Godivaciones

Réquiem por la responsabilidad individual de la mujer

El pasado once de noviembre nació el primer hijo de Soraya Sáenz de Santamaría, en pleno final de la campaña electoral. Al cabo de diez días, se incorporaba al trabajo y Mariano Rajoy le encargaba la tarea de gestionar el traspaso de poderes junto a Ramón Jáuregui por parte del PSOE.

Esta decisión de Soraya ha sido criticada y alabada según por quién. Pero, como no podía ser menos, han sido mayoritariamente mujeres las que han censurado la pronta incorporación de la antigua portavoz del PP.

El paradigma y el resumen de todas las críticas ha provenido de una anónima que, desde su blog, arremete contra Soraya en una entrada que ha sido publicada en el diario digital Equo de Alcorcón con el título de “Carta de una madre a Soraya”.

En ella la anónima (así cualquiera) expone cinco razones por las que cree que Soraya ha lesionado la lucha de la mujer por sus derechos a lo largo de la historia.

En primer lugar, le recuerda que han sido muchas las mujeres que han tenido que luchar para lograr las 16 semanas de permiso de maternidad y que su decisión lleva implícito el mensaje “las 16 semanas no son necesarias”. La acusa de no saber conciliar, de dar mal ejemplo, de irresponsable. Especula con la razón de Soraya para volver al trabajo tan rápidamente: de no incorporarse tan pronto alguien le habría quitado su puesto. Atribuye a Soraya el desprecio por el trabajo de las demás mujeres y exhibe su complejo social frente a quien, por tener dinero, puede dejar a su hijo recién nacido en manos de otras personas. Y finalmente, afirma que ese tipo de comportamiento de Soraya Sáenz de Santamaría y las que son como ella, simplemente pisotea lo que otras han conseguido.

Vamos por partes. En primer lugar, el insulto desatinado muchas veces lo que hace es evidenciar las carencias de quien lo profiere, y éste es el caso. Yo no voy a especular sobre si la ex-portavoz del PP tomó esa decisión por ansia de poder político, por esto o por lo otro. Me da lo mismo. Lo cierto es que la anónima indignada que firma su perfil como “olivos” peca, no sólo de acomplejada, sino también de ignorante. Resulta que como diputada, no está sometida a la legislación aplicada a las trabajadoras por cuenta ajena y puede decidir cuándo se reincorpora a la actividad política. No se está saltando la ley.

Pero no es ese el punto en el que me quiero centrar. ¿Qué le importa a nadie por qué una mujer mayor de edad decide quedarse o no con su bebé, llamarlo “crío” o incorporarse al trabajo cuando le apetezca? Si los motivos de Soraya le parecieran mejor a nuestra tirana “olivos”, ¿es menos perjudicial?

Pero lo que realmente me sobrepasa es esa idea de que o todas hacemos lo mismo o todas las luchas de nuestras antecesoras feministas no sirvieron para nada. ¿Qué fue del “nosotras parimos, nosotras decidimos”? ¿se ha cambiado por “nosotras parimos, vosotras decidís”? La lucha de las mujeres que consiguieron el permiso de maternidad no se ve minorado porque una mujer, respetando la ley, decida incorporarse al trabajo de inmediato sin esperar a la cuarentena.

El derecho a hacerlo no implica una obligación. Y lo que faltaba es que ninguna mujer tuviera que justificar por qué toma las decisiones que toma haciendo uso de su responsabilidad individual.Quienes consideran que si se deja a la mujer que decida libremente entonces está traicionando a todas las demás es de un colectivismo subido que nos llevaría a la esclavitud femenina a manos del Estado, una vez liberadas de los padres y de los maridos.

Entiendo que quienes trabajamos por cuenta ajena nos veamos protegidas de posibles abusos, pero otra cosa es que todas debamos hacer uso de nuestra libertad de la misma manera, tengamos una idea del trabajo similar y tomemos las mismas decisiones respecto a la crianza de nuestros hijos.

Los supuestos logros del feminismo colectivista no han hecho más que destrozar la verdadera libertad de la mujer. Afortunadamente aún quedamos feministas individualistas que pretendemos una auténtica igualdad ante la ley como punto de partida.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba