Gritos

Don Juan Carlos, invitado estelar en la boda de Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley

Don Juan Carlos ha sido el único miembro de la familia real española que ha acudido a la boda del año, celebrada en Íllora (Granada), entre el magnate colombiano Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley, hija del duque de Wellington. 

  • Juan Carlos, invitado estelar en la boda
    Juan Carlos, invitado estelar en la boda Gtres
  • Alejandro Santodomingo y Charlotte Wellesley, marido y mujer (Gtres)
    Alejandro Santodomingo y Charlotte Wellesley, marido y mujer (Gtres)
  • Camila, duquesa de Cornualles, con un vestido amarillo degradé con volantes y paraguas, el complemento imprescindibles (Gtres)
    Camila, duquesa de Cornualles, con un vestido amarillo degradé con volantes y paraguas, el complemento imprescindibles (Gtres)
  • Tatiana Santo Domingo con un vestido estampado negro y margaritas ocres con aires boho, junto a su marido Andrea Casiraghi (Gtres)
    Tatiana Santo Domingo con un vestido estampado negro y margaritas ocres con aires boho, junto a su marido Andrea Casiraghi (Gtres)
  • Don Juan Carlos  llegando a la iglesia de Íllora, Granada, sin ocultar el bastón que utiliza para andar (Gtres)
    Don Juan Carlos llegando a la iglesia de Íllora, Granada, sin ocultar el bastón que utiliza para andar (Gtres)
  • Eva Herzigova con un vestido verde esmeralda y su marido Gregorio Marsiaj, entre los invitados (GTres)
    Eva Herzigova con un vestido verde esmeralda y su marido Gregorio Marsiaj, entre los invitados (GTres)
  • Don Juan Carlos ayudando a la duquesa de Cornualles a bajar las escaleras de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación (Gtres)
    Don Juan Carlos ayudando a la duquesa de Cornualles a bajar las escaleras de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación (Gtres)
  • La novia con su padre el duque de Wellington entrando a la iglesia para dar el sí quiero al magnate colombiano Alejandro Santo Domingo (Gtres)
    La novia con su padre el duque de Wellington entrando a la iglesia para dar el sí quiero al magnate colombiano Alejandro Santo Domingo (Gtres)
  • Ramo de flores silvestres para un vestido de novia con aire medievales y gran velo (Gtres)
    Ramo de flores silvestres para un vestido de novia con aire medievales y gran velo (Gtres)
  • El magnate colombiano Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley, hija del duque de Wellington convertidos en marido y mujer (Gtres)
    El magnate colombiano Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley, hija del duque de Wellington convertidos en marido y mujer (Gtres)

El rey ha ejercido de auténtico maestro de ceremonias con Camilla Parker Bowles, duquesa de Cornualles, la representante de la casa real británica enviada el evento. El rey emérito ha cedido su brazo a la duquesa para bajar las escaleras de la iglesia una vez terminada la ceremonia religiosa.

La Cuesta Hospital, el incómodo caminito que conduce a la iglesia de la Encarnación que ha acogido la ceremonia, ha sido literalmente tomada por vecinos de la comarca que, algunos desde primera hora de la mañana, se han acomodado en las aceras para sentirse como unos invitados más al jolgorio.

Con tiempo londinense y moda española, el enlace entre el magnate colombiano afincado en Nueva York y lady Charlotte, que ya se dejó ayer ver por el municipio, ha convocado a curiosos empeñados en ponerle arte al peculiar paseo por la 'alfombra roja' de un pueblo engalanado con banderas españolas, colombianas e inglesas.

Tras las vallas, los vecinos han esperado con paciencia el desfile de 'celebritis' vestidos con chándal o con camisetas del Real Madrid y el Atlético, con las perlas al cuello o el tocado, o sentada como una tarde más en casa y presumiendo de balcón con vistas.

Desde las cuatro de la tarde, y a pesar de un tiempo poco primaveral, los vecinos han vitoreado a cada miembro del operativo de seguridad especial de un centenar de personas dispuesto para la boda, han tocado las palmas por bulerías y han promocionado a grito pelado su pueblo cada vez que una cámara de televisión se movía.

En cerca de una decena de minibuses, coches oficiales de alta gama y taxis con conductores pertrechados con corbata, los, aproximadamente 300, invitados han desfilado con más o menos atención al expectante público en función del número de paraguas abiertos y el viento del momento.

El más aplaudido ha sido el Rey Juan Carlos, que se ha bajado del coche en la puerta de la iglesia de la Encarnación con un traje azul oscuro y una corbata turquesa y que, bastón en mano y bajo la lluvia, se ha detenido para saludar a los vecinos.

También en coche ha llegado Camilla Parker Bowles, duquesa de Cornualles, que se ha sumado a una moda con mucho motivo patrio y flamenco al lucir un vestido de volantes desde la cintura.

La ubicación de la iglesia de la Encarnación, el templo del siglo XV de estilo renacentista que ha convertido a Íllora en el escenario de la boda, ha provocado que muchos de los invitados hayan pasado desapercibidos para un público ávido de repartir olés y aplausos.

La novia llegó pasadas las seis y con serios problemas para bajarse del vehículo y dominar el vuelo del vestido y el velo. El vestido beige claro, con escote de barca y sobrecuello, de manga larga y con un velo y el pelo recogido le daban un aire medieval incluso en el ramo de flores blancas y de estilo silvestre, ramitas de olivo (haciendo un guiño al pueblo donde se ha celebrado la ceremonia). Otro de los detalles es que ha llevado unos zapatos verdes.

Entre los más vitoreados han estado Andrea Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, y su mujer Tatiana Santo Domingo, sobrina del novio, que ha hecho su desfile como el cantante James Blunt o la modelo Eva Herzigova, aunque en el listado de invitados se ha echado de menos, o no se han dejado ver a primera vista, a otros como Óscar de la Renta o la cantante colombiana Shakira, nombres que han resonado esta semana en Íllora.

Muchos de los invitados han vivido su paseíllo hasta el templo como una parte más de la fiesta y han respondido a los aplausos y piropos del público tomando fotografías con sus móviles, saludando e incluso grabando vídeos para presumir de calor español cuando cuenten los pormenores de la boda.

El enlace ha terminado sobre las siete y media de la tarde y ha permitido una segunda ronda de desfile de trajes largos más o menos acertados y complementos de alta alcurnia para que los invitados se trasladasen a la finca La Torre, propiedad del duque de Wellington y ubicada en Alomartes -término municipal de Íllora-.

La boda, sin lluvia de arroz pero mucha agua, ha tenido representantes de las casas reales española, monaguesca y británica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba