Godivaciones

La cesión de responsabilidades como forma de vida

Durante la pasada legislatura nos hemos cansado de escuchar a los gestores de las políticas económicas responsabilizar de la crisis a los Estados Unidos; responsabilizar de las oscuras previsiones a los anti patriotas y cenizos; responsabilizar de su mala gestión a los mercados, los especuladores, los enemigos del euro, los alemanes.

Todos hemos criticado ese vicio irresponsable del PSOE y hemos echado en falta que alguien nos dijera la verdad, alguna frase del tipo “nos hemos equivocado” o “no hemos reaccionado a tiempo”. Solamente a toro pasado, una vez perdidas las elecciones, Rubalcaba ha aceptado que el gobierno del que formó parte tuvo sus errores.

Tras la llegada al gobierno del equipo de Rajoy, la mayoría de la población, incluso los que no les habían votado, albergaba la secreta esperanza de que el famoso y pernicioso “talante” con el que Zapatero y sus muchachos (y muchachas) nos han castigado año tras año hubiera acabado para siempre. El pueblo español confiaba en que algo iba a cambiar, por más que hubiera que tomar medidas dolorosas para restaurar los rotos económicos de nuestro país.

Pero la sorpresa ha sido que pocas cosas han cambiado. Hemos visto y oído a Soraya Sáenz de Santamaría anunciar una subida del IRPF y un paquete de medidas que eran tanto más inesperadas por cuanto el lema de la campaña del Partido Popular ha sido que ellos no subirían los impuestos. Y a los 11 días del discurso de investidura, en el que Rajoy se mantenía en sus trece de no subir los impuestos... suben el IRPF. Bien. Supongamos que, como dice José Miguel Guardia (Barcepundit) al abrir el cajón de las cuentas se han encontrado un descalabro tal que si lo hubieran anunciado habríamos “hecho un Papandreu” y ante el cual solamente una subida de impuestos era posible. Es mucho suponer, pero demos por buena la tesis.

Lo que no es de recibo es que el nuevo ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, justifique las medidas adoptadas en el pasado Consejo de Ministros echándole la culpa a Bruselas. Y no solamente eso: amenaza con subir el IVA cuando afirma que espera no tener que subirlo por presiones de Bruselas. Los medios de comunicación, las redes sociales, la gente en los bares... todos descontamos que la palabra Bruselas en esa frase cambia por completo el sentido.

Pero, en cualquier caso, creo que, aceptemos el supuesto que aceptemos, hay muchas partidas que recortar antes de subir los impuestos, hay muchas maneras de hacer las cosas y momentos más adecuados para hacerlo.

El trasfondo del asunto es grave: la cesión de la responsabilidad de los actos de uno. Y no es cosa solamente de políticos. Es la enfermedad de la sociedad en la que vivimos. El ciudadano delega sus valores, sus fines y sus propósitos en manos del gobierno, que tiene el encargo de determinar cuáles son esos fines “sociales”. La trampa es que los valores y los fines son individuales. Puede que sean compartidos por muchas personas, por un país, por una comunidad internacional... pero se siguen generando individualmente. No existe tal cosa como “valores sociales” ni “fines sociales”.

Quienes tratan de engañarnos con ese caramelo envenenado nos hablan de grandes cosas, de la felicidad o de defender la alegría. Pero una mirada a la historia de los hechos y de las ideas nos proporciona una idea muy clara de a dónde llevan esos buenos propósitos.

Hasta que cada uno de nosotros no recuperemos nuestra responsabilidad cedida, hasta que no se lo exijamos a nuestros políticos, hasta que no recuperemos cada uno de nosotros nuestra capacidad de establecer los fines, los objetivos de nuestra vida, no se deshará este círculo vicioso generalizado en el que nos encontramos y seremos víctimas y causantes a un tiempo de nuestra propia desgracia. Nuestro paradigma seguirá siendo Sísifo y cargaremos con nuestra roca a perpetuidad. Feliz Año de la Marmota.

(Quiero dedicar este artículo a Lorenzo Abadía, quien me ha inspirado esta reflexión).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba