Godivaciones

La penúltima reforma laboral del gobierno

La ansiada reforma laboral ha llegado con más de lo esperado para unos y menos de lo soñado para otros. Desde el viernes se ha escrito tanto sobre el tema que poco o nada original queda ya por decir. Es difícil hacer un diagnóstico realista de una reforma que abarca tantos aspectos. Lo primero que hay que hacer es preguntarse qué necesitamos con más urgencia, y sin duda, eso es absorber los 5 millones y pico de parados. Para eso la reforma laboral es condición necesaria pero no suficiente.  Las aportaciones más acertadas son reducir la importancia de los convenios colectivos y flexibilizar el despido que implica una disminución del coste del trabajador para el empresario que se plantea contratar. La gran ausencia es la reducción o eliminación de las aportaciones del empresario a la Seguridad Social, que funcionan como un auténtico impuesto a la contratación. Lo demás se me antoja simple maquillaje, medias tintas. Aparece un nuevo contrato lo que engrosa la lista de excepcionalidades, en lugar de dejar que cada cual contrate como le convenga. Esto evitaría los chanchullos para encajar en un tipo u otro de contrato. Los contratos privilegiados o excepcionales son los que embarran el panorama laboral porque discriminan entre los trabajadores, por ejemplo, a los que tienen 31 años frente a los que tienen 30. ¿Por qué no desregular la contratación como en otros países avanzados?

Otra medida de cara a la galería es la colaboración de las ETT en la contratación de los desempleados. Si la agencia pública de contratación se ha mostrado completamente ineficaz y deficitaria ¿por qué no privatizar completamente ese servicio?

Incluso los dos puntos que me parecen destacables son intentos timoratos. Seguimos teniendo una indemnización por despido altísima, lo cual es una rémora para que nuestros empresarios a) puedan ajustar plantilla en vez de cerrar la empresa o b) contraten nuevos empleados. El problema es que dado que las empresas van a tratar de reducir costes pero no hay crecimiento, ni se favorece el ahorro empresarial, ni la inversión, porque se penaliza a quien tiene ahorros tanto fiscalmente como día a día en los medios de comunicación, la flexibilización del despido corre el riesgo de generar más paro a corto plazo, ya que no hay rotación laboral, no se encuentra fácilmente empleo. ¿Se incentivará a los empresarios a contratar a medio plazo? Nadie lo sabe.

Respecto a la pérdida de importancia de los convenios salariales, ¿por qué no ajustar el peso de los sindicatos en la sociedad a las aportaciones de sus afiliados? De esta forma, los sindicatos que de verdad defiendan mejor los intereses de los trabajadores saldrán adelante, incluyendo en sus funciones la defensa del trabajador que se quede sin empleo. También debería desvincularse a los sindicatos de la formación de los trabajadores y desempleados, en especial tras los numerosos escándalos en los que se han visto envueltos en este ámbito.

Para crear seis millones de puestos de trabajo, no hay que plantearse una reforma a corto o medio plazo, sino a largo plazo. O bien, puede plantearse una reforma del mercado de trabajo en varios tiempos, que es lo que creo que está haciendo el gobierno. Porque con lo anunciado no va a ser suficiente.

Hay que reconocer que dada la difícil y compleja situación en la que nos encontramos, la creación de empleo que necesitamos generar es una meta muy complicada de alcanzar, y que no es el único objetivo económico del gobierno.

Pero lo que no tiene pase es que quienes han estado mirando al techo mientras aumentaba el número de parados, es decir, los sindicatos mayoritarios y el PSOE, despellejen la gobierno por intentar poner las cosas en orden. Al menos Rajoy ha anunciado una reforma y la ha puesto en marcha. No es que el presidente sea un santo, ya ha mentido tres veces a sus electores, pero con la que está cayendo y con las previsiones que hay, menos da una piedra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba