Godivaciones

Y después del turrón, la reforma laboral y financiera

Estamos a menos de una semana de que acabe el año, con un gobierno recién estrenado, con algunos cargos por nombrar aún y con un esperado consejo de ministros por delante en el que se va a presentar un paquete de medidas urgentes. Y mientras tanto hay una sensación de tedio en el panorama informativo español, solamente interrumpido por la presunta polémica creada por el mensaje del rey Juan Carlos, la guerra de manifiestos del PSOE y algunos asuntos judiciales pendientes, como la trama Gürtel.

Y digo “presunta” polémica porque, como siempre, el rey ha dicho lo que todo el mundo esperaba, ha abordado lo que era inevitable, ha reafirmado el papel de su sucesor y de la monarquía y poco más. A destacar que hable de igualdad ante la ley una de las personas que no son tratadas en igualdad de condiciones que los demás ciudadanos frente a la ley. Otra es su hija Cristina, que a pesar de firmar documentos, parece que va a quedar apartada de la asunción de responsabilidades, después de todo.

Las miradas de los españoles están centradas en las medidas económicas que se van a presentar en el próximo consejo de ministros, tal y como anunció Soraya Sáenz de Santamaría el pasado viernes. Nos preocupa el alcance de los recortes, el modo y manera en que se va a poner en marcha la tan necesaria reforma financiera, el imposible y soñado pacto entre patronal y sindicatos para poner en marcha la reforma laboral, y la recesión en la que va a caer la economía española y que el ministro Luis de Guindos ha reconocido. No es nuevo. Todos los economistas saben que en un país con un crecimiento económico tan ralentizado como el nuestro, con el nivel de desempleo tan alto, el consumo tan bajo, lo más probable es que las medidas necesarias para recortar el gasto, retraigan más el crecimiento y previsiblemente, si hay reducción de empleo público, impliquen también un cierto aumento del paro.

Pero si hay un problema de fondo al que deberíamos prestar más atención es la degradación institucional. En concreto, a dos temas, que a su vez están relacionados: la corrupción y la justicia.

En primer lugar, la corrupción en los principales partidos e instituciones tanto en el plano nacional, como en el autonómico y local. Cuando se habla de corrupción todo el mundo señala con el dedo al de al lado. Está por ver que un partido político reconozca que ha habido o que hay chanchullos en su seno. Pero la perspectiva del español de a pié es que todos están pringados y que a ninguno le conviene que se sepa la profundidad y el alcance del problema. A ninguno le merece la pena que se sepa todo, que haya transparencia total, porque muchos perderían sus privilegios. Y esa sensación degrada mucho el espíritu de la democracia y explica que siga existiendo ese desapego, ese abismo entre el mundo de la política y la vida real de los ciudadanos.

En segundo lugar, la justicia. El vergonzoso reparte del Consejo General del Poder Judicial, el desprestigio del Tribunal Constitucional, la politización del sistema judicial y el partidismo obsceno de algunos jueces no parece que vaya a cambiar con el nombramiento del nuevo ministro Gallardón. Más bien da la sensación de que como en algún sitio había que ponerle para agradecerle lealtad y apoyo, pues ha caído en Justicia. Pero ese ministerio no es cualquiera. La Justicia es una de las instituciones más tocadas de la democracia. La politización y el reparto de puestos en las más altas instancias, la influencia política, a veces obscena, en las decisiones de algunos jueces en temas de máxima importancia como los estatutos autonómicos, o la presencia de filo-terroristas en las instituciones políticas, por poner un par de ejemplos, han deteriorado la sacrosanta independencia de la justicia y la confianza de los ciudadanos.

Tan importante es salir de la crisis como la regeneración institucional. Si el nuevo gobierno no está dispuesto a emprender ese proceso de renovación, la crisis, la verdadera, la sistémica, la de valores, será nuestra enfermedad crónica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba