseba Zalakain, Fernando Sols, Manuel Aguilar, Raúl Segarra, Demostenes, Luis Sanzo, Luis Garicano y un servidor, conversación de la cual surgió la idea de evaluar las razones de este hecho, cosa que muestro a continuación.

Utilizando datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE para el año 2013, con el objeto de ser coherente con el gráfico de la OCDE, es posible comprobar qué transferencias generan esta distorsión. Para ello, antes, hay que definir qué son las políticas sociales. Según el propio INE, a cuenta del Reglamento (CE) nº 1980/2003, se incluyen dentro de las actuaciones de política social las transferencias o ayudas por familia/hijos, ayudas para vivienda, prestaciones por desempleo, por jubilación, por supervivencia, por enfermedad, por invalidez, ayuda para estudios y contra la exclusión social no clasificada en las anteriores partidas. Estas ayudas o son otorgadas a las personas o bien directamente al hogar. Si quiere un mayor detalle de qué transferencias se incluyen en cada una de dichas partidas, acuda al documento del INE que enlazo aquí.

Utilizando solo datos de transferencias a personas menores de 63 años y mayores de 18, con el objeto de eliminar las pensiones de jubilación y ser así lo más coherente posible con el gráfico de la OCDE origen de este debate, la figura que se muestra a continuación refleja las cuantías transferidas a los hogares por deciles de renta en euros por año y unidad de consumo equivalente de la familia así como en porcentaje de la renta bruta total anual de dichos hogares para 2013.

Gráfico 2
Gráfico 2 A.H.

Dos hechos relevantes se observan con claridad. En términos absolutos, euros, el gráfico de la izquierda muestra que mientras las transferencias parecen distribuirse homogéneamente entre el percentil 20 y 80, e incluso ser ligeramente más elevadas para hogares con menor renta, en ambos extremos se observan tendencias de ruptura, que es lo que el gráfico de la OCDE nos enseña. Concretamente, tanto las prestaciones por desempleo, muy superiores en el 10 % más rico, como las ayudas a la supervivencia y las pensiones públicas diferentes a las de jubilación, marcan las diferencias.

Pero claro, esto es en términos absolutos. Por ello es además interesante conocer cómo de importantes son estas transferencias para los hogares en función de su renta total. El gráfico de la derecha nos enseña esta importancia. Así, mientras entre los hogares de menor renta las trasferencias sociales suponen el 40-45 % del total de sus ingresos, entre los más ricos solo representan un 5-10 %.

Sin embargo, y a pesar de la importancia que representan estas transferencias para los hogares con menor renta, la movilidad entre percentiles que permiten dichas transferencias es baja. Por ejemplo, 9 de cada 10 familias que sin transferencias públicas estarían en el 20 % de los hogares españoles más pobre seguirían estándolo una vez se incluyen las mismas. Este dato es muy relevante a pesar de la importancia que supone para dichos hogares estos pagos. En el otro extremo ocurre algo muy similar. No menos de ocho de cada diez hogares pertenecientes al 20 % más rico permanecería en dicho selecto club si las transferencias públicas les fueran retiradas.

Unas mayores transferencias por hogar para una misma porción de población implica que estos acaparan un mayor porcentaje de los recursos puestos a disposición de las políticas sociales

Y no solo eso. Unas mayores transferencias por hogar para una misma porción de población implica que estos acaparan un mayor porcentaje de los recursos puestos a disposición de las políticas sociales. Esto es lo que muestra la tarta que se presenta a continuación. Así, los hogares pertenecientes al 20% más pobre acapararían algo más del 14 % de las transferencias. El 20 % más rico, el 28 %. Por si no se han percatado, es el doble.

Gráfico 3.
Gráfico 3. A.H.

En resumen, las políticas sociales están diseñadas para alcanzar varios objetivos. Uno de ellos es cubrir el riesgo de eventos que una familia difícilmente pudiera afrontar sin el concurso de todos. Sin embargo, y a pesar de que las transferencias sociales son importantes en los hogares de menor renta, en términos absolutos no suponen una cantidad destacable. Más bien al contrario, una parte importante de estas transferencias van dirigidas a hogares para los que estas suponen un incremento marginal y muy posiblemente nada determinante. En este sentido, la política social en España debería reconsiderase profundamente, principalmente para que esta alcance sus principales objetivos, que son oportunidad y seguridad, yendo a las manos de los que realmente la necesitan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba