Hmmm...

21 películas, pocos entusiasmos

Al terminar un año toca hacer listas, no queda otra. Listas de lo que sea: de la compra, de secretarios de estado, de libros que nadie ha leído, de propósitos para el año nuevo. La mía tiene poco misterio: he ido apuntando las películas que he visto este año y se lo cuento. Solo las de estreno, claro, y solo en pantalla grande. Salen veintiuna. Alguna está fechada el año anterior pero ni ustedes ni yo nos vamos a parar en menudencias. Que lo disfruten.

Valor de ley  fue el primer estreno que vi con el año empezado. Como pasa siempre con los Coen –excepción hecha de la inolvidable Fargo-, la obra se vive y se disfruta mientras se está sentado en la butaca pero, una vez en la calle, la historia se desinfla, los personajes se desdibujan, la emoción se diluye y se queda uno con la sensación de haber asistido a una mascletá.

Con Cisne Negro no tuve tanta suerte, porque ni siquiera las casi dos horas de visionado conducen a otra cosa que al estupor de una historia ñoña con pretensiones –lo que la hace, además de ñoña, irritante.

Thor la disfruté sin excesos. No frecuento películas en 3D ni grandes parafernalias de efectos especiales, no por nada sino porque la tensión dramática de tales propuestas se me queda casi siempre muy coja. Esta vez la firma de KennethBranagh –por más que su historial norteamericano esté plagado de vaciedades- me ofrecía alguna garantía. Y no me defraudó: la suerte de encontrar exactamente lo que buscaba.

The Company Men pertenece al género “crisis post Lehman Brothers” y de ella se puede decir que es bienintencionada, correcta y prescindible. Más honesta que la fallida Insidejoby con más carga emocional que la también tramposa Margincall, ambas igualmente de la cosecha de este año.

Hanna entra en el terreno de las bobadas inevitables. Me fui a verla por aquello de los espías, que me fascinan, pero ni por esas coló. No pierdan un minuto con ella.

He visto una película española, que conste. Algo así como mi cuota de pantalla. Blacktorne.Sin destinoestá bien, es muy correcta y se adentra en el western latinoamericano con una soltura desacostumbrada para nuestros directores. Lástima que le falte sustancia: es apenas un buen ejercicio de estilo.

Con Eorigen del plantea de los simiosme volvieron a tomar el pelo. ¿Qué pasa?, ¿a ustedes no les engañan varias veces en el mismo año? Uno de esos productos de mercadotecnia en el que la coctelera de la industria mezcla ingredientes consabidos para engatusar a ilusos como yo.

El caso Farewell merece un respeto. No es una buena película de espías, aunque lo intente, porque tiene un guion premioso y una historia algo endeble. Pero hay fuerza en los actores –inmenso Kusturica- y un buen ahondamiento en el drama humano de los protagonistas.

El hombre de al lado fue una de las sorpresas -agradables- del año. Ya saben ustedes cómo son los argentinos, tan argentinos ellos. Y lo bien que se les dan las comedias costumbristas y algo absurdas, tan cercanas a su realidad y a sus contrastes. Me divertí. Me divertí mucho. ¡En 2011!

Todo lo contrario que con Lasrazones del corazón, que a punto estuvo de romperme el mío de puro asombro ante bodrio tan inmenso. Tengo a Ripstein por uno de los grandes, uno de esos directores capaces de convertir una sesión de cine en Una emoción plena. A qué pueda deberse semejante patinazo puedo intuirlo, pero no es este el sitio para adentrarme en ello.

No todo va ser cine occidental. El Cairo 678 es un filme egipcio sobre la realidad de la mujer en el entorno urbano de aquel país. Su sinopsis tiene todas las papeletas para temer un aluvión de topicazos, sensiblería y buenismo de género. Sin embargo, la película sobrevive a todas las tentaciones con gran dignidad y pasa la prueba con nota alta.

No así, hablando de chicas, Nanner lhermana de Mozart, también una película de género –aunque, como la anterior, dirigida por un hombre- que lo tenía fácil para contar, en formato de cine de época,  el injusto destino de la hermana del genio y que sin embargo patina a base de simpleza, susurros y aburrimiento.

Patina también Sofia Coppola, una directora en la que tengo puestas todas mis complacencias, que esta vez no acierta en Somewhere a reflejar el mundo de los sentimientos menores, por ella tan querido.

Saltémonos Habemus papam y Un método peligroso, dos películas equivocadas, por muy alta consideración que tengan de sí mismos sus respectivos directores, y digamos que, en cambio, el Polanski de este año, Undiossalvaje, es una modesta aportación de quien no suele pecar de modesto. Quizá por eso acierta y sabe filmar la obra teatral de YasminaReza con una eficacia admirable.

De JaneEyre no me obliguen ustedes a decir nada, como tampoco de La conspiración, ese engolado y petulante panfleto con el que Robert Redford se empeña en seguir demostrando que es más progre que nadie.

Y voy terminando: Melancholía no es lo mejor de Lars von Trier, pero el director danés ha sabido convertirse en una referencia clave del cine contemporáneo. Esta película es, como todas las suyas, enfermiza, absurda, apasionada, brillante, ridícula, genial, sobrecogedora, hilarante… Pongan ustedes los adjetivos que quieran, cuanto más contradictorios mejor, mezclen bien y sirvanlo muy frío. El resultado de Melancholía a mí no me gusta, pero otras veces el cóctel le ha salido genial y no me cabe duda de que hay que seguir tomándolo.

Pero the winner is… La película del año para mí no tiene duda: La medianoche en Paris deWoody Allen es una más de las suyas, pero nada menos que una de las buenas suyas. Rodada con la maestría de siempre, con la solvencia de siempre, con su habitual capacidad para sacar de los actores lo mejor de sí mismos y su asombrosa lucidez para escribir unos guiones vivos como la vida misma, Midnigth in Paris es una película sobre el arte, sobre la literatura, sobre el deseo, sobre la añoranza, sobre la felicidad, sobre el amor, sobre…. Vayan a verla, caramba, vayan a verla y evítenme buscar palabras.

¿Y Almodóvar? No, lo siento. No he ido a verlo tampoco esta vez.

Feliz año a todos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba