OPINIÓN

2017: el fin de un año marcado

El 21 D es también una gran oportunidad para la educación en Cataluña. Confiemos en que al final se pueda reconducir la situación mediante lo que aquella noche del 3 de octubre Su Majestad El Rey Felipe VI enfatizó como el firme compromiso de todos con los intereses generales.

2017: el fin de un año marcado.
2017: el fin de un año marcado. Toni Albir/Efe

Nunca olvidaremos este Annus horribilis que nos trajeron los que desean una España rota. Todo debería quedar en nuestra memoria para no olvidar la angustia de lo vivido durante 2017. Aunque hayamos seguido cada minuto de cada día los acontecimientos de esta pulsión separatista, justo es reconocer que en la noche de octubre protagonizada por El discurso del Rey, se abrió una nueva etapa después de aquella dedicatoria

Y al conjunto de los españoles, que viven con desasosiego y tristeza estos acontecimientos, les transmito un mensaje de tranquilidad, de confianza y, también, de esperanza.Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos. Porque nuestros principios democráticos son fuertes, son sólidos.

Porque España no se puede entender sin su integridad territorial, el sistema educativo español tampoco se puede entender sin Cataluña, que es la segunda Comunidad Autónoma en alumnado, (16,5% del total de estudiantes españoles). Es indudable que si algo afecta gravemente a una de las 17 Comunidades, tiene repercusión en todo el sistema educativo español en su conjunto, pero la afectación  será mayor cuanto mayor sea la participación de cada Comunidad sobre el conjunto nacional.

Sería deseable aprovechar la oportunidad ante el 21D para volver a una formación que en siglos pasados fue de las más avanzadas

Sería deseable aprovechar la oportunidad ante el 21D para volver a una formación que en siglos pasados fue de las más avanzadas, con buenas formas de hacer extendidas desde allí al resto de España para contribuir a forjar las señas de identidad de la buena educación española: escuelas y talleres de maestría de oficios y gremios, colegios privados con siglos de antigüedad, amplia red de colegios de iniciativa social, formación profesional muy pionera y estrechamente ligada al mundo productivo, dinamización social desde la escuela cristiana, profesionalidad de los directores públicos escolares, amplia red de asociaciones profesionales públicas y privadas educativas… Sería injusto creer que todo ha desaparecido o que desde el último tercio del siglo XX todo ha sido transformado para otros fines.

Todos esperamos que Cataluña reoriente sus decisiones de política educativa, pues en nuestro modelo constitucional de Estado, la educación está transferida y las Administraciones Educativas de las Comunidades Autónomas tienen competencias exclusivas sobre la educación en su territorio. Por ello, adoptar nuevas prioridades educativas y para ello, tomar nuevas decisiones de gasto (es la segunda Comunidad en gasto público en educación después de Andalucía) (1) corresponderá al futuro gobierno que salga de las  urnas el día 21D.

Serán opciones propias de su política educativa mejorar algunos datos en los que sinceramente cuesta reconocer a Cataluña

Serán opciones propias de su política educativa mejorar algunos datos en los que sinceramente cuesta reconocer a Cataluña: cualificar mejor a su población joven ya que es la 15ª Comunidad Autónoma en titulaciones de Bachillerato y la 6ª en población adulta con estudios de educación superior (2), disminuir hasta niveles europeos el abandono educativo temprano: es la novena Comunidad Autónoma con un 18% de jóvenes huidos de la educación (el nivel más bajo es en el País Vasco con 7,9%), o mejorar respecto al sexto puesto (sobre siete)  obtenido por los alumnos de 10 años de Educación Primaria en el Estudio Internacional de Progreso de Comprensión Lectora (PIRLS) (3),  o que mejore su posición (la última de 17) en porcentaje de alumnado que participa en experiencias que utilizan una lengua extranjera como lengua de enseñanza: 1% en Primaria (la primera Asturias: 53,3%) y 0,9% en Secundaria Obligatoria (la primera La Rioja: 36,6%), y también la última (de 17) en porcentaje de población adulta que participa en una acción de educación o formación permanente : 7,4% (la primera Navarra 11,8%) (4).

La oportunidad del 21D también significa alinear la movilización de recursos tan importante implicada en la educación catalana con la obtención de resultados coherentes con las expectativas que dichos recursos generan; esto significará apartarse de la más que discreta 6ª posición obtenida en rendimiento en ciencias, la 7ª en lectura y 6ª en matemáticas sobre el conjunto de todas las Comunidades en la última evaluación PISA, lo que sorprende puesto que esta evaluación se realiza en el último curso de Secundaria Obligatoria y es Cataluña en donde menos repetidores hay de España en toda la Educación Primaria y Secundaria Obligatoria y más alta tasa de idoneidad en todos los cursos.

Aún sorprende más la existencia de un 17% de alumnos en matemáticas y 15% en ciencias y lectura en los peores niveles

Pero aún sorprende más la existencia de un 17% de alumnos en matemáticas y 15% en ciencias y lectura en los peores niveles (inferiores al nivel 2 de PISA), es decir fuera del mínimo de competencia exigida en el mercado laboral  abocados, si no progresan, a la exclusión social y la marginalidad,  en triste sintonía con los indicios de la brecha social que la educación pudiera estar produciendo en la sociedad catalana, ya que en Cataluña, Asturias y Murcia) (5) es donde mayor impacto tiene el estatus socioeconómico y cultural de las familias en los resultados de los alumnos, lo que debe interpretarse como alerta sobre posibles insuficientes logros de su educación en materia de cohesión social y superación de desigualdades.

En la actualidad, la calidad de los resultados de los sistemas educativos no depende de los recursos, una vez que están cubiertas determinadas necesidades básicas de escolarización de la población, sino de las actuaciones y decisiones de política educativa que se toman con los recursos de los que se dispone. España necesita buenos resultados de la educación catalana, pero los primeros beneficiados de ello serán, sin lugar a dudas, los propios catalanes. A estas alturas de lo vivido durante este año, ya nadie debería dudar de que los malos resultados educativos de una Comunidad Autónoma, sobre todo si se trata de una de las de mayores recursos y estudiantes escolarizados, repercutan en toda España y afecten a sus avances tan difícilmente conseguidos.

España necesita buenos resultados de la educación catalana, pero los primeros beneficiados de ello serán, sin lugar a dudas, los propios catalanes

Nunca es tarde. Todavía en 1995, antes de la impregnación de casi todas las manifestaciones de su vida social y política por la radicalidad del independentismo catalán, se podía leer en un texto normativo que el desarrollo de una determinada ley educativa nacional permitiría “la consolidación de una oferta plural dentro de un sistema educativo abierto que es la forma como se ha configurado el servicio público de enseñanza en Cataluña”.

El 21 D es también una gran oportunidad para la educación en Cataluña. Confiemos en que al final se pueda reconducir la situación mediante lo que aquella noche del 3 de octubre Su Majestad El Rey Felipe VI enfatizó como….el firme compromiso de todos con los intereses generales.

_

(1) Estadística de Gasto Público en Educación. Año 2015. MECD, (2) (4) Sistema Estatal de Indicadores de la Educación 2017, (3) PIRLS 2016.Estudio Internacional de Progreso en Comprensión Lectora. IEA. IE (5) Pisa 2015. Programa para la Evaluación Internacional de los alumnos. Informe preliminar. IE.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba