Gritos

Así es Miguel Vila, el excámara y diputado de Podemos que ha enamorado a Andrea Levy, del PP

En estos días Miguel Vila Gómez, ex militante de la Izquierda Anticapitalista (IA), se ha convertido en uno de los protagonistas del panorama político y social, después de que se diera a conocer que Andrea Levy, diputada del PP, coquetea con él y que el propio Pablo Iglesias mencionar ese posible nuevo amor durante la investidura de Pedro Sánchez. Vila es diputado de Podemos por Burgos al Congreso de los Diputados, un lugar que le resulta muy familiar ya que durante cinco años trabajó como cámara en este lugar y como delegado sindical, logrando la igualdad salarial entre sus compañeros.

  • Así es Miguel Vila, el excámara y diputado de Podemos que ha enamorado a Andrea Levy, del PP (Facebook/Twitter).
    Así es Miguel Vila, el excámara y diputado de Podemos que ha enamorado a Andrea Levy, del PP (Facebook/Twitter).
  • Antes de ser diputado de Podemos, Miguel Vila fue cámara en el Congreso de los Diputados (Twitter).
    Antes de ser diputado de Podemos, Miguel Vila fue cámara en el Congreso de los Diputados (Twitter).

Miguel Vila Goméz, de 31 años, es Técnico Superior en Imagen, cámara de televisión, realizador, mezclador y fotógrafos. Sin embargo no acabó la carrera de Derecho y Políticas, de la que tiene sólo dos años. Según recoge ABC tuvo que abandonar los estudios cuando el trabajo se lo impidió. Ahora es diputado por Burgos, vocal de las en las comisiones de Fomento y Empleo, y orgánicamente, secretario de Política de Podemos en la Comunidad de Madrid.

Contribuyó a la equiparación salarial de sus compañeros

Vila entró en el Congreso de los Diputados tras las elecciones generales del 20 de diciembre. Un territorio conocido ya que trabajó como cámara de televisión del Congreso entre 2009 y octubre de 2014.

El diputado describía para El Mundo que trabajaba bajo condiciones “muy precarias”, sin horario fijo, con jornadas maratonianas por sólo 900 euros al mes: “Había otros que cobraban incluso menos que yo, que no llegaban ni al salario mínimo”, señalaba. Por ello decidió convertirse en delegado sindical y presidente del comité de empresa. Aunque Vila no era liberado, contribuyó a la equiparación salarial de sus compañeros.

Cuando fue cámara en el Congreso, su pelo largo y vestimenta le trajeron algunos problemas

Sin embargo esta lucha sindical acabó derivando en “fuertes presiones” y problemas con la subcontrata de Telefónica y el departamento de comunicación del Congreso, que encontraron un frente de actuación contra él “por su aspecto” de larga melena y zapatillas: “Me pedían que me recogiera el pelo, que me pusiera zapatos o camisa, después pantalones de pinza… siempre había una cosa más. Lo voy cumpliendo todo hasta que ya roza el absurdo y me niego”. Finalmente terminó por denunciar al Congreso y Telefónica por vulneración de sus derechos fundamentales. Algo que disparó “mucho” la tensión en su trabajo.

Finalmente, la empresa llegó a un acuerdo con él y no hubo juicio. Vila reclamó una indemnización de 18.000 euros, a la que se comprometió a renunciar si la empresa equiparaba salarios a los trabajadores de la señal institucional del Congreso y les reconocía un plus por la distribución irregular de sus horarios.

Otra de las condiciones era que le dejaran en paz y así fue hasta que en 2013, mientras estaban en plena batalla sindical para que no les volviesen a bajar los sueldos, se vio envuelto en otra polémica. Grabó a los diputados de Izquierda Plural, “por petición de los periodistas”, llevando las pegatinas de “Alfon libertad”, Alfonso Fernández, detenido durante la huelga general de 2012 por supuesta tenencia de explosivos y que fue condenado a cuatro años de cárcel. Según denuncia Vila, volvieron las “represalias” y le apartaron del puesto de operador de cámara, para mandarle otras labores.

Fue entonces cuando Vila comenzó su andadura política en Podemos y se responsabilizó del área audiovisual, hasta que en octubre de 2014 dejó ya harto su puesto en el Congreso. Dos años más tarde, el diputado ya no tiene ese problema y puede pasear su melena al viento por el hemiciclo.

Además es activista de movimientos sociales como el de Por una vivienda digna, 15 M, Las Mareas o No a la Guerra. Desde 2003 es miembro del Consejo Ciudadano de Podemos y declara un salario de 17.000 euros anuales. Como patrimonio apunta una vivienda en propiedad, en Madrid, comprada en febrero de 2011 gracias a una hipoteca de 183.300 euros. En su cuenta bancaria declara tener depositados 4.660, 65 euros.

A Andrea Levy no le sentaron bien las palabras de Pablo Iglesias

Tras la emisión de un reportaje de El Intermedio, conocíamos que la diputada del PP se había fijado en Miguel Vila y entre ellos comenzó un tonteo que saltó a las redes sociales y al Congreso de los Diputados, en boca del propio Pablo Iglesias, que se ofreció como “alcahueta” de la relación y señaló: “Si quieren ustedes conocerse, pongo a su disposición mi despacho”.

Una actitud y unas palabras que no han gustado a Andrea Levy como así dejó claro en Telemadrid: “Lo que no puede hacerse es sacar de su contexto de un programa de humor y llevar a la tribuna del congreso, en un momento tan importante, que requeriría de la seriedad de sus señorías, esa broma. No me pareció acertado ni de buen gusto” y añadía: “Ni Podemos ni nadie me va a quitar la sonrisa y muchísimo menos si lo que pretenden es hacer esa clase de sainetes”.

Por su parte, el secretario general de Podemos insistió en que su intervención no tenía intención dañina y que le pediría perdón si es que la había ofendido. Después de todo esto, ¿seguirá Andrea Levy con su novio independentista, Enric Vila, o se darán una oportunidad ella y Miguel?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba