Get the money

La gallina es un mamífero ¿y estos son nuestros maestros?

La gallina es un mamífero, Soria una comunidad autónoma y el Duero pasa por Madrid. No es broma, tampoco cachondeo ni un concurso de barbaridades. Hay más burradadas como escribir “Madriz” “Nabarra” y “Córdova” o “veverlo” “incapié” o “conduzta”. Son éstas las respuestas que algunos candidatos a profesores a la Comunidad de Madrid plasmaron en sus exámenes. Profesores con plaza fija para enseñar a chicos de 12 años. ¡Para echarse a llorar o para echar a correr! Si a mi hijo le toca un profesor de esta catadura y de esta formación es, como poco, para abandonar el colegio, la ciudad e incluso el país.

Ahora dicen los de los sindicatos de profesores que todo es una estrategia de la Comunidad de Madrid para desprestigar a los profesores de la pública. Otros cuentan que escribieron mal las respuestas porque sabían que tenían plaza fija aseguradad por antigüedad y no necesitaban los puntos. Da igual lo que digan... es una vergüenza de aúpa.

Lo que está claro es que el sistema educativo es un fracaso pedagógico y una fábrica de parados. Uno de cada tres jóvenes entre 15 y 24 años deja los estudios antes de acabar la Secundaria y algunos están empeñados en prolongar este modelo fallido. Los que portan camisetas verdes al frente de las manifestaciones en defensa de lo publico repiten una y otra vez que hay que invertir más, están convencidos de que la financiación es el único criterio para medir la calidad del sistema educativo y… no es así.

Hay que recuperar el esfuerzo, el mérito y la responsabilidad por parte del profesor y también del alumno. También la vocación. Los que enseñan a nuestros hijos deben ser los mejores y no los que, por descarte, terminan en las aulas. En España acaban estudiando magisterio los que han sido rechazados por nota en otras carreras como derecho, económicas o medicina. En otros países, sin embargo, los maestros son los mejores, a los que más nota se les exige porque ellos son los que van a sembrar de conocimiento el futuro del país a través de nuestros hijos. El papel de la familia es clave también. Que se implique en la educación, que no delegue todo en el colegio, que padres y madres tengan la convicción de que ellos son los primeros responsables del futuro de sus hijos y que ellos, desde casa, fomenten el esfuerzo y la disciplina.

A esos candidatos a maestro que creen que merecen plaza por tiempo y no por nota hay que mostrarles que con la antigüedad no se gana el puesto. Se gana con conocimientos y con vocación, con dedicación y con esfuerzo. Hay que cambiar, aunque duela, la forma de seleccionar a los docentes porque de ello depende que sólo los mejores estén al frente de las aulas que son el futuro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba