Get the money

Nuestra nueva compañera

“¡Qué nos dejen trabajar!” Es lo que me decía recientemente un conocido empresario español. No quiere las subvenciones a la contratación que promete Rubalcaba. Tampoco quiere ningún tipo de ayuda del nuevo inquilino de la Moncloa. Quiere simplemente que no le pongan trabas a la hora de abrir una nueva tienda o de contratar a un nuevo empleado. Quiere libertad a la hora de abrir y cerrar su negocio, y necesita que le quiten burocracia cuando estudia lanzar una nueva línea de venta. He hablado con él y con otros muchos. El otro día me crucé con un empresario que se decica a fabricar banderas. Me contaba que en 2007 facturaba 5 millones de euros y tenía 40 empleados. A día de hoy su facturación apenas roza los 750.000 euros y paga la nómina a 15 trabajadores. Me confiesa que tendrá que prescindir de alguno de ellos el próximo año si las cosas continúan así. Hablaba tambien con el responsable de una gran cadena de distribución textil. Me cuenta que las ventas han caído más de un 30%, el pago con Visa ha aumentado un 400% y que desde hace tiempo ha desaparecido la compra compulsiva, los caprichitos. Las firmas de moda lo saben y se han lanzado a ofertar promociones de otoño al 30% porque saben que lo que no vendan ahora lo tendrán que colocar en enero con un descuento del 70%, y lo que quieren es caja con billetes y no perchas cargadas de prendas.

¡Esto pinta mal, muy mal! Si los españolitos no consumimos, las empresas no facturan. Si no facturan, ni invierten ni contratan. Y así, el país... congelado. Tan congelado está que ayer Bruselas y el martes el Servicio de Estudios del BBVA pronosticaron lo que muchos ya intuíamos: que la recesión está aquí y que estas navidades cenaremos con ella. 

Aunque el horizonte pinta más que oscuro, los politicos están en campaña y están a las corbatas, a repescar a los dinosaurios del pasado y a meter miedo con las tijeras del contrario. La campaña, con derbi Rajoy-Rubalcaba incluído, está siendo tan aburrida y previsible como se esperaba, y … ¿para qué? Para poco, porque mucho me temo que el futuro económico de nuestro país no lo marcará el próximo inquilino de la Moncloa ¿quién será entonces? Angela Merkel, Angie como la llaman en círculos privados, será la que dictará qué gastos suprimir, qué impuestos subir y qué reformas hacer … y lo hará no para que usted, yo y el resto de españoles vivamos mejor, y sí para que paguemos nuestras deudas que no son pocas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba