Godivaciones

No usarás el nombre de los trabajadores en vano

Tomo nota... pero en democracia lo que cuenta son las urnas. Esa frase la pronunció Felipe González, entonces presidente del Gobierno, tras la huelga general del 14D de 1988. El pasado domingo 19F, Rajoy tuvo su primera manifestación sindical contra la reforma laboral. Según dicen los propios sindicatos convocantes es la primera medida que pretende forzar al gobierno a que deshaga el camino andado.

No quiero pensar en lo que va a pasar cuando los primeros datos de empleo tras la reforma no sean positivos (que no lo serán). Se van a subir por las paredes. Porque no es un conjunto de medidas adoptadas con la intención de que el mes que viene las cosas vayan mejor, sino que se trata de flexibilizar un mercado esclerotizado, y eso requiere de un proceso. Yo soy del clan de los escépticos que piensa que habría que haber eliminado las cuotas de la Seguridad Social a cargo del empresario y que se podrían haber tomado medidas algo más contundentes. Pero hay que reconocer que comparado con lo anterior, lo de los chicos de Rajoy no está tan mal.

Lo cierto es que no solamente De Guindos esperaba una protesta mayor. Desde que ganó Rajoy, Cayo Lara, Cándido Méndez, Toxo y toda la pandilla han amenazado más o menos veladamente con quemar las calles. Tal vez solamente se trata de tiempo, porque Rajoy, que ha ganado en las urnas, tiene el deber moral de legislar, y la reforma del mercado de trabajo es uno de sus puntos de la agenda más urgentes , irrenunciables e ineludibles. Pero tras la retahíla de declaraciones, cientos de comentarios en Twitter y los informativos de todas las cadenas opinando sobre el tema, no puedo sino pensar en el auténtico protagonista de la reforma, de la manifestación y de tanta palabrería: el currante.

Los sindicatos han olvidado sus orígenes

Dejémonos de tonterías, al obrero le da igual si es de derechas o de izquierdas quien le da trabajo, el dinero no tiene color político y las facturas hay que pagarlas en cualquier caso. ¿Quiénes han convocado una manifestación en su nombre? Los sindicatos: esas instituciones que han traicionado el objetivo para el que nacieron.

Decía John Stuart Mill en sus Principios de Economía Política de 1848, cuando los sindicatos estaban prohibidos en el Reino Unido y Mill luchaba por su legalización, que hay dos formas de ayudar al obrero, tutelándolo o dejándole que piense por sí mismo. Por supuesto Mill era partidario de la autogestión del trabajador. Creía que debía aprender a ser responsable como requisito para ser libre. Después de 164 años, resulta que los sindicatos españoles se han convertido en los tutores de los trabajadores.

Supuestamente les representan, aunque les financiamos todos con nuestros impuestos en vez de sus afiliados, no responden de sus cuentas ante nadie, actúan como un poder político que amenaza a los representantes de todos elegidos por la mayoría en las urnas, están por encima del bien y del mal... y de la mismísima democracia. Y, a pesar de todo, si alguien se mete con CCOO o UGT se expone a ser insultado o (peor aún) te sueltan la consabida monserga acerca de lo necesarios que son los sindicatos, la de cosas que han hecho por nosotros y cómo no se les puede demonizar. Parecen olvidar que eran obreros quienes formaban parte de esos sindicatos del XIX, que los financiaban ellos, y se la jugaban en serio. No eran liberados sindicales que vivían a costa de todos nosotros, eran currantes de verdad. Parecen olvidar los escándalos de fraude en los cursos de formación en los que se han visto involucrados los sindicatos, o lo que cobran por cada ERE, o el escándalo en Andalucía, o los relojes de Cándido.

Los trabajadores necesitan poder asociarse y defender sus derechos, pero no es lo que tienen, como en la Inglaterra del XIX son tutelados, pero ahora por una nueva “clase privilegiada” asociada con el poder político: los sindicatos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba