Get the money

Otro plan para industrializar España. ¿Cuántos van ya?

Otro plan. Qué gracia me hace cuando un ministro presenta un plan. Gracia y miedo al mismo tiempo porque normalmente son planes a largo plazo, con muchos puntos, poca concreción y muy buenas intenciones. Aún recuerdo cuando Miguel Sebastián presentó hace unos años aquel plan de 100 medidas para dinamizar la economía. ¡Ja, en nada quedó! Bueno sí… en aquel momento en una foto, mucho marketing y poco efecto. Ahora tenemos otro plan. Lo ha presentado esta misma semana otro ministro, Soria y su objetivo es reindustrializar España.  Son 97 medidas en enfocadas a objetivos tan ambiciosos como estimular la demanda de bienes industriales, aumentar el tamaño medio de las pymes o adecuar el modelo educativo a las necesidades de las empresas. Mmm… déjame que piense… Esta música me suena.

Sí que es cierto que nuestra economía ha perdido tejido productivo durante la recesión; cierto es también que la industria necesita inversiones en el presente que tengan efecto en el futuro, que es un sector de largo recorrido; también hay que valorar que la industria genera empleo estable, que tiene un gran impacto en la capacidad exportadora y que aporta I+D+i a nuestra economía. Hay que coger el toro por los cuernos y afrontar el reto. El ministro lo tiene claro: su objetivo es que el peso de la industria en nuestro PIB pase del 15% actual al 20% en pocos años. La idea es buena, pero ¿para qué tanta medida? La melodía distrae, la letra entorpece y lo que deja en evidencia es que para apuntalar la industria no es necesario ni tanto plan, ni tanta medida y menos aún ninguna subvención. ¡Aún recuerdo la costosísima apuesta de Zapatero por impulsar las energías renovables mediante el chorrero de subvenciones que acabaron disparando el déficit eléctrico. ¡Horror!

Para apuntalar la industria y cualquier otro sector, ya sea turismo, tecnología, inmobiliario o distribución lo que se necesita es bien sencillo: menos impuestos, más libertad económica y la dichosa unidad de mercado. ¡Cuántas veces hemos oído al Gobierno anunciar, presentar, reiterar y comunicar la dichosa ley de unidad de mercado! Yo, sinceramente creo que se ha convertido en una leyenda urbana: muchos hablan de ella, algunos creen haberla visto, otros esperan beneficiarse de ella… pero la realidad es que ni está ni se la espera: cualquier empresario se enfrenta a la hora de abrir un negocio o expandir el suyo a una maraña de normas y de impuestos autonómicos, de reglas y tasas repartidas por los 17 reinos de taifas que componen España… empresario que o muere en el intento o se rinde a mitad de camino. Si lo consigue, finalmente tras mucho esfuerzo y excesivo impuesto, se convierte en un héroe digno de admiración.

El Gobierno tiene las recetas, son de sobra conocidas por todos. Ahora queda que tenga valentía  y convicción para aplicarlas y, mucho me temo, que de eso ¡nada! ¡Una lástima!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba