Hmmm...

Los virus que nos rodean

El doctor Carlos Briones no es tan famoso como El Sueño de Morfeo ni ocupa tantas páginas como Mou pero es uno de nuestros científicos destacados, un bioquímico dedicado a escudriñar en los secretos de la vida y, además, un poeta de nivel, un melómano empedernido y un tipo empeñado en algunos proyectos insólitos de ese espacio todavía minoritario de la Tercera Cultura. Es, además, amigo mío, pero por lo que hoy viene a esta página es porque preside el comité organizador del XII Congreso Nacional de Virología que se celebrará en Burgos entre el 9 y el 12 de junio. Hablamos apresuradamente, un poco a salto de mata, sin tiempo pero con ganas.

Carlos, hay que tener valor para celebrar un congreso científico con el presente panorama.

Qué le vamos a hacer: toca. Cada dos años, la Sociedad Española de Virología celebra un congreso en una ciudad española, y ahora es el turno del duodécimo, que reunirá en Burgos a unos 300 científicos y médicos de todo el mundo. Es verdad que lo hacemos en un momento especialmente delicado, en el que hay una profunda crisis económica pero también un maltrato incomprensible desde los poderes públicos de nuestro país hacia la ciencia y a los científicos.

¿Tanto como maltrato?

La situación se está deteriorando por momentos. La inversión pública en I+D en España se ha reducido un 40% desde 2009; los científicos mejor formados se ven obligados a salir de nuestro país y les es prácticamente imposible regresar; la Ley de la Ciencia aprobada hace dos años no se ha implementado aún; la Agencia Estatal de Investigación promovida por dicha Ley, dos de cuyos objetivos eran garantizar un marco estable de financiación y favorecer la internacionalización de nuestros grupos, está fracasando antes de su puesta en marcha; la financiación de nuestro sistema científico lleva camino de perder una anualidad completa, retrasando la subvención de los proyectos concedidos en la convocatoria de 2012 y aplazando la siguiente convocatoria, que tendría que haberse publicado a finales del pasado año. Desde hace dos años no hay ayudas económicas para la celebración de congresos, y muchos grupos no pueden participar en las reuniones científicas debido a que no consiguen financiación para sus proyectos científicos, o, si las consiguen, luego no tienen acceso a los presupuestos concedidos porque dichos fondos no se liberan desde el Ministerio... Si no quieres llamarlo maltrato busca otra palabra, pero se parecerá bastante.

Y vosotros os vais a poner a hablar sobre virus...

Los virus nos rodean: la gripe, el sida, las hepatitis, el SARS, el papiloma… son sólo algunos ejemplos de enfermedades causadas por ellos. Así que los virus están ahí, forman parte de nuestras vidas. De hecho, todos los animales y las plantas vivimos continuamente afectados por muchos tipos de virus, de los cuales afortunadamente sólo unos pocos pueden producirnos enfermedades. Y en el caso concreto de nuestra especie, sabemos que somos constantemente infectados por muchos más virus beneficiosos que perjudiciales. Una de las sorpresas que ha deparado el conocimiento de nuestro genoma es que prácticamente la mitad de nuestro ADN ha llegado hasta nosotros a través de los virus. Por tanto, puede decirse que los humanos somos como somos gracias a (o por culpa de, según se mire) los virus.

Y a los virus, claro, los estudiáis los virólogos...

Claro. Parece razonable, ¿no? La virología es la especialidad de la biología que estudia los virus, y los virólogos somos individuos aparentemente normales, pero que trabajamos con virus en los laboratorios, leemos y escribimos artículos científicos sobre ellos y estamos interesados en aprender cómo evolucionan, cómo pasan de unos hospedadores a otros o cómo se pueden desarrollar fármacos para interferir con ellos. Hay virólogos básicos que están más interesados en temas como la genética o la estructura de los virus, o en avanzar hacia la respuesta a una pregunta muy difícil de responder: ¿los virus son seres vivos? También hay virólogos clínicos, que se ocupan en estudiar cómo afectan los virus a nuestra salud, en diseñar tratamientos farmacológicos contra ellos o, por poner otro ejemplo, en esclarecer la relación de los virus con bastantes tipos de cáncer.

¿Y la SEV? ¿Sois una especie de agrupación corporativa? ¿De secta? ¿De iglesia laica?

Para nada. Mucho más sencillo que todo eso. Gran parte de los virólogos que trabajamos en España estamos agrupados en la Sociedad Española de Virología, que tiene entre sus fines el estudio y el mejor conocimiento de la virología, y la difusión de esta rama de la ciencia para contribuir así a la promoción de la salud y al conocimiento científico. Somos una asociación sin ánimo de lucro, como lo son gran parte de las sociedades científicas, que a su vez forma parte de la Sociedad Europea de Virología y está en contacto con las principales sociedades de ámbito nacional dentro y fuera de Europa.

¿De qué va este congreso? ¿Nos puedes hacer un breve resumen para profanos?

En este congreso buscamos seguir avanzando en los distintos campos de la virología y poner en común lo que vamos descubriendo en nuestros laboratorios. Se ha diseñado un programa muy variado en el que se tratan temas relacionados con virus patógenos, entre ellos los de las hepatitis, la inmunodeficiencia humana, la gripe, los virus emergentes o los de relevancia en ganadería y agricultura. Pero también vamos a hablar sobre evolución de virus, los virus que viven en ambientes extremos u otros mucho más cercanos a nosotros: los que pueden infectar los alimentos que consumimos. Para todo ello contamos con los mejores virólogos básicos y clínicos que trabajan en nuestro país, con científicos españoles que desde hace años ejercen su actividad fuera de España y son líderes en sus respectivos campos (como es el caso de uno de los mayores expertos mundiales en el virus de la gripe: Adolfo García Sastre, en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York), y con invitados extranjeros de la talla de Dennis H. Bamford (Universidad de Helsinki, Finlandia), Amalio Telenti (Hospital Universitario de Lausanne, Suiza) o Sabah Bidawid (Departamento de Salud de Canadá).

Pero lo cierto es que, hojeando los materiales del congreso, no os veo muy optimistas. Más bien diría que hay una notable preocupación y cierto tono reivindicativo.

La ciencia que se va a discutir en este congreso es excelente, y estamos orgullosos del nivel que va a tener el encuentro. Pero somos profundamente críticos con la situación de la ciencia en general, y de la virología en particular, en nuestro país. Por ello hemos elaborado el manifiesto 'Sin ciencia no hay futuro', que estamos haciendo circular por diferentes canales y será discutido en el congreso. Ahí se plantean algunos de los temas que te mencionaba al principio y desde luego invito a todo el mundo a que lo lea y lo suscriba.

O sea, que volvemos al principio: la situación es grave....

Como decimos en el manifiesto, la actividad científica es necesaria tanto para aumentar el conocimiento como para incidir positivamente en el desarrollo económico y social de un país. Los Estados que poseen un sólido sistema de ciencia y tecnología no viven la actual crisis del mismo modo que nosotros. La necesidad de cambiar el modelo de financiación de la I+D+i en España es ya un clamor dentro y fuera de nuestras fronteras. De hecho, organizaciones nacionales e internacionales, de las que se hace eco un reciente editorial en la revista Nature, han urgido a nuestro gobierno a invertir mucho más encCiencia como una medida imprescindible para salir de esta crisis… y para poder afrontar mejor las que vengan en el futuro.

¿Cabe hacer algo?

Pensamos que sí: mostrar a la opinión pública la situación de la ciencia, el maltrato que recibe, cómo se está hipotecando el futuro de un país que está a punto de quedarse irreversiblemente alejado de los países prósperos y civilizados. Hay que mostrar que en ciencia se invierte el dinero, no se gasta. Y hay que recordar que no invierten en ciencia los países ricos, sino que los países llegan a ser ricos porque han invertido en ciencia.

Pero, Carlos, en serio, ahora que no nos oye nadie: ¿Es cierto que sin ciencia no hay futuro?

Compara la situación actual de Alemania o Estados Unidos, por un lado, y la de España o Portugal por el otro. Luego revisa lo que se ha invertido en ciencia en unos y otros casos durante las últimas décadas. Y finalmente saca tus propias conclusiones...

 #SinCienciaNoHayFuturo


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba