Get the money

De los brotes verdes de Salgado...

… a las señales esperanzadoras de Báñez. Si hubiera sido Elena Salgado y no Fátima Báñez la de las señales esperanzadoras nos habríamos lanzado a degüello. Ya le vale a la ministra, apenas dos días después de publicar que España bate un récord con el 25% de tasa de paro y los 5.800.000 desempleados, decir que ve señales esperanzadoras en nuestra economía. ¡Menuda metedura de pata! Sí que es cierto que hay datos que invitan a pensar que los recortes de gasto y las subidas de impuestos comienzan a dar sus frutos.

El INE publicaba esta semana que el descenso del PIB en el tercer trimestre del año ha sido de tres décimas. El dato es bueno pero, ¡ojo!, son cifras provisionales que aún no desglosan la evolución de la actividad. Sí que avanza que la demanda interna sigue en retroceso y lo que tira es la demanda exterior. Un rayo de luz al que sumar un dato ciertamente bueno: el déficit del Estado baja al 4,39% en septiembre. Bien porque el Gobierno ha conseguido frenar el descenso de los ingresos: la recaudación por la subida del IVA crece un 12%; la del IRPF, un 2,9%, y los ingresos por Sociedades suben un 4,1%. Por primera vez en cuatro años estamos en disposición de cumplir con uno de nuestrtos objetivos de déficit: el 4,5% para la Adminstración Central del Estado.

Hay más buenas señales. Dresgranando la dramática EPA del tercer trimestre vemos que 65.000 nuevos autónomos han abierto negocio, que hay 9.100 nuevos empleadores y que 1 de cada 4 empleos destruidos es público y no privado. La música suena bien... pero de ahí a decir que "hay señales esperanzadoras en nuestra economía" o que "el déficit está bajo control" como sentenciaba Marta Fernández Currás, la secretaria de Estado de Preupuestos, va un buen trecho.

No hay que lanzar las campanas al vuelo. Sí que es acertado lanzar un mensaje de confianza a los españoles y ganarse la credilidad de nuestros socios europeos… ¡pero ojo!,  hay que tener mucho cuidado con los tiempos. Gran error el transmitir que las cosas van mejor cuando acabamos de conocer que 1.700.000 hogares no tienen ningún ingreso, que el 52% de los jóvenes está en paro, que más de la mitad de los parados son de larga duración y que cada día que pasa tienen más difícil el refresar al mercado laboral. Queda mucha travesía en el desierto y me temo que aún ha de llegar el AJUSTE al sector público. La empresa privada ya ha recortado sueldos y ha despedido personal. La empresa pública aún debe afrontar que el tamaño que tiene no es acorde con la crisis galopante que padecemos. ¡No lo podemos pagar!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba